Los babuinos prefieren a sus semejantes en edad y estatus

Un grupo de babunios acicalándose. / Alecia Carter

Los babuinos pasan más tiempo con los de su misma edad y estatus

.

Una nueva investigación asegura que los babuinos que viven dentro de un mismo grupo pasan más tiempo con aquellos congéneres que presentan características similares. Es decir, se relacionan preferentemente con individuos de su misma edad, rango e incluso ‘personalidad’. Esta preferencia se conoce como homofilia o “amor a los iguales”.

.

Un equipo de investigadores dirigido desde la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y la organización benéfica internacional de conservación de la Sociedad Zoológica de Londres, asegura que los babuinos chacma (Papio cynocephalus ursinus) optan por pasar más tiempo con ejemplares de su misma edad, estatus y personalidad dentro de un grupo. El trabajo se publica en la revista Royal Society Open Science.

“Esto pasa con los seres humanos todo el tiempo, salimos con personas de la misma religión, educación, etc. En esencia, igual que los babuinos”

“Dentro de sus grandes redes de manadas, con el tiempo, sus preferencias sociales se dictan generalmente por la edad, el rango, la personalidad y así sucesivamente”, asegura Alecia Carter, coautora del estudio en el departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge. “Esto pasa con los seres humanos todo el tiempo –añade el científico–, salimos con personas que tienen los mismos ingresos, religión, educación, etc. En esencia, igual que los babuinos”.

Los expertos creen que esto podría ejercer de barrera para la transferencia de nueva información social a la manada en general, ya que una investigación previa –realizada por estos mismo investigadores sobre babuinos de la misma edad y personalidad– confirmaba que los animales más jóvenes y audaces son también más propensos a ser generadores de información: resuelven problemas nuevos sobre búsqueda de comida.

Dado que este tipo de ejemplares pasan mucho de su tiempo en compañía de sus semejantes en edad y estatus, los investigadores opinan que existe riesgo de que la información adquirida pueda terminar confinada exclusivamente a otros ‘generadores de información’, lo que disminuye la probabilidad de que los nuevos conocimientos se difundan a todo el grupo de babuinos.

.

Las redes sociales de los babuinos

Los científicos siguieron a dos grupos de babuinos, desde el amanecer hasta el anochecer, en el Parque Natural Tsaobis de Namibia (África), durante varios meses entre 2009 y 2014, para observar sus patrones de comportamiento. Este estudio es el primero en controlar las estructuras de redes sociales de babuinos en un período largo de tiempo.

Para conocer el grado de ‘audacia’ de los babuinos de estas dos manadas, los investigadores plantaron alimentos desconocidos –huevos duros y pequeños panecillos teñidos de rojo o verde– en el borde de los caminos por los que se movían los grupos.

Después, midieron el tiempo que dedicó cada grupo en investigar los nuevos productos y observaron si se los comieron. Así podrían determinar una escala de audacia de los babuinos.

“Nuestro análisis es el primero en sugerir que los babuinos más audaces y más tímidos son más propensos a asociarse con otros que comparten este rasgo de la personalidad”, afirma Guy Cowlishaw de la Sociedad Zoológica de Londres, coautor del estudio. “Estudios previos en otros animales, desde el chimpancé al pez guppy, sugieren que el tiempo que pasan en compañía de aquellos que tienen personalidades similares promueve la cooperación entre los individuos”, subraya.

La razón por la cual los babuinos demuestran este ‘amor a los iguales’ o homofilia no es clara, pero podría ser un rasgo hereditario, según los autores.

Carter señala además que otro rasgo propio de los babuinos chacma macho es cometer infanticidio, matando a los bebés de sus rivales. “Las hembras tratan de evitarlo siendo tan promiscuas como sea posible para confundir la identidad paterna, de manera que a los machos les resulta más difícil saber si están matando a la descendencia de un rival o la suya propia”, concluye.

.

Referencia bibliográfica:

Alecia J. Carter et al. “Phenotypic assortment in wild primate networks: implications for the dissemination of information” Royal Society Open Science, mayo de 2015.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí