Lo natural no es siempre bueno

Los investigadores indicaron que, aunque es necesario profundizar aún más en los resultados, queda claro que es necesario mejorar la normativa y los controles de calidad de los suplementos alimenticios que contengan alquenilbencenos.

Los suplementos alimenticios vegetales, a examen

.

Los alimentos naturales no siempre son los más seguros. Investigadores financiados con fondos europeos han descubierto que los compuestos y preparados botánicos como los suplementos alimenticios vegetales pueden repercutir negativamente en la salud.

El estudio, publicado en la revista Food and Nutrition Sciences, recibió fondos del proyecto PLANTLIBRA («Suplementos alimenticios vegetales: niveles de consumo, beneficios y evaluación de riesgos»), que cuenta con cerca de 6 millones de euros aportados por el programa «Alimentación, agricultura y pesca, y biotecnología» (KBBE) del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

Gracias a un estudio anterior se descubrió que los alquenilbencenos contribuyen a aumentar la incidencia de cáncer hepático en animales. Investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) y de la Università degli Studi de Milán (Italia) descubrieron que la concentración de estos compuestos en muchos suplementos alimenticios vegetales es tan baja que no es necesario dar la alarma.

No obstante, algunos suplementos alimenticios vegetales a la venta sí contienen alquenilbencenos en concentraciones comparables a las que se ha observado que aumentan la probabilidad de contraer cáncer en ensayos experimentales. Sugieren que es necesario mejorar la normativa y los controles de calidad de este tipo de compuestos que contienen alquenilbencenos.

Muchos europeos utilizan compuestos y preparados botánicos como los suplementos alimenticios vegetales. Los investigadores al cargo del proyecto resaltan que el volumen de ventas de estos productos está en auge.

Para lograr un control mejor de la seguridad de los suplementos alimenticios utilizados en la Unión Europea, los investigadores eligieron y evaluaron treinta compuestos botánicos contenidos en dicho tipo de suplementos que podrían ser muy dañinos para la salud humana. Su objetivo principal fue determinar la forma en la que estos compuestos afectan al material genético y si son cancerígenos o no.

La mayoría de estos compuestos pertenecen al grupo de los alquenilbencenos o al de los alcaloides pirrolizidínicos. Las autoridades reguladoras reconocen su influencia sobre la salud humana y, en consecuencia, el empleo de compuestos botánicos con contenido de alcaloides pirrolizidínicos en alimentos y suplementos alimenticios vegetales está prohibido en la mayoría de los Estados miembros por precaución sanitaria.

La UE también ha prohibido el empleo de alquenilbencenos como el estragol, el metileugenol, el safrol o la beta asarona como potenciadores del sabor, pero no su uso en suplementos alimenticios vegetales.

El equipo evaluó distintos suplementos alimenticios vegetales con contenido de albahaca, hinojo, nuez moscada, sasafrás, canela o cálamo o sus aceites esenciales como ingrediente principal. En su opinión la concentración de alquenilbencenos en algunos de estos productos es relativamente alta. El empleo de este tipo de suplementos alimenticios vegetales podría afectar a la salud humana, sugirieron, y además advirtieron de la importancia de poner en práctica medidas de gestión de riesgos.

Los investigadores indicaron que, aunque es necesario profundizar aún más en los resultados, queda claro que es necesario mejorar la normativa y los controles de calidad de los suplementos alimenticios que contengan alquenilbencenos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí