Las doce uvas

La costumbre tendría apenas un siglo y medio de antigüedad / Flickr

Tal día como hoy… 31 de diciembre, último día del año, tiene lugar el ritual de las doce uvas

 

El 31 de diciembre, tiene lugar con la celebración de la entrada del nuevo año el ritual de las doce uvas, una costumbre muy extendida cuyo origen no está del todo claro, pero que no es, en cualquier caso, una efeméride muy antigua.

 

CV / La costumbre de ingerir doce uvas al son de las doce campanadas que marcan la entrada en el nuevo año parece haber surgido hacia finales del siglo XIX. Tendría, por lo tanto y a lo sumo, apenas un siglo y medio de antigüedad. El 1 de enero de 1894, el periódico liberal ‘El Imparcial’ publicaba un artículo sobre el arraigo que esta costumbre, importada de la aristocracia francesa, según refería, estaba adquiriendo entre la población madrileña.

La costumbre había empezado, según parece, en Francia entre las familias acomodadas, que las tomaban con champagne

Había empezado, según parece, entre las familias acomodadas, que las tomaban con champagne. Luego empezó a ponerse de moda que los sectores más populares acudieran a las 12 de la noche a la Puerta del Sol para escuchar las campanadas tomando, por lo general, solo uvas.

Pero la cosa debía venir, como mínimo, de algo más atrás, puesto que el 2 de enero del mismo año 1896, otro periódico hablaba de la “(…) Imperecedera costumbre de comer las uvas al oír sonar la primera campanada de las doce…”. Por otro lado, hay también referencias según las cuales en el año anterior, el presidente del Consejo de Ministros había despedido el año con su gabinete tomando uvas y champagne.

Hay más versiones. Se dice también que la costumbre de tomar las uvas en La Puerta del Sol surgió como una protesta popular en 1886 contra el alcalde José Abascal y Carredano. Y otras fuentes sitúan su consolidación en el año 1909. Debido a un exceso de producción de uva aquel año, algunos agricultores de Alicante decidieron promocionar impulsar la costumbre para colocar su producto. De hecho, la variedad de uva más consumida por estas fechas es la de Vinapoló, una comarca precisamente de la provincia de Alicante, con denominación de origen propia. La uva se embolsa para protegerla de aves, insectos e inclemencias meteorológicas, retrasando su maduración, lo que facilita recogerla en fechas más tardías a las usuales…

Parece claro que se trata de una costumbre que, de alguna manera, se importó del extranjero y que empezó arraigando en Madrid extendiéndose luego por toda España

Sea como fuere, sí parece claro que se trata de una costumbre que, de alguna manera, se importó del extranjero y que empezó arraigando en Madrid, extendiéndose luego por toda España. La costumbre de tomar uvas en fin de año se practica también en la mayoría de países latinoamericanos. En algunos casos, la ingesta se realiza con uvas pasas. El hecho de que sea una costumbre extendida también por Hispanoamérica podría inducir a pensar que se trata de una tradición más antigua, pero al no haber noticias anteriores a las ya citadas, hay que darlas por buenas.

Que sean doce uvas proviene seguramente de los doce meses del año, aunque también puede deberse a las doce campanadas. Según la tradición, si se consigue ingerir una uva en cada toque de campana, el deseo que se haya formulado para el año siguiente se cumplirá. ¡Ah! y no vale hacer trampas ni atragantarse…

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí