Leonardo da Vinci

Posible Autorretrato de Leonardo da Vinci hecho entre 1512 y 1515 / Wikimedia

Tal día como hoy… 15 de abril de 1452 nacía Leonardo da Vinci

.

El 15 de abril de 1452 nacía en Vinci, en la Toscana italiana cerca de Florencia, Leonardo di ser Piero da Vinci, más conocido como Leonardo da Vinci. Pintor, escultor, arquitecto, ingeniero, anatomista, naturalista, contable, geómetra, pensador, poeta, botánico, inventor… Polímata en definitiva; si alguien merece el nombre de «renacentista» con todo lo que ello significa, éste es sin duda Leonardo.

.

CV / Era el hijo ilegítimo de un adinerado diplomático florentino y de una joven campesina. Fue criado y educado por su padre como un hijo legítimo, aunque nunca tuvo la condición legal de tal. Su talento y afición por la pintura llamó la atención de Andrea del Verrocchio, uno de los más afamados artistas florentinos de la época, en cuyo taller entró a trabajar como aprendiz en 1469, a los 16 años de edad.

Su talento y afición por la pintura llamó la atención de Andrea del Verrocchio, uno de los más afamados artistas florentinos de la época

Su formación, en cualquier caso, fue más allá de los estrictamente pictórico, abarcando muchos otros ámbitos del conocimiento por los que el joven Leonardo se sentía interesado; prácticamente todos. A los veinte años ya estaba registrado el gremio de artistas de Florencia, pasando a ser el más reputado ayudante de Verrocchio, con el que siguió colaborando incluso después de que su padre le financiase su propio taller. Durante este mismo periodo fue acusado judicialmente de sodomía junto a tres jóvenes más, con motivo de una denuncia anónima, siendo todos ellos absueltos por falta de pruebas.

Leonardo optó en 1481 a decorar la Capilla Sixtina del Vaticano, pero no consiguió estar entre los seleccionados. Nos referimos a las dos series de paneles sobre la vida de Moisés, que realizaron Botticelli, Perugino, Pituricchio, Ghirlandaio, Rosselli y Signorelli, no al ‘Juicio Final’ pintado en la bóveda por Miguel Ángel años después por encargo del Papa Julio II. Decepcionado por no haber estado entre los seleccionados, optó por trasladarse a Milán, en aquellos momentos la ciudad más importante del norte de Italia, donde entró al servicio del duque Ludovico Sforza. Se ocupó, entre otras actividades, del estudio para la cúpula de la catedral de Milán y del techo del castillo de los Sforza. Adquirió gran fama y prestigio como pintor, arquitecto y hombre erudito.

.

La riqueza artística y existencial de Leonardo

En 1490 fundó su propia academia, donde impartió la enseñanza de sus conocimientos. De esta época (1494-98) data uno de sus cuadros más reputados ‘La Última Cena’, en el convento de Santa Maria delle Grazie, donde se puede visitar todavía hoy. Las turbulencias políticas pronto empezaron a complicarle la vida. La conquista de Milán por los franceses le obligó a refugiarse en Venecia, donde fue contratado como ingeniero militar por la Serenísima República. De allí pasó a la Romagna, donde trabajó para César Borgia, también como ingeniero militar. Admirado por el nuevo rey de Francia, Francisco I, se trasladó a su corte convirtiéndose en el «primer pintor, primer arquitecto y primer ingeniero del rey». De Leonardo dijo este monarca:

 “Nunca ha habido otro hombre nacido en el mundo que supiera tanto como Leonardo, no tanto en pintura, escultura y arquitectura, sino en filosofía”.

A lo largo de su vida conoció a los personajes más relevantes del momento, desde políticos, eruditos, científicos o afamados artistas

A lo largo de su vida conoció a los personajes más relevantes del momento, desde políticos como Lorenzo de Médici, Maquiavelo, César Borgia o los ya citados Sforza y Francisco I, hasta eruditos con los cuales trabó una gran amistad, como el matemático Lucca Pacioli, o, también por supuesto, a su gran rival Miguel Ángel.

Leonardo murió en Francia el 23 de abril de 1519, a los 67 años de edad, según la tradición, en brazos de Francisco I.

Sobre su vida privada fue siempre muy reservado; con la excepción del incidente de Florencia, no se sabe prácticamente nada de ella. Ciertamente, se ha especulado con su homosexualidad. Incluso fue objeto de una obra de Sigmund Freud: ‘Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci’ (1910), donde le aplicó un psicoanálisis retrospectivo…

Se calcula que a lo largo de su vida elaboró más de 50.000 documentos sobre las más variadas disciplinas -destacando en todas ellas, prácticamente no hay materia que no fuera objeto de su atención- de los cuales se conservan unos 13.000 –la mayoría en los Archivos Vaticanos- y, claro, la enigmática sonrisa de la Gioconda.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí