Llegan los humanoides

Una realidad aumentada que podría ofrecer una vida de mayor calidad y duración, marcando así el comienzo del denominado transhumanismo

La mayor parte de la población tendrá un robot acompañante en 2050

 

La posibilidad de contar con robots humanoides plantea una serie de cuestiones y preocupaciones. ¿Queremos robots que se parezcan a los humanos? ¿Existe el peligro de cogerles apego? ¿Sería perjudicial ese apego? ¿Dónde está el límite en las funciones que podemos encomendar a los robots? Lo que sí está claro es que los robots humanoides cobrarán cada vez más importancia con el paso de los años.

.

En un artículo de «Futurium», de la Agenda Digital para Europa, se predice que para 2050 habrá robots sensibles capaces de tener «emociones» y relacionarse con los humanos con naturalidad. Se añade que además la mayor parte de la población tendrá un robot acompañante. Para entonces, es probable que existan máquinas, en forma de nanorrobots, que formen parte de nuestro organismo. Las funciones orgánicas y los sentidos mejorarán y disfrutaremos de una realidad aumentada que podría ofrecer una vida de mayor calidad y duración, marcando así el comienzo del denominado transhumanismo.

iCub es un robot humanoide creado a semejanza de un niño de cuatro años y es capaz de andar, gatear y sentarse

Los robots humanoides que salen al mercado son cada vez más sorprendentes. iCub, por ejemplo, es un robot humanoide creado a semejanza de un niño de cuatro años y es capaz de andar, gatear y sentarse. Sus manos le permiten manipular objetos con destreza y sus ojos se articulan a la perfección. De su diseño se encargó un consorcio compuesto por once miembros del proyecto integrado RobotCub, financiado por la Comisión Europea.

Por otro lado, «Poppy», presentado en octubre del año pasado, es un robot imprimido en 3D cuya construcción está al alcance de cualquiera. El Dr. Pierre-Yves Oudeyer, beneficiario de una subvención del CEI, es el responsable de su desarrollo. Su diseño es de código abierto y la programación de su comportamiento está en manos de sus usuarios.

Existen múltiples ejemplos de proyectos dedicados a la robótica humanoide en marcha en la Unión Europea.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí