La Matanza de My Lai

Masacre de Mỹ Lai / Wikimedia

Tal día como hoy… 16 de marzo de 1968 tuvo lugar la Matanza de My Lai

 

El 16 de marzo de 1968 una unidad militar del ejército de los Estados Unidos perpetraba uno de los episodios más siniestros y escabrosos de la Guerra del Vietnam, la matanza de My-Lai. Se calcula que fueron asesinados a sangre fría entre 350 y 500 civiles vietnamitas.

 

CV / Los Estados Unidos habían entrado en la Guerra del Vietnam en 1960, bajo el mandato del presidente Kennedy. En un principio se trató de asesores militares para instruir y ayudar al ejército de la República de Vietnam del Sur en su guerra, por un lado, contra Vietnam del Norte, y por el otro, contra la guerrilla comunista del Vietcong. La debilidad militar de Vietnam del Sur propició que los norteamericanos fueran incrementando su ayuda hasta enviar tropas para entrar en combate directo.

La debilidad militar de Vietnam del Sur propició que los norteamericanos fueran incrementando su ayuda hasta enviar tropas para entrar en combate directo

A la muerte de Kennedy, en 1963, se calcula que había en Vietnam unos 50.000 soldados norteamericanos. Se dice que Kennedy no estaba dispuesto a involucrarse más intensamente en el conflicto, temiendo que acabara ocurriendo lo que efectivamente ocurrió, y que pensaba en algún tipo de solución no militar para el conflicto. Ello no obstante, para la industria armamentística, Vietnam era un negocio formidable. Durante el mandato de su sucesor, Lyndon Johnson, el curso adverso de la guerra y la incapacidad de un régimen corrupto como el de Vietnam del Sur de resistir por sí mismo, la intervención norteamericana fue incrementándose hasta llegar a niveles nunca vistos desde la II Guerra Mundial y a cargar prácticamente con todo el peso de la guerra. En 1968, cuando sucedieron los hechos de My Lai, había en Vietnam cerca de 700.000 soldados norteamericanos.

Según los expertos, fue una guerra pésimamente dirigida por el mando norteamericano. Por un lado, se enfrentaban a un ejército regular, el de Vietnam del Norte, en lo que más o menos podríamos denominar una guerra convencional, por el otro, como resultado de la propia guerra civil en Vietnam del Sur, combatían también a la guerrilla del Vietcong, una guerra sin frentes para la cual el ejército norteamericano no estaba preparado.

Según los expertos, fue una guerra pésimamente dirigida por el mando norteamericano

Al mando norteamericano no se le ocurrió nada mejor que, establecer una serie de indicadores prefijados. A la lógica fijación de objetivos y planificación, se le añadió un criterio de cuantificación que en una guerra irregular, no solo era inservible, sino que propició masacres como la de My Lai: simplemente, el grado de eficiencia de las unidades militares se estableció según el número de bajas causadas el enemigo…

El 16 de marzo, los norteamericanos lanzaron una operación en la zona de Son My destinada a dar caza a los guerrilleros del Vietcong. El problema era que los Vietcong, cuando llegaban grandes unidades de tropas, se retiraban a la jungla y desaparecían, reapareciendo en otras zonas. A la Sección al mando del segundo teniente William L. Calley se le asignó la zona llamada My Lai 4. Calley no encontró guerilleros, pero si a unos 500 civiles vietnamitas. Los soldados violaron a las mujeres y a las niñas, mataron al ganando y prendieron fuego a sus casas. Luego, Calley concentró a los supervivientes en una acequia y ordenó disparar contra ellos. La información oficial fue que habían muerto en combate 90 militares del Vietcong y 30 civiles que colaboraban con la guerrilla. Solo se incautaron tres armas en toda la operación.

La masacre resultó ser ni más ni menos que la búsqueda por parte de Calley de un ascenso por méritos de guerra que se le resistía debido a su extrema incompetencia

La masacre resultó ser ni más ni menos que la búsqueda por parte de Calley de un ascenso por méritos de guerra que se le resistía debido a su extrema incompetencia. Y pensó que simulando haber matado enemigos militares, cumpliría con los indicadores prefijados.

La masacre pasó prácticamente inadvertida durante más de un año y medio, hasta que el 13 de noviembre de 1969, la agencia Dispatch News Sercive la difundió. Una semana más tarde, el Cleveland Plain Dealer publicaba las atroces imágenes que un exfotógrafo del ejército se había guardado. Y estalló el escándalo. El teniente Calley fue juzgado y condenado, pero permaneció solo tres años en arresto domiciliario, siendo indultado per el presidente Nixon. Así, el ejército pareció no darle importancia, pero la opinión pública sí se la dio. Las protestas contra la guerra del Vietnam arreciaron, el desprestigio del ejército fue en aumento: pese a las proclamas triunfalistas de militares y políticos, la guerra no solo no se estaba ganando, sino que ahora los soldados norteamericanos incurrían en las mismas prácticas que los nazis a los que habían combatido.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí