La mujer en las TIC

Las entrevistas realizadas a mujeres que cursaban estudios de tecnología de la información e informática manifestaron que los estereotipos empleados en los materiales informativos no eran de su agrado pues ambicionaban ser valoradas por sus cualidades individuales y no consideraban que hombres y mujeres fueran tan distintos.

Los estereotipos sexuales y las TIC: un punto de vista nuevo

.

El sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) es por tradición un ámbito dominado por los hombres. Durante la última década se ha trabajado con intensidad para igualar la balanza entre sexos, sobre todo mediante el estudio de los obstáculos que se interponen entre este sector y las mujeres.

Ahora un equipo de científicos ha presentado los resultados de una investigación financiada con fondos europeos que ha desplazado el centro de atención de los factores que excluyen a las mujeres de las TIC a los inclusivos y motivadores.

Imagen: Cordis

El proyecto a gran escala Sigis («Estrategias de inclusión:el sexo y la sociedad de la información»), financiado con cerca de 1 millón de euros mediante el área temática «La sociedad de la información fácilmente accesible a los usuarios» del Quinto Programa Marco (5PM) de la UE, sirvió de base para este nuevo trabajo.

Sus responsables fueron Knut Holtan Sørensen de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega (NTNU), Wendy Faulkner de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) y Els Rommes de la Universidad Radboud de Nimega (Países Bajos).

Sigis reunió a éstos y a otros 20 investigadores, quienes efectuaron 48 estudios analíticos sobre distintas estrategias para atraer a la mujer a las TIC. El objetivo de los tres investigadores fue aprovechar los datos recabados para abordar el debate desde un nuevo punto de vista: de los factores que disuaden a las mujeres de introducirse en este campo a los que generan atracción.

«Hasta ahora la investigación sobre la relación entre sexo y TIC se ocupaba principalmente de la exclusión de las mujeres en este campo», informó el profesor Sørensen. «Pero este estudio se ocupa de qué es necesario que cambie para que las mujeres se incluyan en él. ¿Cuándo piensan las mujeres que es natural, adecuado y beneficioso emplear las TIC? ¿Qué factores les impulsan a elegir una formación y un empleo en las TIC? Nos interesa aquello que les motiva, no aquello que las aleja.»

El profesor Sørensen afirmó que normalmente se piensa que las mujeres no poseen la capacidad o la motivación adecuada para estudiar TIC, o que el plan de estudios o el entorno formativo no son interesantes o no se ajustan a las mujeres, situación que ha generado campañas de información dirigidas a éstas. No obstante, el efecto de las mismas es limitado pues se ocupan de un grupo de población demasiado grande en lugar de centrarse en aquellas que sí que podrían estar dispuestas a desarrollar una carrera en las TIC.

A modo de ejemplo, el estudio observó un proyecto gestionado por la NTNU denominado en su momento «Proyecto sobre mujeres y ordenadores» (Women and Computers Project) y ahora «Proyecto Ada de las mujeres» (Women’s Project Ada). Esta es una iniciativa a gran escala destinada a aumentar el porcentaje de mujeres que emprenden programas de estudio sobre las ciencias informática y de la información y sobre las tecnologías de la comunicación. A pesar del gran éxito de la iniciativa, los investigadores opinan que las campañas realizadas no fueron adecuadas, pues la idea original consistía en redefinir la disciplina para aumentar el interés de las mujeres por los programas de estudio relativos a ordenadores e informática.

.

«Femeninas y no técnicas»

En la campaña se presentaban las TIC como «femeninas y no técnicas» en lugar de «masculinas y técnicas». Uno de los folletos informativos presentaba a las mujeres dibujando círculos, mientras que a los hombres se les mostraba dibujando cuadrados, y se indicaba que lo que la NTNU precisa son más estudiantes de TIC que dibujen círculos.

Las entrevistas realizadas a mujeres que cursaban estudios de tecnología de la información e informática manifestaron que los estereotipos empleados en los materiales informativos no eran de su agrado pues ambicionaban ser valoradas por sus cualidades individuales y no consideraban que hombres y mujeres fueran tan distintos. En consecuencia, los investigadores desaconsejan el empleo de estrategias basadas en estereotipos sexuales como por ejemplo la creencia errónea de que las mujeres sólo quieren trabajar con personas y que consideran la tecnología intimidante.

«Hoy en día se utilizan muchos estereotipos como base del diseño tecnológico», comentó el profesor Sørensen. «Muchas iniciativas para incluir a las mujeres se fundamentan en razones comerciales -las empresas desean atraer a más mujeres-, pero aún es común comercializar ciertos productos como si fueran exclusivos de hombres o mujeres.» Esta estrategia funciona sólo hasta cierto punto.

«Las mujeres son diferentes y los hombres son diferentes y a menudo las diferencias entre personas del mismo sexo son más interesantes y significativas que las que existen entre sexos. Lo más lamentable es la facilidad con que se utiliza el sexo como mecanismo de clasificación, a la manera de los estudios cuantitativos, lo que puede generar una atención excesiva a las diferencias entre sexos. Es un desacierto.»

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí