La gramínea en general en el territorio español y el olivo en particular en Andalucía Oriental representan las especies más alergénicas para la población / Imagen: Wikipedia

Especies vegetales de carácter ornamental se convierten en la principal causa de alergias invernales

 

Imagen:

Imagen: Universidad de Jaén

La gramínea en general en el territorio español y el olivo en particular en Andalucía Oriental representan las especies más alergénicas para la población. Sin embargo, en los últimos años, se están desarrollando otro tipo de alergias causadas por pólenes de plantas de carácter ornamental, como el ciprés o el plátano de sombra, convirtiéndose en la principal causa de alergias invernales.

.

Universidad de Jaén / El profesor del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Jaén, Luis Ruiz Valenzuela, explica que el 25% de la población de países desarrollados sufre alergias polínicas, un porcentaje que se está incrementando. Frente a esto, asegura que la principal barrera preventiva es evitar el contacto con esas partículas.

“Las medidas preventivas que como botánicos podemos ofrecer, que no son clínicas, son evitar el contacto simulando las condiciones ambientales que hacen que esas partículas se liberen o se dispersen poco. Como por ejemplo, aumentando el grado de humedad en la casa, evitando el flujo de aire del exterior hacia el interior, o el uso de mascarilla, que aunque tienen un efecto más psicológico que otra cosa, también influye. Además, es muy importante tener un conocimiento de lo que hay en cada momento”, señala el investigador.

Una página web y una aplicación móvil permitirán disponer de información relativa a la flora más peligrosa desde el punto de vista alergénico

En este sentido, Luis Ruiz Valenzuela trabaja en un proyecto financiado por el Plan Propio de Investigación de la Universidad de Jaén que tendrá como resultado una página web y una aplicación móvil que permitirá disponer de información relativa a la flora más peligrosa desde el punto de vista alergénico, los niveles diarios de polen, así  como lo que considera más importante, previsiones de niveles para los siguientes días. “Puede ayudar a la gente a programar sus quehaceres, sus salidas, para evitar su exposición. Así cada uno, con esta información y con el conocimiento de su enfermedad, sabe a cuánto se puede exponer o qué riesgos asume”, comenta.

El profesor Luis Ruiz Valenzuela participará este próximo 25 de septiembre en un microencuentro en el marco de La Noche Europea de los Investigadores, en el que, además de todos estos aspectos, explicará cómo el conocimiento del polen y las esporas que hay en el aire pueden afectar a la salud de la población. Además, mostrará cómo se realiza el monitoreo del aire y cómo se traduce la información que se obtiene en herramientas de prevención de las alergias polínicas, “una de las enfermedades no mortales más comunes y que causa más trastornos en la población”.

.

Share