La representación femenina en el ámbito académico

La Nobel de Física y Química Marie Curie / Pixabay

Una iniciativa de la Unión Europea (UE) ha publicado una carta con el objetivo de aumentar la participación femenina en la investigación y promover la igualdad de género.

 

Cordis / A pesar de los importantes hitos alcanzados a nivel internacional por la igualdad de género en ámbitos como la educación, la salud, la economía y la política, todavía queda mucho por hacer. Las mujeres no están suficientemente representadas en los puestos de toma de decisiones en las instituciones políticas, empresariales y de investigación. Por ejemplo, según una noticia publicada por Eurostat, en 2017, de los cerca de 18 millones de científicos e ingenieros de la UE, solo el 41 % eran mujeres.

Las mujeres no están suficientemente representadas en los puestos de toma de decisiones en las instituciones políticas, empresariales y de investigación

La diferencia de retribución entre mujeres y hombres es otro problema para ellas, que de media ganan un 16 % menos que los hombres en toda la UE. Además, el acoso y la violencia de género están generalizados. Las universidades pueden desempeñar una función importante a la hora de abordar los desequilibrios entre hombres y mujeres, y aumentar la igualdad. El proyecto SAGE, financiado con fondos europeos, aborda exactamente esta cuestión en su búsqueda de medidas más enérgicas sobre la igualdad de género en la educación superior y la investigación.

 

Carta para promover la igualdad

Con la participación de siete universidades de Europa, SAGE ha creado un modelo para mejorar la paridad de género en organismos de investigación. Como se explica en una nota de prensa del Trinity College de Dublín, en el marco del proyecto, se publicó recientemente una carta cuyo objetivo es promover la igualdad entre sexos en el sector de la educación superior. Firmada por el Trinity College de Dublín, la carta está pasando por otras universidades europeas. Entre otros objetivos, promueve la mejora de la paridad de género en todos los niveles del ámbito académico, además del equilibrio entre la vida laboral y la vida privada, y la erradicación del acoso escolar y sexual.

Uno de los objetivos principales del proyecto es eliminar los obstáculos que existen en la contratación, retención y progresión profesional de las investigadoras

Ya en su último año, el proyecto SAGE (Systemic Action for Gender Equality) fue creado para introducir y desarrollar culturas y prácticas organizativas sensibles con respecto al género en las universidades participantes. Uno de los objetivos principales del proyecto es eliminar los obstáculos que existen en la contratación, retención y progresión profesional de las investigadoras. En una infografía del sitio web del proyecto se señala que, aunque las mujeres constituyen el 47 % de los doctorados de Europa, van abandonando poco a poco su orientación profesional. En otra infografía del sitio web del proyecto se añade que el 36 % de los organismos de investigación cuentan con planes de igualdad de género.

 

Se necesitan más medidas

Además de la carta, el proyecto SAGE estableció y consolidó la metodología del asesoramiento entre iguales para los socios y los organismos de investigación a fin de facilitar el intercambio de conocimiento en las fases de ejecución de sus planes de igualdad adaptados. En un discurso dado en el evento de publicación de la carta, el rector del Trinity College de Dublín, Patrick Prendergast, destacó que, a pesar de los «prometedores» avances en lo respectivo a la igualdad de género en las instituciones educativas, queda mucho por hacer.

Afirmó: «Los roles de género están profundamente arraigados en nuestra sociedad y en nuestras instituciones civiles y políticas. Esto ha sido así desde que existen registros históricos e incluso antes, desde la prehistoria. Debido a esta herencia, estamos, sin duda, inconscientemente mediatizados de maneras que ni siquiera sospechamos, pero que resultarán evidentes para nuestros sucesores». También señaló que la carta promueve «la vigilancia y la actuación».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí