El mejor momento para observarlas será el domingo 22 de abril / Imagen: Lluvia de estrellas en el Teide. Crédito: J. C. Casado / STARRYEARTH

La próxima vez que volverá al perigeo terrestre será en 2276

.

Los fenómenos que denominamos como lluvias de estrellas suceden cuando múltiples fragmentos de cometas (o asteroides) entran en contacto con la atmósfera de nuestro planeta. Es precisamente en ese momento cuando se produce una intensa fricción, o rozamiento, que origina los espectaculares trazos luminosos que vemos surcando el cielo.

.

IAC / A pesar de que la Luna estará en cuarto creciente y, por tanto, iluminada al 50 %, podremos observar las estrellas fugaces. De media, un observador distinguirá un meteoro cada diez minutos. Para conseguirlo, deberá estar situado en un lugar oscuro, sin contaminación lumínica, y con horizontes despejados. Además, conviene fijar la mirada en una zona del cielo y mantenerla, al menos, durante unos minutos para detectar alguna lírida. Lo más importante de todo será tener paciencia.

Aquellos que no dispongan de un lugar idóneo para observarlas, podrán hacerlo gracias al proyecto STARS4ALL, que se encargará de retrasmitirlas en directo

Aquellos que no dispongan de un lugar idóneo para observarlas, podrán hacerlo gracias al proyecto STARS4ALL, que se encargará de retrasmitirlas en directo, a través del portal Sky-live.tv, a partir de la una de la madrugada canaria (00:00 UT), desde el Observatorio del Teide en Izaña, Tenerife.

Anualmente se producen varias lluvias de estrellas, como las Perseidas, las Leónidas o las Gemínidas. Este tipo de fenómenos reciben su nombre de acuerdo con la constelación en la que tienen su radiante (de la que parecen salir). En este caso parecen provenir de la constelación de Lira.

Su origen es el cometa Thatcher (C/1861 G1), cuyo periodo de rotación alrededor del Sol es de 415 años. Su último paso por las cercanías de la Tierra se produjo en el año 1861 y la próxima vez que volverá al perigeo terrestre será en 2276.

.