Las células aplican fuerzas mecánicas al tejido que las rodea, produciendo un efecto crucial para la función del tejido sano

Un estudio muestra cómo las fuerzas físicas activan genes implicados en el cáncer

.

Un estudio publicado por la revista Cell y llevado a cabo por un equipo de investigadores que ha liderado Pere Roca Cusachs, investigador del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Barcelona y del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), muestra cómo las fuerzas mecánicas de las células permiten desencadenar la expresión de genes promotores del cáncer mediante la activación de la proteína YAP en el núcleo celular.

.

UB / Las células aplican fuerzas mecánicas al tejido que las rodea, produciendo un efecto crucial para la función del tejido sano. En enfermedades como el cáncer o la fibrosis hepática y pulmonar, el tejido se vuelve más rígido y las fuerzas mecánicas aumentan, lo que promueve la progresión de la enfermedad.

La proteína YAP, además de gobernar, por ejemplo, el crecimiento de los órganos durante el desarrollo embrionario, es un conocido oncogén que activa la transcripción de genes que promueven el cáncer al permitir la proliferación de las células cancerosas e impedir su muerte. Los investigadores han observado que cuando las fuerzas no llegan al núcleo de la célula, YAP permanece en equilibrio entre el citoplasma y el núcleo.

En el panel superior, la célula no reacciona a las fuerzas, y YAP permanece en equilibrio entre el citoplasma y el núcleo. En el panel inferior, la célula reacciona a las fuerzas físicas y ello promueve la entrada de YAP en el núcleo a través de los poros celulares.

En el panel superior, la célula no reacciona a las fuerzas, y YAP permanece en equilibrio entre el citoplasma y el núcleo. En el panel inferior, la célula reacciona a las fuerzas físicas y ello promueve la entrada de YAP en el núcleo a través de los poros celulares.

.

Por otro lado, cuando las fuerzas afectan al núcleo, como ocurre en áreas de tejido tumoral que son particularmente rígidas, las células responden abriendo los poros del núcleo y permitiendo que entren más proteínas YAP. Ello activa los genes implicados en la proliferación y supervivencia celular, y permite que el cáncer se disemine y crezca.

.

Referencia bibliográfica: 
A. Elosegui-Artola, I. Andreu, A. E. M. Beedle, A. Lezamiz, M. Uroz, A. J. Kosmalska, R. Oria, J. Z. Kechagia, P. Rico-Lastres, A.-L. Le Roux, C. M. Shanahan, X. Trepat, D. Navajas, S. Garcia-Manyes y P. Roca-Cusachs. «Force triggers YAP nuclear entry by regulating transport across nuclear pores». Cell, 2017. Doi: 10.1016/j.cell.2017.10.008
Share