La «Larga Marcha»

Mapa en que se detalla el desarrollo de la Larga Marcha / Wikimedia - Chinese_civil_war_map_03.jpg : Usuario: Guimard

Tal día como hoy… 16 de octubre de 1934 los comunistas chinos emprendían la «Larga Marcha»

 

El 16 de octubre de 1934, en plena guerra civil china y ante el acoso de los nacionalistas del Kuomitang, los comunistas chinos emprendían en Yudu –provincia de Jiangxi- la odisea que les llevaría a recorrer hasta 12.500km durante 370 días. Fue la «Larga Marcha», el episodio más glorificado de la Revolución China, y también el que consolidó a Mao Zedong y a sus lugartenientes, Zhou Enlai y Lin Biao, al frente del partido comunista chino.

 

CV / En 1911 había sido derrocado el último emperador y en China se proclamó la república. Formalmente, se trataba de modernizar el país introduciendo un régimen a imitación de las potencias occidentales, de carácter liberal y democrático, cuyo líder intelectual era Sun Yat-sen (1866-1925), líder del Kuomitang. La república solo consiguió implantarse en las ciudades principales, como Pekín y Shangai, mientras que en las zonas interiores del país el poder quedó en manos de los llamados «señores de la guerra», antiguos mandarines que implantaron sus gobiernos personales en las zonas bajo su control, en continuas guerras entre ellos y con el gobierno republicano de Pekín.

Tras fracasar en el intento de provocar insurrecciones urbanas, los comunistas se refugiaron en las zonas rurales que controlaban y se inició la guerra civil

El partido comunista chino se había fundado en 1921 bajo los auspicios soviéticos, y en su primera etapa colaboró con el Kuomitang de Sun Yat-sen. A la muerte de Sun Yat-Sen, le sucedió en el Kuomitang el joven general Chiang Kai-shek (1887-1975), que estableció la capital en Nankín. En un principio, prosiguió con la política de colaboración con los comunistas de su antecesor, emprendiendo conjuntamente con ellos la Campaña del Norte (1926-1927) contra los señores de la guerra. Poco después, Chiang Kai-shek rompió unilateralmente la colaboración e inició una feroz represión contra los comunistas, siendo el episodio más famoso la masacre de Shangai, en la cual miles de obreros comunistas fueron asesinados por la policía y el ejército. Tras fracasar en el intento de provocar insurrecciones urbanas, los comunistas se refugiaron en las zonas rurales que controlaban y se inició la guerra civil.

La región más importante donde los comunistas se hicieron fuertes fue en la provincia de Jiangxi, situada al sudoeste de China, al norte de Cantón, donde establecieron una república soviética. El Kuomitang lanzó entonces varias campañas, llamadas de «cerco y aniquilamiento» contra las zonas controladas por el partido comunista. En octubre de 1934, ante la amenaza de un millón de soldados que amenazaban con caer sobre Jiangxi, los comunistas optaron por una retirada hacia zonas remotas donde se pudieran mantener mínimamente a salvo. Hubo cuatro expediciones, siendo la más conocida la que partió de Jiangxi, ya que fue la más ensalzada posteriormente por ser la que acabó dirigiendo Mao Zedong.

La posterior glorificación de la Larga Marcha ha comportado que sea un episodio en el cual resulta a veces difícil distinguir la historia del mito

La posterior glorificación de la Larga Marcha ha comportado que sea un episodio en el cual resulta a veces difícil distinguir la historia del mito concebido con intenciones propagandísticas. Se sabe que de Jiangxi partieron unas 80.000 personas, de las cuales unos 40.000 eran soldados. Y se sabe también que llegaron a su destino, Shaanxi, en el remoto noroeste, más o menos una décima parte de los que partieron.

Puente de Luding, sobre el río Dadu, en la provincia de Sichuan, escenario de uno de los episodios más celebrados de la Larga Marcha. / Wikimedia – Rolf Müller ( Usuario: Rolfmueller )

Se dirigieron primero hacia el oeste, librando varias batallas con suerte diversa, que les obligaron a modificar continuamente su ruta. Tras los combates del río Xiang, recalaron unas semanas en Zunyi para reponer fuerzas y tratar de saber algo de las otras tres columnas que, habiendo partido de otras zonas, se dirigían también presumiblemente hacia el noroeste. Allí, en Zunyi, tuvo lugar la famosa reunión que encumbró a Mao Zedong como jefe militar y líder en la práctica del partido comunista chino.

Mao tomó entonces la decisión de virar hacia el norte, hasta alcanzar la región de Jiangxi, donde había una república soviética china, pero tampoco está muy claro que Mao estuviera al corriente de ello. También hubo disputas por el liderazgo cada vez que se estableció contacto con alguna otra columna. Y se sabe que la esposa de Mao dio a luz a un niño durante el trayecto, que fue entregado a unos campesinos y del que nada más se supo. El propio Mao no regresó nunca al mitificado Zunyi…

El partido comunista se hizo fuerte durante esta guerra, gracias a su disciplina y a su capacidad militar

Al final, consiguieron llegar a Jiangxi estableciendo un estado comunista en una extensión de unos 300.000 km2 fronteriza con la URSS. Pero tampoco hubieran conseguido permanecer a salvo mucho tiempo, de no haber mediado la invasión japonesa de China. La guerra con Japón obligó a Chian Kai-shek a olvidar su obsesiva persecución de los comunistas, y a unirse de nuevo con ellos, al menos tácitamente, contra el común enemigo exterior. El partido comunista se hizo fuerte durante esta guerra, gracias a su disciplina y a su capacidad militar.

Tras la expulsión de los japoneses y el final de la II Guerra Mundial, se reemprendió la guerra civil. Pero esta vez las fuerzas estaban mucho más equilibradas. En 1949, tras sucesivas derrotas, Chiang Kai-shek cruzó el estrecho de Formosa y se refugió en Taiwan. Mao proclamó en el continente la República Popular China.

La Larga Marcha quedaba ya lejos por entonces, pero de haber fracasado, tal vez la historia hubiera sido distinta.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí