La vida en ambientes extremos

Los seres vivos de la Tierra realizan sin descanso cambios necesarios para sobrevivir a las condiciones hostiles del planeta.

CAREX elabora un plan de trabajo dedicado a la vida en ambientes extremos

.

Más de doscientos científicos de dentro y fuera de Europa han unido fuerzas para elaborar un plan de trabajo dedicado a los ambientes extremos y a las formas de vida que en ellos existen.

Es fruto del proyecto CAREX («Acción de coordinación para actividades de investigación sobre la vida en ambientes extremos»), que estuvo en marcha entre 2008 y 2010, y repasa aspectos fundamentales sobre las formas de vida que existen en los océanos, las regiones polares y los desiertos de nuestro planeta. A CAREX se adjudicaron 1,2 millones de euros en virtud del tema de Medio ambiente del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

El plan de trabajo de CAREX, proyecto coordinado por el centro de investigación de la British Antarctic Survey (BAS, Reino Unido) y gestionado por la Fundación Europea de la Ciencia, establece un consenso científico sólido y fija como prioritarios para la investigación cuatro grandes temas: ambientes con nivel elevado de estrés (respuestas, adaptación y evolución); vida y habitabilidad; biodiversidad, bioenergética e interacciones en ambientes extremos; contribuciones de las formas de vida existentes en los ambientes extremos a los ciclos biogeoquímicos y las respuestas al cambio medioambiental. Según su parecer, estos temas deben constituir el punto de partida de una futura iniciativa global de colaboración.

La realización de investigaciones centradas en la vida en ambientes extremos requiere una acción multidisciplinaria. La única vía posible para generar conocimientos nuevos de la mayor calidad consiste en aunar la capacidad científica en distintos campos -como la teoría ecológica, la biodiversidad y la biología evolutiva- y en promover avances técnicos.

Los seres vivos de la Tierra realizan sin descanso cambios necesarios para sobrevivir a las condiciones hostiles del planeta. El análisis en profundidad de las condiciones que afrontan a diario animales, plantas e incluso microbios puede servir para esclarecer los orígenes de los organismos que habitan este planeta, y también para preparar la búsqueda de posibles formas de vida extraterrestres.

.

Efectos en la vida humana

Este tipo de investigaciones también sirve para esclarecer cuestiones que influyen en la vida humana, como los efectos del cambio climático, la mejora de la producción de alimentos y el hallazgo de nuevos productos médicos o biotecnológicos.

Los mecanismos de adaptación descubiertos en ambientes extremos pueden asimismo sentar las bases para nuevos avances en los sectores de la biotecnología y la farmacología.

«La urgencia de este tipo de investigaciones es patente», afirmó el Dr. Cynan Ellis-Evans de la BAS, principal coordinador del informe elaborado. «La investigación sobre la vida en ambientes extremos constituye un cruce de caminos para un amplio espectro de comunidades científicas. Nuestro plan de trabajo representa un paso decisivo de cara a una coordinación estrecha de todas las disciplinas pertinentes y también para definir los adelantos tecnológicos que se necesitan para que podamos acceder a estos ambientes remotos y hostiles y a los excepcionales organismos que habitan en ellos.»

Las prioridades indicadas en el informe son precisamente los temas principales del programa del congreso de CAREX que se celebrará en octubre de este año en Dublín (Irlanda). En él se darán cita científicos para debatir y exponer el estado de la técnica y las últimas novedades en los estudios dedicados a la vida en ambientes extremos.

El plan de trabajo incluye un análisis de las infraestructuras, tecnologías auxiliares e instalaciones de investigación necesarias, así como sugerencias para programas de formación y divulgación.

Los socios principales del consorcio CAREX son la Academia de Ciencias de la República Checa, Matis-Prokaria (Islandia), el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS, Francia), el Consejo Nacional de Investigación de Italia y el Centro de Astrobiología INTA-CSIC de España.

Los socios restantes de CAREX proceden de Austria, Bélgica, Canadá, Chile, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Países Bajos, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Sudáfrica, Suecia, Ucrania, Reino Unido y Estados Unidos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí