Estos microorganismos originan 18 por ciento de los casos en el mundo y es típico en personas de grupos cerrados: barcos, hoteles, hospitales y guarderías, apuntó en la UNAM Ana Lorena Gutiérrez, del Cinvestav. / Imagen: Gastroenteritis. FOTO: UNAM

Calicivirus, la causa principal de brotes de gastroenteritis no bacteriana

.

A nivel global, los calicivirus constituyen la causa principal de brotes de gastroenteritis no bacteriana; originan el 18 por ciento de los casos de gastroenteritis en el mundo, cifra que se incrementa a 58 por ciento si se habla de infecciones generadas por intoxicación por alimentos.

.

UNAM/DICYT – En la UNAM, Ana Lorena Gutiérrez, del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), indicó que este padecimiento es típico en personas de grupos cerrados, es decir, barcos, hoteles, hospitales y guarderías, por ejemplo.

Los calicivirus son una familia compuesta por distintos virus que ocasionan padecimientos diversos en diferentes vertebrados

Los calicivirus son una familia compuesta por distintos virus que ocasionan padecimientos diversos en diferentes vertebrados. Algunos afectan a gatos y leones marinos, indicó.

Al impartir la conferencia “Los calicivirus: de la ciencia básica al control de enfermedades”, organizada por la Facultad de Medicina de esta casa de estudios, expuso que los distintos registros de gastroenteritis constituyen una de las primeras cinco causas de muerte global.

En particular, en niños menores de cinco años las diarreas son un problema importante de salud; ocurren 700 millones de casos anuales y muchos terminan en decesos, de ahí la importancia de estudiarlas, comprenderlas y controlarlas.

La razón por la que han llamado la atención de los especialistas se debe al registro de brotes en barcos de recreación en el Caribe, derivados del consumo de alimentos crudos o poco cocidos y a la mala higiene de las personas que los manipulan y preparan.

La estudiosa de los Norovirus humanos, miembros de la familia Caliciviridae, resaltó que los calicivirus son resistentes a la limpieza; el cloro no es suficiente para erradicarlos y los contagiados representan un potencial foco de infección para otros individuos.

En hospitales los pacientes que han sido trasplantados son susceptibles. “Muchas veces se consideró que los inmunosupresores eran causantes de diarrea, porque al retirar la sustancia química desaparecían los cuadros”.

Los calicivirus son resistentes a la limpieza; el cloro no es suficiente para erradicarlos y los contagiados representan un potencial foco de infección para otros individuos

Además, prosiguió, “se observó que se trataba de una diarrea contagiosa, por lo que se dieron a la tarea de buscar un agente infeccioso y encontraron a los Norovirus, aspecto importante porque los individuos trasplantados o que reciben quimioterapia están más comprometidos si existe una enfermedad diarreica”, subrayó.

Entre los microorganismos causantes de las diarreas se encuentran parásitos como las guardias; bacterias como E. coli o salmonela, y virus reconocidos como agentes patógenos causantes de gastroenteritis como rotavirus, que ocasionan una mortalidad enorme en población infantil; también los Norovirus de la familia de los calicivirus, “menos agresivo y, por ende, representan menor mortalidad y han sido poco estudiados”.

Retomar el estudio se debe a que con la vacuna de rotavirus, incluida en el esquema de vacunación, los casos graves de esta infección están más controlados. Entonces, muchas de las diarreas que hacen que los niños lleguen a los hospitales por la severidad de la infección dan a conocer que en realidad los Norovirus son agentes importantes como causa de gastroenteritis.

Este virus puede contraerse a través del consumo de alimentos, sin embargo, se establece en la población por medio del contacto entre personas. Es decir, una vez que un individuo es infectado tiene la potencialidad de contagiar a miles en distintos lugares, advirtió la especialista.

La sintomatología que provoca es similar a la que cursa cualquiera con una enfermedad gastrointestinal: diarrea y vómito, calambres abdominales, dolor muscular y de cabeza, náusea y fiebre de bajo grado.

“En México nos encanta el consumo de alimentos callejeros, lo que nos hace una población susceptible a esta afección. Entonces, este virus se ha clasificado como un agente biológico categoría B por su alta efectividad, extrema estabilidad, resistencia a desinfectantes comunes y causante de un padecimiento incapacitante; todo eso lo hace un agente importante”, refirió.

Finalmente, puntualizó que no existe terapia específica, es decir, no hay antivirales; a los pacientes con diarrea se les hidrata y proporciona un tratamiento de mantenimiento con analgésicos y antipiréticos.

.