La tecnología 5G pasa bajo tierra

Foto: Pixabay

Una iniciativa de la Unión Europea ha instalado una red de radio 5G en una mina subterránea de Suecia. Esta tecnología ayudará a mejorar la seguridad y la productividad, y reducir las emisiones de CO2.

 

Cordis / La automatización y digitalización cada vez se utilizan más en casi cualquier tipo de industria para mejorar la eficiencia. Gracias a los rápidos avances de la inteligencia artificial y la robótica, así como a innovaciones como la difracción de rayos X y los vehículos eléctricos, el sector minero también está subiéndose al carro de la revolución tecnológica.

Según un libro blanco del Foro Económico Mundial y Accenture, la digitalización podría aportar un valor superior a los 425 millones de dólares a la industria minera, los clientes, la sociedad y el medio ambiente en 2025. Además, podría dar lugar a una reducción de 610 millones de toneladas de emisiones de CO2, así como a una considerable mejora de la seguridad, de forma que salvaría vidas y evitaría lesiones.

Un equipo de expertos ha desarrollado una red de radio 5G bajo los auspicios del proyecto financiado con fondos europeos SIMS

Con la visión de crear un sistema sostenible e inteligente, un equipo de expertos ha desarrollado una red de radio 5G bajo los auspicios del proyecto financiado con fondos europeos SIMS.

Una nota de prensa publicada en el sitio web del proyecto señala que los socios del mismo Boliden y Ericsson, junto con Telia, instalaron una red 5G utilizando la nueva radio (NR) en la mina sueca Boliden Kankberg. Peter Burman, gestor del programa en Boliden, explica: «Trabajamos activamente con la robotización para mejorar la productividad y la seguridad en la mina, que precisa de tecnologías de comunicación preparadas para el futuro. La tecnología 5G es un componente importante que facilita la automatización avanzada y con ello, consigue que la mina sea más segura y sostenible».

 

La mina del futuro

En la misma nota de prensa, se destacan las ventajas de la tecnología 5G respecto a otras soluciones de comunicación para la conectividad en entornos difíciles como la mina. «Con características como unos tiempos de respuesta muy bajos y la opción de tratamiento local de la información, 5G es la tecnología más adecuada para cumplir con los requisitos de seguridad y eficiencia de la mina».

Magnus Leonhardt, responsable de estrategia e innovación en Telia, añade: «Para garantizar la seguridad en la mina, por ejemplo, la red debe funcionar incluso si se interrumpen las comunicaciones con el exterior. Actualmente se pueden garantizar unas comunicaciones fiables con la red que hemos construido».

Los socios del proyecto creen que esta tecnología podría resultar útil para las inspecciones posteriores las voladuras y desprendimientos, y para inspecciones de pozos

5G NR es la norma mundial de interfaz aérea inalámbrica 5G unificada con mayor capacidad que ofrecerá experiencias de banda ancha móvil más sensibles y considerablemente más rápidas, y que ampliará la tecnología móvil a fin de conectar a una serie de industrias nuevas. La interfaz aérea es la porción de radiofrecuencia del circuito que está entre el dispositivo móvil y la estación base.

El proyecto SIMS (Sustainable Intelligent Mining Systems) en curso se inició para desarrollar, probar y demostrar nuevas tecnologías para la industria minera. Un ejemplo es el uso de drones para explorar túneles sin riesgo para los humanos.

Los socios del proyecto creen que esta tecnología podría resultar útil para las inspecciones posteriores las voladuras y desprendimientos, y para inspecciones de pozos. Dicen que los drones equipados con múltiples sensores y cámara térmica podrían ayudar a incrementar la productividad, dado que necesitan menos tiempo de inspección.

Los drones equipados con múltiples sensores y cámara térmica podrían ayudar a incrementar la productividad, dado que necesitan menos tiempo de inspección

Otras tecnologías que abordó SIMS son maquinaria teledirigida, simuladores de realidad virtual y vehículos eléctricos automatizados. Por ejemplo, los socios de SIMS concibieron una mina subterránea sin gasóleo que emplea maquinaria móvil alimentada con baterías, como cargadoras con ruedas, vagonetas y excavadoras. Esperan incrementar la producción entre un 40 y un 80 % gracias al uso de máquinas autónomas y creen que unas mejoras en los centros de control mineros incrementarán la producción entre un 10 y un 20 %.

Además, destacan que el uso de vehículos con baterías bajo tierra ahorraría energía y reduciría las emisiones de CO2 «del orden de 250 t/año por máquina subterránea o 4 000 t/año en una mina de metales típica bajo tierra de 1 Mt/año», tal y como se señala en CORDIS.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí