La utilidad de las plantas contra nuevas enfermedades virales

Imagen: UPM

La utilización de las plantas como biofactorías permite la producción de grandes cantidades de proteínas de virus humanos válidas para el rápido desarrollo de vacunas y herramientas diagnósticas, incluyendo al coronavirus.

 

*Por Fernando Ponz.

UPM / Aunque todavía no es suficientemente conocido, las plantas ya han demostrado su elevado potencial para suministrar herramientas útiles contra nuevas enfermedades virales humanas.

La biotecnología vegetal ha desarrollado a lo largo de la última década una tecnología sofisticada – aunque útil, asequible y de fácil implementación- que permite la producción en unas pocas semanas de cantidades masivas de las proteínas virales requeridas para el desarrollo de vacunas específicas y de nuevos procedimientos diagnósticos.

El nuevo coronavirus no es una excepción para esta tecnología

Más aún, las proteínas virales pueden producirse de forma que simulan muy aproximadamente la estructura real del virus (partículas tipo virus, o VLPs de sus siglas en inglés), y así proveer de partículas no infecciosas capaces de desatar la respuesta inmune de manera más efectiva. El nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) no es una excepción para esta tecnología.

Esta tecnología basada en plantas ya demostró su adecuación hace una década, cuando la empresa canadiense Medicago (www.medicago.com) anunció la producción de VLPs del virus de la gripe pandémica H1N1 (gripe aviar) tan solo 19 días tras la publicación de la secuencia del genoma del virus. Enseguida siguieron otras empresas y centros de investigación, lo que dio lugar a la actual carrera para producir una vacuna permanente contra la gripe que está muy avanzada. Para el SARS-CoV-2 la secuencia de eventos ha sido similar.

La empresa estadounidense iBio’s anunció en febrero un esfuerzo conjunto con la empresa china CC-pharming para desarrollar en plantas una vacuna contra el coronavirus

El 13 de marzo Medicago ha anunciado la producción de VLPs del nuevo coronavirus en plantas y el inicio de pruebas clínicas en julio, dependiendo de la rapidez de las regulaciones canadienses. Otras empresas están avanzando en la misma dirección. Por ejemplo, la empresa estadounidense iBio’s anunció en febrero un esfuerzo conjunto con la empresa china CC-pharming para desarrollar en plantas una vacuna contra el coronavirus.

Desde el CBGP queremos señalar que esta tecnología podría implementarse en España sin demasiado esfuerzo puesto que varios centros públicos de investigación, incluyendo nuestro centro, y algunas pequeñas empresas ya la están utilizando a una escala menor.

*Fernando Ponz es investigador del grupo de Biotecnología de virus de plantas del Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas de la UPM y el INIA.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí