“Hay que procurar que las personas salgan adelante, pero hay que querer conquistar el mundo”, asegura Bonet

José Luis Bonet: “Que la gente se ponga de acuerdo, está bien”

.

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, defiende que “es esencial mantener todas las instituciones de la Constitución de 1978, desde la Corona para abajo, aunque puedan ser reformadas, porque son la garantía del estado de derecho y de que España esté hoy en la Champions League de las democracias mundiales”.

.

CV / Además de empresario, José Luis Bonet ha sido durante 49 años profesor universitario y testigo activo de su historia: en los años 50, cuando era un joven estudiante, ha recordado que “España era una dictadura, ahora es una democracia homologada”. Así lo ha explicado el presidente de Freixenet y de las Cámaras de Comercio españolas durante su intervención en el foro Diàlegs d’Internacionalització, organizado por Mode en Barcelona y con el patrocinio de Accenture.

Estabilidad política y social, además de un cambio cultural de la sociedad son aspectos clave para Bonet

Declarado optimista, en su intervención, Bonet ha explicado que las condiciones clave para salir con éxito de la crisis, son “estabilidad política y social, además de un cambio cultural de la sociedad para que deje de estar en contra de los empresarios, además de la colaboración público-privada”.

Respecto a este apartado, estima fundamental “que vayamos todos juntos, las Cámaras, la CEOE y las Administraciones” y como ejemplo se ha referido al acuerdo firmado ayer para la continuidad en Barcelona del Mobile World Congress hasta el 2023 que, ha dicho “es una oportunidad para España y para Cataluña”. Según su opinión, los políticos también pueden entenderse. “Que la gente se ponga de acuerdo, está bien”. La sociedad española, según su opinión, está confundida.

En relación con la estabilidad política el empresario catalán ha añadido que “es esencial mantener todas las instituciones de la Constitución de 1978, desde la Corona para abajo, aunque puedan ser reformadas, pero que son la garantía del estado de derecho y de que España esté hoy en la Champions League de las democracias mundiales”.

.

Internacionalización

Hay dos oportunidades emergentes, según Bonet, para los empresarios españoles, dadas las actuales circunstancias. Una es Cuba y la otra es Irán. En este segundo país, se ha referido, ya hay empresas españolas allí (de tratamientos de agua o agro alimentarias). “Hay mucho trabajo por delante, adelantaba; la Cámara ya ha empezado ha trabajar en esa dirección pues a principios de este año ya se han producido movimientos”. Respecto al papel de las pymes, el pasado 19 de noviembre la Cámara comenzó a trabajar, “lo importante es el sistema, son más de 3 millones de empresas, algunas con vocaciones exportadoras y va in crescendo – ha afirmado– La internacionalización necesaria, es la de las marcas. O tienes marca o no existes”, ha sentenciado.

 .

Cambio de mentalidad

Bonet ha recordado que España tiene hoy en el mundo 2.500 multinacionales de las que 500 son líderes y asegura que la mejora del sector exterior en España no es coyuntural, sino estructural, “porque las pymes han cambiado de mentalidad y de actitud. La crisis les ha enseñado el camino”. En este sentido se ha referido a Cuba e Irán como “los nuevos mercados de oportunidad para las empresas españolas en el exterior”.

“La crisis ha reavivado el ímpetu exportador de las empresas españolas”, ha destacado

Respecto a la potencialidad de España -aunque retrasados, admitía – existe una plataforma de internacionalización. Refiriéndose a Freixenet, (como pyme) ha dicho que es la primera del mundo y ha aludido a una reflexión mediática: ¿van a quedarse quietas estas 500 empresas? El sector exterior ha sido clave. La crisis ha reavivado el ímpetu exportador de las empresas españolas. “Hay que ser optimistas, no es coyuntural, es estructural”, ha dicho y se ha referido a que muchas pymes han aprendido con la crisis, pues se han tenido que adaptar a la globalización.

“Es a esto a lo que nos tenemos que dedicar. Si en los próximos diez años damos un salto importante, las cosas pueden cambiar”, alertaba. Si el tejido español de pymes “se arremanga y sale, esto irá bien” (instituciones y empresas deben aprovechar las condiciones de éxito con estabilidad social y política). La cultura contra-empresarial es un error a su juicio y los españoles dependemos de las empresas, pues los empresarios son la pieza clave. “Nuestra sociedad está confundida, no cree en esto. Hay que convencer”. La cooperación público-privada es fundamental en ello, según su opinión.

Diàlegs d´Internacionalització_edited

.

Finalmente, y en relación con las elecciones autonómicas en Cataluña, anunciadas para el próximo 27 de septiembre, el presidente de Freixenet y de Fira de Barcelona, ha sido rotundo al afirmar que “yo creo mucho en Cataluña y no vamos a ir al descarrilamiento. Los móviles están aquí porque todo el mundo lo ha entendido”, ha dicho.

.

.

Share