Las emociones en las TIC

Los científicos han aplicado al campo de la ingeniería de requerimientos una herramienta de la psicología social: la rejilla del afecto creada por J. A. Rusell.

Un estudio analiza las emociones en la ingeniería de software

.

Partiendo de la premisa de que las emociones son elementos clave en el comportamiento de las personas, el estudio indaga en la importancia que tienen en la ingeniería de software. En concreto, se centra en la ingeniería de requisitos, una fase crucial en el desarrollo del software que comprende tareas relacionadas con la determinación de las necesidades y condiciones que el sistema debe satisfacer.

Imagen: UC3M.

Los buenos requisitos deben ser medibles, comprobables, sin ambigüedades o contradicciones… pero no siempre ocurre así. “En el mundo de la consultoría de desarrollo de sistemas informáticos, a menudo me he topado con usuarios disgustados cuyo malestar se producía por una deficiente recolección de requisitos”, apunta uno de autores de la investigación, Ricardo Colomo, del Departamento de Informática de la UC3M. Con este estudio tratan, entre otras cosas, de buscar una explicación rigurosa a esta problemática.

Para ello, estos científicos han aplicado al campo de la ingeniería de requerimientos una herramienta de la psicología social: la rejilla del afecto creada por J. A. Rusell. “Este instrumento proporciona trazabilidad emocional entre diferentes versiones de los requisitos, además de facilitar un análisis de las emociones de los implicados en el desarrollo del sistema”, explica Ricardo Colomo.

Los resultados obtenidos muestran que las emociones son un factor que se debe tener en cuenta a la hora de establecer y negociar los requisitos. “Hemos comprobado – apunta – que las versiones de requisitos más evolucionadas provocan una inclinación del usuario hacia emociones más cercanas a la relajación”.

Ricardo Colomo, uno de autores de la investigación. Imagen: UC3M.

Otra conclusión que han obtenido los investigadores revela la manera distinta de afrontar las situaciones por parte de los principales agentes en este contexto: los usuarios y el equipo de desarrollo. “Los desarrolladores sufren un estrés mayor que los usuarios, aunque en las versiones definitivas de los requisitos las puntuaciones tienden a equilibrarse”, resume el profesor.

Este trabajo, publicado en el Journal of Universal Computer Science con la colaboración de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Murcia, encuentra aplicaciones en otros campos y se enmarca en una línea de investigación más amplia que analiza la importancia del factor humano en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

En este campo, un estudio reciente desarrollado en EEUU – indica el profesor – ha comprobado que escuchar música mejora el rendimiento de algunos analistas de sistemas. “Es algo apasionante y enriquecedor trabajar en este campo”, afirma Colomo, que en la actualidad también estudia las implicaciones de la multiculturalidad en el proceso de desarrollo de software.

1 Comentario

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí