Lazos negros por Niza

Al menos, 84 muertes, -entre las víctimas varios niños- y cerca de un centenar de heridos, 18 de los cuales se encuentran en estado crítico

Francia vuelve a ser, de nuevo, escenario del horror

.

Catalunya Vanguardista se suma a la cadena de repulsa y conmoción causada por las muertes de la pasada noche en Niza como consecuencia de un intencionado y execrable atentado contra la convivencia ciudadana y al derecho a la vida.

.

CV / La pasada noche, un camión arrolló indiscriminadamente a cientos de personas en Niza que se encontraban celebrando el 14 de Julio, fiesta nacional francesa, causando al menos, 84 muertes, -entre las víctimas varios niños- y cerca de un centenar de heridos, 18 de los cuales se encuentran en estado crítico. Quien perpetraba estos hechos no sólo se contentó con atropellar a todas esas personas sino que también se dedicó a disparar sobre ellas para asegurar el mayor número de víctimas.

No se puede luchar contra un cataclismo que arrolla al planeta colocando diques en las fronteras políticas

Como suele suceder en estos casos el desconcierto inicial perturba y conmociona a todos menos a quienes defienden causas tan atroces como estas, amparadas en el fanatismo y justificadas desde la barbarie.

El día antes de estos hechos, nuestra publicación divulgaba un encuentro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en el cual Rogelio Alonso, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rey Juan Carlos, lanzaba varias reflexiones sobre la respuesta europea frente al terrorismo yihadista. Alonso afirmaba que “la acción tiene costes y consecuencias, pero la falta de acción también”.

La historia nos demuestra constantemente que algunas causas no pueden obviadas por más difícil que sea el contexto o sanguinario el enemigo. La seguridad de los ciudadanos recae en sus representantes políticos quienes ostentan las competencias en materia de seguridad. No basta con llenar de lazos negros los ayuntamientos o los comunicados de repulsa, eso es fácilmente asumible por cualquiera. Lo que se espera en cualquier territorio de derechos democráticos es la adecuada gestión de las amenazas a las que se expone.

Europa sigue titubeando frente a esta cuestión. Como señala Alonso, respecto a la protección hay sistemas inicialmente concebidos para el espacio Schengen pero no para el terrorismo. Mientras los estados sigan mirándose el ombligo en base a sus intereses domésticos poco podrá lograse respecto a la defensa global que supone el terror fundamentalista. No se puede luchar contra un cataclismo que arrolla al planeta colocando diques en las fronteras políticas, es como si frente a un tsunami cada hogar levantara un muro de dos metros en su parcela.

Las condolencias han llegado desde los representantes políticos de muchos países. Por el momento, el presidente de Francia, François Hollande, en un breve discurso, ha asegurado que Francia intensificará los ataques sobre Siria e Irak y que prolongarán el Estado de emergencia en Francia tres meses más.

La amenaza es global pero la respuesta sigue siendo fragmentada.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí