La percepción ciudadana respecto a la Unión Europea

El proyecto de investigación PERCEIVE se ha dedicado a analizar la percepción de la ciudadanía respecto a la Unión Europea y la política de cohesión / UB

Beneficiarse de fondos europeos no implica necesariamente apoyar el proyecto europeo e identificarse con Europa. Aunque algunas regiones se benefician en gran medida de dichos fondos y sus ciudadanos son conscientes de recibirlos, ello no se traduce en respaldo al proyecto europeo.

 

UB / De este modo, la política europea con mayor repercusión en la vida cotidiana de los ciudadanos no habría hecho de contrapunto al crecimiento de los movimientos populistas contrarios a la construcción europea.

Esta es una de las principales conclusiones de PERCEIVE, una investigación que finaliza ahora, después de tres años de trabajo, y que se ha dedicado a analizar la percepción de la ciudadanía respecto a la Unión Europea y la política de cohesión. La UB, mediante el Grupo de Investigación Análisis Cuantitativo Regional (AQR), es una de las ocho entidades europeas que ha participado en PERCEIVE, cuyo objetivo es mejorar la comunicación sobre las políticas y los proyectos europeos.

Entre los resultados destaca que un 45 % de ciudadanos conoce la política de cohesión europea

Para llevar a cabo la investigación se han integrado métodos cualitativos y cuantitativos como encuestas, entrevistas o estudios de casos concretos. Entre los resultados destaca que un 45 % de ciudadanos conoce la política de cohesión europea. En los países de ingreso más reciente en la Unión, como Polonia o Eslovaquia, la población conoce mejor las políticas y los fondos europeos.

Por ejemplo, si un 53 % de los ciudadanos de la UE conoce la política regional de la Unión Europea, este porcentaje aumenta hasta el 70 % en Eslovaquia. En la región polaca de Warminsko-Mazurskie, un 84 % de la población afirma conocer que la UE financia varios proyectos locales en su territorio, mientras que la cifra correspondiente en Essex (Reino Unido) es solo de un 18 %. La cifra más elevada se da en Polonia (63 %) y en Estonia y España (60 %), mientras que las más bajas aparecen en el Reino Unido (21 %), Rumanía (19 %) y los Países Bajos (18 %).

En cuanto a los fondos estructurales, en países como Polonia o Letonia son conocidos por un 75 % y un 68 % de la población respectivamente, mientras que en Holanda esta cifra es del 24 % y en el Reino Unido del 26 %.

En los países de ingreso más reciente en la Unión, como Polonia o Eslovaquia, la población conoce mejor las políticas y los fondos europeos

En cuanto al perfil de los ciudadanos, aquellos que tienen mayor percepción de los beneficios de la UE son los que poseen estudios superiores y los que viven en grandes ciudades. Por otra parte, del estudio también se desprende que el hecho de que una región se haya beneficiado de fondos europeos no hace que sus ciudadanos tengan necesariamente un punto de vista europeísta.

Por ejemplo, la región italiana de Calabria ha recibido muchos fondos europeos y sus habitantes son conscientes de ello. Sin embargo, solo un 10 % de esa población tendría percepción de los beneficios de esos fondos y un 34 % de ella considera negativo formar parte de la Unión Europea. En resumen, se podría decir que un territorio que ha recibido más fondos es más consciente de dicha transferencia de la UE, pero que ello no implica que tal percepción vaya acompañada de un sentimiento más europeísta.

Los investigadores concluyen que no se percibe el beneficio de los fondos estructurales. Según los expertos de PERCEIVE, ello puede deberse a dos motivos: a que los fondos estructurales no generan beneficios porque no se gastan bien, y a que debe mejorar la comunicación en cuanto a los beneficios de la política de cohesión.

los investigadores concluyen que no se percibe el beneficio de los fondos estructurales

Proporcionar simplicidad, continuidad y flexibilidad a estas políticas figura entre las recomendaciones que hace PERCEIVE. El proyecto también da toda una serie de consejos sobre cómo comunicar dicha política a la población: desde la importancia de establecer correctamente los objetivos comunicativos y tener en cuenta las diversas realidades locales o el papel de los testimonios de las personas beneficiadas por las políticas europeas (storytelling), hasta el uso de las redes sociales.

PERCEIVE ha incluido una encuesta, creada por la Universidad de Gotemburgo (Suecia), en la que se hacen preguntas sobre la identidad europea y otros conceptos relacionados con el proyecto, y también se pide información sobre los salarios, empleos y opiniones políticas de las personas entrevistadas. La encuesta se ha realizado a 17.147 ciudadanos de quince países miembros de la UE y hace especial hincapié en nueve regiones europeas —entre ellas Extremadura— que se han seleccionado como casos de estudio notables. Los investigadores de la UB utilizaron esta información para analizar la variación en las percepciones de los ciudadanos europeos según el factor espacio.

El proyecto también da toda una serie de consejos sobre cómo comunicar dicha política a la población

Formado por los profesores Enrique López-Bazo, Vicente Royuela, Rosina Moreno y Jordi Suriñach, el equipo de la UB también ha trabajado en la parte metodológica del proyecto (se ha encargado, por ejemplo, de crear un indicador del sentimiento de identidad con la Unión Europea). Asimismo, se ha ocupado de evaluar la política de cohesión en Extremadura durante los años 2007-2013 (estudio que se puede leer en este artículo), y de entrevistar a algunos gestores de políticas regionales en dicho territorio.

En resumen, la participación de la UB se ha centrado en el análisis territorial y los elementos relacionados con el ámbito económico. PERCEIVE está coordinado por la Universidad de Bolonia, y además de la UB, participan en él la Universidad de Gotemburgo (Suecia), el Romanian Academy – Institute of Agricultural Economics (Rumanía), el Institute of Agricultural and Food Economics – National Research Institute (Polonia); la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), la Universidad de Economía de Viena (Austria) y BAM! Strategie Culturali (Italia).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí