La Sima de los Huesos, ¿inhumaciones o accidentes?

La Gran Dolina / Wikimedia - Nanosanchez

Cuando en 2001 el director de Atapuerca defendió el enterramiento ritual de la Sima en el Cosmocaixa de Barcelona sólo lo argumentó con un eje importante, la presencia de unos 28 individuos concentrados en un volumen de excavación muy pequeño. Cuando le inquirí si tenía alguna razón más se enfadó y estampó otra pregunta, “a ver, ¿cómo te explicas hallar a tantos individuos en menos de 4 metros cúbicos de sedimento?” Y claro, la duda no halló más respuestas.

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista  @DAVIDRABADA

En 2010, y con más respuestas que las dadas por el director de Atapuerca, mandé un artículo al Spanish Journal of Palaeontology. En tal trabajo interpretaba, y bajo datos geológicos consistentes, que el enterramiento ritual de la Sima de los Huesos no se sostentaba. A cambio ofrecía una nueva hipótesis a contrastar.

El primer corrector dio luz verde a la publicación del trabajo. Pero el segundo, colaborador del equipo de Atapuerca, Paul Palmqvist, lo criticó duramente arguyendo que no tenía en cuenta el canibalismo ritual perpetrado sobre aquellos restos humanos. Aquello era un grave error ya que el canibalismo no pertencía a la Sima de los Huesos con unos 400.000 años de antigüedad, sino a otro yacimento también en Atapuerca, el de Gran Dolina con unos 800.000 años.

Mandé una carta al director de la revista exponiendo la falta de objetividad del segundo corrector, y recibí la propuesta de rehacer el artículo con los consejos del primero. El director de la publicación se comprometía a derivar el nuevo artículo a otros correctores externos al equipo de Atapuerca. Así lo hice en 2013 y finalmente fue publicado en el Spanish Journal of Palaeontology de 2015. Más tarde, en 2018, un artículo en PNAS me daba la razón. Estos fueron los resultados.

La Sima de los Huesos (SH) ha proporcionado la mayor acumulación de restos humanos del Pleistoceno medio conocido hasta la fecha

La Sima de los Huesos (SH) ha proporcionado la mayor acumulación de restos humanos del Pleistoceno medio conocido hasta la fecha. De hecho representan el 80% del registro mundial de fósiles del Pleistoceno medio para el género Homo. Por lo tanto, SH contiene la mayor concentración de Homo primitivo de todo el mundo. Hoy en día esta gran acumulación de fósiles humanos se ha interpretado como entierros rituales.

El equipo de Atapuerca defiende que Homo arrojó a sus parientes muertos por la sima como un acto simbólico. Si esta hipótesis fuera cierta estaríamos ante del primer rito funerario de la humanidad. Pero ya el doctor Chris Stringer del Museo de Historia Natural de Londres publicó en Evolutionary Anthropology, y en su número de junio de 2012, unos argumentos contrarios a aquellas ideas. En el veía muy discutible el acto funerario en SH.

Inmediatamente el director de Atapuerca quitó importancia a la crisis negándola y arguyendo que este tipo de discrepancias era cosa muy habitual en estos campos científicos. En cierto modo Stringer se olía que el director de Atapuerca buscaba salir en la prensa con noticias sensacionalistas para obtener más fondos del gobierno español. Pero convendremos que ello era hacer el Quijote entre la comunidad científica internacional ya que mancillaba la reputación del resto de los investigadores españoles. Quizás los responsables de Atapuerca, con ciertas ansias de protagonismo, se precipitaron en sus primeras conclusiones. Vayamos pues por partes.

Yacimiento prehistórico de Atapuerca, Sima de los Huesos, sierra de Atapuerca, Burgos. / Flickr

El acceso actual a SH se realiza tras caminar 400 metros en plena oscuridad hasta llegar a este pozo vertical. Este tiene aproximadamente 13 metros de profundidad y en su fondo se halla el yacimiento. Una capa inferior de lutitas contiene los huesos de humanos y carnívoros muy mezclados (arcillas rojas superiores). Un nivel superior de brechas y limos contiene también una gran cantidad de oso y clastos líticos (unidad café con leche). Todo el conjunto de huesos no presenta conexiones anatómicas.

Entre los humanos, y a partir de dientes, mandíbulas y extremidades, se computaron alrededor de unos 28 individuos en menos de cuatro metros cúbicos de excavación

Entre los humanos, y a partir de dientes, mandíbulas y extremidades, se computaron alrededor de unos 28 individuos en menos de cuatro metros cúbicos de excavación. Junto a ellos existe una gran variedad de carnívoros como zorros, felinos, lobos, mustélidos y osos, pero no herbívoros. Por otro lado, no hay rastros de habitáculo humano en SH, aunque se halló un hacha de mano entre los fósiles.

 

Las razones de directores de Atapuerca en los entierros

Bajo los datos anteriores los directores de Atapuerca interpretaron ya por la década de los noventa que hubo entierros rituales en SH. En concreto argumentaron cuatro razones para ello.

La primera fue la ausencia de herbívoros asegurando que los carnívoros no usaron el sitio como guarida. Por lo tanto éstos no pudieron introducir los restos humanos.

La segunda razón fue la concentración tan elevada de restos de Homo en tan poco sedimento, hecho que les indicaba el enterramiento ritual de aquellos humanos.

La tercera, el hallazgo de una hacha de mano como prueba de un objeto simbólico ofrecido a los difuntos.

Y la cuarta, la distribución de la mortalidad humana donde un porcentaje anormalmente alto de adolescentes fue el resultado de una catástrofe que condujo a dar sepultura rápida a sus muertos.

Veamos en el siguiente capítulo, y con detalle, todo ello.

Este artículo es la continuación de una serie titulada “Prejuicios y Evolución Humana“, a cargo de nuestro colaborador científico, David Rabadà.

Entrega anterior: El paso a Neandertal, ¿nueva especie o variedad? (entrega 26)

Ver todas las entregas

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí