Los “millennials” apuestan por el uso de emojis en las encuestas

Los emojis tienen el potencial para mejorar la comunicación y hacer más atractiva la participación / UPF

Un estudio hecho por investigadores de RECSM-UPF muestra la voluntad declarada y real de los millennials de contestar a las preguntas abiertas utilizando emojis y su impacto positivo en la calidad de los resultados. La investigación, que se hizo a partir de una encuesta en línea a jóvenes de entre 16 y 34 años de España y México, afirma, no obstante, que los emojis  pueden llegar a ser ambiguos y dificultar la interpretación de los resultados.

 

UPF / Para involucrar a los millennials en la participación en encuestas y obtener respuestas de calidad, los investigadores necesitan nuevas herramientas que capturen mejor el interés y la atención de este colectivo.

Los emojis tienen el potencial para mejorar la comunicación y hacer más atractiva la participación en una encuesta a través del teléfono inteligente: esta modalidad de encuesta es una práctica cada vez más habitual entre los millennials, que además son el grupo de población que más utiliza los emojis.

Pocos estudios han analizado qué supondría la implementación y el uso de emojis en las encuestas hechas por smartphone. Una investigación pionera en este ámbito a cargo de Oriol J. Bosch (London School of Economics and Political Science)  y Melanie Revilla (Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF), ambos investigadores vinculados al Research and Expertise Centre for Survey Methodology (RECSM-UPF), ha aportado luz a este propósito.

“Nuestros resultados han mostrado que la voluntad real y declarada de los millennials de usar emojis para responder a preguntas abiertas de la encuesta es alta”

La investigación, publicada recientemente en la revista Quality & Quantity. International Journal of Methodology, tiene tres objetivos principales: averiguar si los millennials quieren usar emoijs en las encuestas y para qué tipo de preguntas; si realmente los usan en un entorno real de encuesta cuando se les anima a hacerlo, y si alentar a este colectivo a usar emojis para responder a preguntas abiertas tiene un impacto positivo en la calidad de los datos, el tiempo de finalización y la evaluación de la encuesta.

“Nuestros resultados han mostrado que la voluntad real y declarada de los millennials de usar emojis para responder a preguntas abiertas de la encuesta es alta (prefieren este sistema en lugar de las escalas tradicionales con etiquetas verbales u otras escalas visuales) y que el impacto de alentarlos a responder con emojis, en general, es positivo y prometedor”, afirman los investigadores.

 

Encuesta a cerca de 1.600 millennials de España y México

En un experimento incrustado dentro de una encuesta general, se animó a algunos participantes (grupo de tratamiento) a contestar a seis preguntas abiertas con emojis, frente a otros a los que no se les animó directamente a hacerlo (grupo de control). Los miembros del grupo de tratamiento recibieron un teclado emoji colocado debajo del cuadro de texto para garantizar que vieran la misma representación en diferentes dispositivos y sistemas operativos.

En total, 1.614 encuestados completaron la encuesta, 808 en España y 806 en México, jóvenes de entre 16 y 34 años con acceso regular a Internet a través de un teléfono inteligente. La recolección de datos se realizó en junio de 2017, a través de la empresa de trabajo de campo en línea Netquest.

 

Preferencia por los emojis, que transmiten más información

Algunos de los resultados de la encuesta fueron que una alta proporción de los millennials manifestó la voluntad de usar emojis en diferentes contextos de las encuestas en ambos países: en general, el porcentaje fue de un 88,1% en México y 75,5% en España. En las respuestas de la encuesta, el uso real de emojis dentro del grupo de tratamiento fue del 98,5% en ambos países, más de lo que se esperaba en función de la voluntad declarada.

El impacto de alentar el uso de emojis a los miembros de grupo de tratamiento en preguntas abiertas fue positivo, ya que la información promedio transmitida fue mayor para este grupo en ambos países, en comparación con el grupo de control. Concretamente, mostró un aumento del 35,7% de la información para España y del 64,3%  para México.

Por cada emoji adicional utilizado, los encuestados transmitieron 0,15 puntos más de información y dedicaron 3,5 segundos más de tiempo

En cuanto al tiempo de respuesta a las preguntas, fue más elevado para el grupo de tratamiento (incrementos de 38,6% para España y 39,6% para México). Esto puede deberse a que buscar el emoji deseado o proporcionar más información (por ejemplo, el mismo texto más un emoji), alarga el tiempo de finalización.

“A mayor número de emojis utilizados para responder a las preguntas abiertas, aumenta significativamente la cantidad de información transmitida y el tiempo de finalización”, afirman los autores. Así, por cada emoji adicional utilizado, los encuestados transmitieron 0,15 puntos más de información y dedicaron 3,5 segundos más de tiempo.

Con respecto a la evaluación de la encuesta, la proporción de encuestados a quienes les gustó (mucho) responder a este conjunto de preguntas abiertas también es mayor para el grupo de tratamiento, con un aumento del 19,7% en España y del 5,8% en México.

Imagen: UPF

 

Los emojis pueden ser ambiguos y dificultar la interpretación de los resultados

Sin embargo, según los investigadores, el hecho que los emojis ayuden a transmitir más información no significa necesariamente que la calidad de los datos sea mayor, y se debe tener en cuenta su ambigüedad potencial: “Algunos emojis pueden presentan un alto grado de ambigüedad emocional o semántica, y esto puede hacer que las respuestas que los incluyan sean más difíciles de interpretar”, afirman.

Esto es especialmente problemático para mensajes basados ​​sólo en emojis. “En nuestro estudio, el 37% de las respuestas del grupo de tratamiento contenían sólo emojis y ningún texto, y esto puede dañar la calidad de los datos”, aseguran los autores, que recalcan la necesidad de hacer más investigación para estudiar el uso real de emojis y su impacto para otros tipos de preguntas, temas y cohortes de edad.

Referencia bibliográfica: 
Oriol J. Bosch, Melaine Revilla (Mayo del 2020). “Using emojis in mobile web surveys for Millennials? A study in Spain and Mexico” Quality & Quantity

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí