Los hábitos reproductores de los machos de tortuga boba

La tortuga boba (Caretta caretta) hace largas migraciones a zonas de alimentación como el Mediterráneo occidental / Imagen: Enric Ballesteros

 

Los machos de tortuga boba también vuelven a las playas donde nacieron para reproducirse

Igual que las hembras, la mayoría de machos de tortuga boba también vuelven cerca de las playas donde nacieron para reproducirse, según  un estudio de la Universidad de Barcelona y del IRBio. Los resultados abren la posibilidad a la hipótesis de que las tortugas se apareen en las zonas de alimentación o en ruta hacia las playas de nidificación. Este estudio ayuda a conocer mejor esta especie emblemática del Mediterráneo, para contribuir a su conservación.

.

UB  / La mayoría de machos de tortuga boba también vuelven cerca de las playas donde nacieron para reproducirse —un comportamiento típico de las tortugas hembra—, según concluye un trabajo en el que han participado los investigadores Marta Pascual, Àlex Aguilar, Carles Carreras, Lluís Cardona y Marcel Clusa, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio). Asimismo, han colaborado en el estudio un equipo de expertos de la Cyprus Wildlife Society (Chipre), la Universidad Al Fateh (Libia) y la Universidad Adnan Menderes (Turquía), entre otras instituciones.

La investigación, publicada en la revista Marine Ecology Progress Series, rompe la visión más clásica sobre el comportamiento reproductor de esta tortuga marina, y describe cómo se podría reproducir la especie también en las zonas de alimentación o bien en ruta hacia las playas de nidificación.

.

Los machos también vuelven

La tortuga boba (Caretta caretta) es una especie marina que realiza largas migraciones a zonas tropicales y templadas de todo el mundo. En el Mediterráneo oriental, en concreto, nidifica en las costas de Grecia, Turquía, Chipre, Libia, El Líbano e Israel, aunque también se han descrito episodios de nidificación esporádica en el Mediterráneo occidental.

En las hembras de la tortuga C. caretta, la filopatria o vuelta a la playa de nacimiento para la reproducción, es un fenómeno bastante estudiado

Tradicionalmente, se creía que las hembras volvían a las playas donde habían nacido para hacer la puesta de huevos —comportamiento filopátrico— tras reproducirse con machos procedentes de distintas zonas. En las hembras de la tortuga C. caretta, la filopatria es un fenómeno bastante estudiado. El hecho de que sean las hembras las que vuelven a las playas a poner los huevos facilita todo el proceso de detección, marcaje y estudio genético de este quelonio (por ejemplo, con el ADN mitocondrial, que se transmite por herencia materna).

En cambio, los marcajes en machos son muy escasos y los resultados no han sido nunca concluyentes. Estudios previos con pocos marcadores genéticos nucleares —los loci microsatélites, que son de herencia biparental— sugerían incluso que los machos no tenían un comportamiento filopátrico y que se apareaban con hembras de diferentes zonas.

«Nuestro trabajo revela que el comportamiento reproductor de la tortuga marina C. caretta puede ser más complejo. En la mayoría de poblaciones, las hembras no son las únicas que tienen un comportamiento filopátrico: los machos también vuelven a reproducirse cerca de las playas de anidación donde nacieron», detalla la profesora Marta Pascual, miembro del Departamento de Genética, Microbiología y Estadística de la UB y del IRBio.

.

Reproducirse lejos de las playas de origen

En el trabajo, el equipo de la UB-IRBio ha ampliado el número de marcadores microsatélites para analizar el flujo genético entre poblaciones de tortuga boba en el Mediterráneo. Los resultados revelan mayor diferenciación genética entre las playas de puesta en el Mediterráneo, y abren la posibilidad de que las tortugas se apareen en las zonas de alimentación o en ruta hacia las playas de nidificación.

Esta especia nidifica en las costas de Japón, Omán, Australia, el Caribe y la costa este de América del Norte, Cabo Verde y el Mediterráneo oriental (en especial, en Grecia, Turquía, Chipre y Libia) / Foto: UB-IRBio

«Por lo tanto, la creencia tan aceptada de que los machos no presentan filopatria podría deberse, en algunos casos, al número bajo de marcadores moleculares empleados hasta ahora», apunta Marta Pascual. «Además, si comparamos los marcadores mitocondriales y nucleares, podemos llegar a contrastar el comportamiento dispersivo de machos y hembras en las distintas zonas, que muestra unos patrones de reproducción complejos y característicos de cada área».

En la mayoría de casos, la filopatria se da en ambos sexos. Ahora bien, también se dan casos de reproducción oportunista entre machos y hembras en otras zonas distintas a las playas de origen. Según los expertos, los resultados observados se podrían explicar mediante algunas hipótesis que habrá que confirmar en estudios futuros.

«El comportamiento reproductor puede variar en función de la población; incluso, podría estar afectado por el número de machos que nacen en una zona determinada», apunta Pascual. En las tortugas marinas el sexo está determinado por la temperatura de incubación de la puesta, por lo que si la temperatura es elevada, solo se producen hembras: «Ante un escenario de calentamiento global, el aumento de temperaturas implicaría una feminización de las poblaciones, un fenómeno que se podría compensar a través de emparejamientos oportunistas con machos de otras zonas», concluye la experta.

.

Proteger una especie emblemática

El Mediterráneo puede considerarse como una unidad regional de gestión global, pero en el caso de la tortuga boba hay diferentes unidades genéticamente diferenciadas a proteger

Aunque el Mediterráneo se puede considerar como una unidad regional que debe gestionarse de forma global, en el caso de la tortuga boba existen diferentes unidades genéticamente diferenciadas que es importante proteger. En algunos casos, se trata de poblaciones grandes —según el número anual de nidos en sus playas—, pero hay ejemplos que muestran un balance más reducido. En un planeta afectado por el cambio global, es necesario hacer un seguimiento más exhaustivo de las diferentes zonas para poder identificar cuellos de botella —que reducen el número de individuos de la población— y estudiar el impacto del aumento de la consanguinidad en la viabilidad de las distintas unidades.

Todavía quedan muchas incógnitas abiertas sobre la biología reproductiva de la especie C. caretta. Las rutas migratorias observadas con telemetría en hembras de Chipre indican que se alimentan en Libia y pasan cerca de las áreas de nidificación de esta zona. Habrá que impulsar nuevas investigaciones con marcadores a escala genómica para profundizar en la biología y la ecología de la tortuga marina más abundante en el Mediterráneo (nidificación esporádica, reproducción no filopátrica, etc.).

«Aún quedan otras playas de anidación y, por tanto, poblaciones que pueden ser genéticamente diferentes y también importantes como puentes para establecer redes de conectividad, que son necesarias para entender y gestionar correctamente esta especie tan emblemática», advierten los autores.

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí