La muerte del verdadero Macbeth

MacbethAndBanquo-Witches / Wikimedia

El nombre de Macbeth evoca una de las más famosas tragedias de Shakespeare, en la cual el personaje no sale muy bien parado; ni él ni su esposa Lady Macbeth, uno de los papeles que se considera que consagra a las actrices de teatro, como el de Hamlet consagra a los actores.

 

CV / En realidad, y aunque probablemente no era ningún dechado de bondades, lo cierto es que Shakespeare lo deja especialmente mal, se dice que para complacer al rey de Inglaterra, Jacobo I –y sexto de Escocia-, al que se consideraba heredero directo de Banquo, el enemigo de Macbeth.

Como es sabido, tanto Macbeth como su esposa encarnan la ambición y la absoluta falta de escrúpulos

Como es sabido, tanto Macbeth como su esposa encarnan la ambición y la absoluta falta de escrúpulos. En la obra shakesperiana, unas brujas profetizan a Macbeth que será rey, y a su oficial, Banquo, que será padre de reyes. Las brujas también le anuncian a Macbeth que nunca un hombre nacido de mujer podrá vencerle en combate, y que solo podrá ser derrotado en batalla si el bosque escocés de Birnam se mueve contra él.

Reconfortado por estos augurios, Macbeth y su esposa deciden asesinar al rey Ducan, y se convierte en rey. Pero estalla la revuelta de los partidarios del hijo de Duncan, Malcolm y, al final, el ejército enemigo corta ramas del bosque de Birnam para camuflarse, con lo cual se mueve contra él y su ejército es derrotado. Pero sigue convencido de que ningún enemigo puede vencerle en combate singular, aunque está combatiendo contra un antiguo oficial suyo, Macduff, cuya madre murió una hora antes de nacer él, y fue sacado por los médicos mediante cesárea. No nació, pues, de mujer, al menos en el sentido literal del término. Macduff vence a Macbeth y lo decapita.

Por lo poco que se sabe, parece ser que la verdadera historia fue bastante distinta, y tampoco Macbeth fue el ejemplo de maldad que nos describe Shakespeare

Por lo poco que se sabe, parece ser que la verdadera historia fue bastante distinta, y tampoco Macbeth fue el ejemplo de maldad que nos describe Shakespeare. Se ignora cuando nació, pero se sabe que fue un noble escocés que reinó entre 1040 y 1057, casado con la nieta del rey de Escocia Kenneth II. A la muerte de Malcolm II, este transgredió la tradición matrilineal de la monarquía escocesa, y dejó como sucesor a su nieto Duncan I. Macbeth encabezó entonces la rebelión de los nobles descontentos, venció y dio muerte a Malcolm y se proclamó rey.

Macbeth expió el asesinato de Duncan peregrinando a Roma y siendo  perdonado por el papa. Su reinado, de diecisiete años, no fue tan malo. Restableció el orden en Escocia, y reimpuso el orden sucesorio picto, caracterizado por una complicada combinación de matrilinaje y patriarcado, en que primaban los derechos de los hijos e hijas, es decir, sobre los de los nietos o nietas.

Pero el hijo de Duncan, el futuro Malcolm III, no quedó del todo satisfecho. Tras una fracasada tentativa en el año 1046, consiguió escapar y refugiarse en Inglaterra. Once años después volvió a las andadas, esta vez apoyado por los ingleses, por los vikingos o por ambos a la vez, y consiguió vencer y dar muerte a Macbeth y a su hijastro, biznieto de Duncan I, en la batalla de Luphannan. Macbeth fue enterrado con todos los honores como rey de Escocia en la isla de Iona.

¿Por qué Shakespeare dejó tan mal a Macbeth?

¿Por qué Shakespeare dejó tan mal a Macbeth? Según una tradición, el probablemente imaginario Banquo fue el antecesor de la futura dinastía de los Estuardo, que reinó en Escocia y, a la muerte de Isabel I Tudor sin descendencia, accedió a la Corona de Inglaterra en la persona de Jacobo I. Shakespeare había sido favorecido por Isabel I, pero ahora cambiaban las tornas y se convertía en rey un hijo de María Estuardo, a la cual la propia Isabel había hecho decapitar. Algunas malas lenguas sugieren que quiso congraciarse con el nuevo rey, y por eso recurrió a su propia versión de la vieja leyenda, poniendo a un antepasado de su dinastía como un malvado impostor.

De cualquier manera, no fue ni de lejos el único caso de falsificación histórica. Como sería el caso de Enrique el navegante, que no subió a bordo de un barco en toda su vida, o de Pedro el cruel, que no lo fue más que sus enemigos que le bautizaron con tal epíteto, o el de tantos otros…

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 27 de julio de 1057:

Macbeth, rey de Alba (Escocia), era derrotado y muerto en la batalla del Fiordo de Forth. Se trata del Macbeth que inspiró a William Shakespeare su famosa tragedia, aunque la historia fue muy distinta.

Martes, 28 de julio de 1794:

Maximilien Robespierre y Louis Antoine de Saint Just eran ejecutados en la guillotina tras haber sido detenidos el día anterior en la Asamblea Nacional.  Su ejecución marcó el final de la época del terror.

Miércoles, 29 de julio de 1805:

Nacía en Verneuil sur Seine (Ille de France) Alexis de Tocqueville, jurista e historiador francés, precursor de la sociología con su obra ‘La Democracia en América’, que puso de moda en Europa a Los Estados Unidos de América, por entonces recién independizados de Gran Bretaña.

Jueves, 30 de julio de 1898:

Fallecía en Friedrichsruh (Imperio Alemán) Otto von Bismark (n. 1805), artífice de la unificación alemana treinta años atrás. Tras el ascenso al trono del Káiser Guillermo II en 1888. Bismark fue apartado del poder.

Viernes, 31 de julio de 1784:

Fallecía en París Dennis Diderot (n. 1713), una de las figuras más importantes de la Ilustración francesa.

Sábado, 1 de agosto de 1914:

Tras la invasión de Serbia por Austria-Hungría, y la declaración de guerra de Rusia a Austria-Hungría en defensa de Serbia, Alemania declaraba la guerra a Rusia. Comenzaba la I Guerra Mundial.

Domingo, 2 de agosto de 216 a.C.

En el transcurso de la II Guerra Púnica, el general cartaginés Aníbal vencía a un ejército romano en la batalla de Cannas. Fue la mayor victoria de Aníbal durante la guerra y puso a la República romana al borde del colapso.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí