La muerte de Gary Cooper

Gary Cooper en 1941 / Wikimedia

Fue sin duda uno de los actores más populares de Hollywood y una de sus estrellas más emblemáticas. Frank James Cooper nació en Helena (Montana, EEUU), el 7 de mayo de 1901, hijo de un inmigrante inglés que llegó a juez de la Corte Suprema del Estado de Montana. Se crió en el rancho familiar, en el que trabajaba con sus padres compaginándolo con la asistencia a la escuela.

 

CV / Se matriculó en la Universidad de Iowa para estudiar técnico en agropecuaria. En este tiempo, sufrió un accidente automovilístico que le dejó algunas secuelas en la cadera. A esto se podría deber el cierto desgarbo que luego le hizo famoso.

En 1926 trabajó en su primera película, haciendo de secundario en varios westerns, un género en el que posteriormente destacó de forma especial

En 1925 abandonó los estudios y se trasladó a Hollywood para probar suerte como actor. Y triunfó rápidamente. En 1926 trabajó en su primera película, haciendo de secundario en varios westerns, un género en el que posteriormente destacó de forma especial. Su primer papel importante lo tuvo en la película ‘La Flor del desierto’ (1926), que le convirtió en un actor muy popular. El estrellato le llegó con ‘Alas’ (1927), que coprotagonizó con la entonces famosísima Clara Bow, con la que mantuvo un romance que lo catapultó definitivamente a la fama. Luego vino ‘El Virginiano’ (1927), ‘Marruecos’ (1930), junto a Marlene Dietrich.

Gary Cooper fue un actor de la primera generación que se inició prácticamente ya con el cine sonoro. Aunque interpretó a todo tipo de personaje en prácticamente toda clase de géneros, siempre estuvo algo encasillado en lo que a sus facultades interpretativas se refiere. Nunca pudo ser el tuno simpático que fue Clark Gable, o el frío y hierático Humphrey Bogart, o el expresivo pillastre honesto que representaba Spencer Tracy. Pero fueron tal vez sus propias limitaciones las que le llevaron al éxito.

Se especializó en papeles fundamentalmente épicos que representaban al prototipo del gran americano

Se especializó en papeles fundamentalmente épicos que representaban al prototipo del gran americano. Noble, sencillo, algo desgarbado, incluso buenazo, pero íntegro y con un sentido del deber a prueba de las peores tentaciones, que ciertamente aparecían con frecuencia, tanto en sus películas, sin caer generalmente en ellas, como en la realidad, entonces sí, cayendo en ellas. Sin duda alguna fue la gran superestrella de Hollywood entre los años treinta y mitad de los cincuenta. Trabajó en más de cien películas, con la práctica totalidad de grandes directores y actrices del momento.

De ideas muy conservadoras, se asoció a la anticomunista ‘Alianza cinematográfica para la preservación de los ideales americanos’. Ello no obstante, fue amigo de Picasso y de Ernest Hemingway, con el cual coincidió en el rodaje de ‘Adiós a las armas’ (1929), protagonizando también después la versión cinematográfica de su novela sobre la Guerra Civil española ‘Por quién doblan las campanas’ (1943), con Ingrid Bergman como coprotagonista. Pese a su anticomunismo, eludió denunciar a sus compañeros durante la caza de brujas de McCarthy-.

Pese a su anticomunismo, eludió denunciar a sus compañeros durante la caza de brujas de McCarthy

En 1953 conoció personalmente al papa Pío XII, quedando profundamente impresionado. En 1959 se convirtió al catolicismo. A lo largo de su carrera ganó tres óscar, el tercero de los cuales se le concedió honoríficamente en 1960 por toda su trayectoria profesional. Entre sus interpretaciones más memorables siempre destacarán el sheriff abandonado de ‘Solo ante el peligro’ (1953), el íntegro joven victoriano de ‘Beau Geste’ (1930), el idealista brigadista republicano de ‘Por quién doblan las campanas’ (1943), el escritor aventurero de ‘Adiós a las armas’ (1929) o el maduro y crepuscular médico y expistolero de ‘El árbol del ahorcado’ (1959), y tantas más…

Gary Cooper murió el 13 de mayo de 1961 en Los Ángeles, a los 60 años de edad, como consecuencia de un cáncer de próstata.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 11 de mayo de 1918:

Nacía en Queens (Nueva York, EEUU) el físico norteamericano Richard Feynman (f. 1988), Premio Nobel de Física en 1965.

Martes, 12 de mayo de 1926:

Los exploradores Umberto Nobile, Roald Amundsen -que en 1911 se había convertido en el primero en llegar al Polo Sur-  y Lincoln Ellsworth, sobrevolaban en Polo Norte a bordo de un dirigible. Dos años después, Amundsen desapareció durante una misión de rescate organizada en auxilio de Nobile, que había viajado de nuevo en dirigible al Polo Norte.

Miércoles, 13 de mayo de 1961:

Fallecía en Los Ángeles (California, EEUU) el actor cinematográfico Gary Cooper (n. 1901). Está considerado por el American Film Institute, uno de los mejores 25 actores de todos los tiempos.

Jueves, 14 de mayo 1796:

El médico rural e investigador inglés Edward Jenner administraba la primera vacuna antivariólica de la historia.

Viernes, 15 de mayo de 1618:

El físico y astrónomo alemán Johannes Kepler (1571-1630) anunciaba la que luego sería denominada «Tercera ley de movimientos de los planetas».

Sábado, 16 de mayo de 1703:

Fallecía en París (Francia) el escritor Charles Perrault (n. 1628), conocido básicamente por haber dado forma literaria a cuentos tradicionales transmitidos oralmente, como ‘La Caperucita Roja’, ‘Cenicienta’, ‘Barbazul’ o ‘El gato con botas’.

Domingo, 17 de mayo de 1510:

Fallecía en Florencia el pintor renacentista italiano Sandro Botticelli (n. 1495), uno de los máximos representantes del periodo conocido como Quatrocento.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí