Los Picapiedra

El pueblo de Los Picapiedra / Alberto Cabello - Flickr

Tal día como hoy…30 de septiembre de 1960 se estrenaba Los Picapiedra

 

El 30 de septiembre de 1960, la cadena de televisión norteamericana ABC estrenaba en franja prime time una serie de dibujos animados que pasaría a la historia y se convertiría en un lugar común para muchas generaciones: ‘The Flintstones’, o sea, Los Picapiedra.

 

CV / Casi sesenta años después, los Picapiedra siguen siendo un hito en la historia de la animación. Fue un producto de la factoría Hanna-Barbera Productions, un estudio de animación fundado por los directivos de Metro-Goldwin-Meyer, William Hanna y Joseph Barbera, dedicada a comerciales y series de televisión, después de que MGM cerrar sus estudios de animación. Pronto se convirtió en la productora líder de animación, siendo su primer gran éxito ‘Huckleberry Hound Show’, protagonizada por el personaje homónimo, un perro azul.

Se emitió durante seis años, contabilizando un total de 166 episodios regulares, más algunos especiales y, claro, películas de cine, ediciones impresas…

Los Picapiedra fue sin duda su mayor éxito comercial, hasta el punto de convertirse en un referente. Se emitió durante seis años, contabilizando un total de 166 episodios regulares, más algunos especiales y, claro, películas de cine, ediciones impresas…

En aquellos tiempos se habían puesto de moda en la televisión norteamericana las denominada sit comedies -comedias de situación-, series televisivas cuyos episodios, de humor ligero americano y, por lo general, independientes entre ellos, se desarrollaban en los mismos lugares y en las cuales, además de los protagonistas, solían aparecer siempre los mismos personajes alternándose en sus apariciones, más o menos esporádicas, pero regulares, también con alguna estrella invitada de vez en cuando –alguna estrella de Hollywood en horas bajas-. Otra de las características de las sit comedies fue la introducción de las risas enlatadas.

Los Picapiedra era en realidad una sit comedy, pero con algunas particularidades que han demostrado a posteriori ser las claves de su éxito

Los Picapiedra era en realidad una sit comedy, pero con algunas particularidades que han demostrado a posteriori ser las claves de su éxito. En primer lugar, era una serie de dibujos animados, pero cuyos protagonistas y figurantes no eran animales antropomorfizados –al modo de Huckleberry Hound o el oso Yogui-, sino humanos. Se trataba básicamente de dos familias de clase media, con sus animales domésticos, sus hijos, su coche, sus jefes en el trabajo, las inevitables suegras… en fin, todos los ingredientes de una sit comedy, pero de animación y con una particularidad significativa y definitiva: se desarrollaba en la Edad de Piedra.

Pero no se trataba de una Edad de Piedra «real», ni siquiera más o menos adulterada en función de los requerimientos de la trama, ni con los humanos viviendo en cavernas o comiendo carne cruda, sino de una Edad de Piedra adaptada, «actualizada», con todos los avances de la época moderna trasplantados a una ficticia época prehistórica. Es decir, la sociedad norteamericana de 1960, con su misma estructura social, sus costumbres y sus tecnologías, mutatis mutandi, o lo que es lo mismo, cambiando lo que cabe cambiar, situada en una sociedad troglodita.

Los animales domésticos son dinosaurios / Wikimedia – Nevit Dilmen

Así, los animales domésticos son dinosaurios, la luz artificial proviene de anguilas que la producen al tirarles de la cola, los coches funcionan con ruedas que son troncos de madera –el troncomóvil- y en lugar de motor de explosión se movían por el empuje de los pies humanos; los vestidos eran ciertamente de pieles y prehistóricos, pero con las debidas corbatas y pajaritas. Y los adornos de acicalamiento femenino, con peinados de diseño, huesos y piedras. Como era de esperar, uno de las actividades propias del tiempo libre en una sociedad del ocio, eral las boleras, de piedra, claro…

El personaje central es Pedro Picapiedra, encarnación del americano medio de clase media baja de la época: rudo, fanfarrón y zafio, pero que se cree muy listo

El personaje central es Pedro Picapiedra, encarnación del americano medio de clase media baja de la época: rudo, fanfarrón y zafio, pero que se cree muy listo y se encarga de demostrárselo continuamente a su amigo y compañero de trabajo, Pablo Mármol –el «enano»- amargándole la vida. Sus esposas, Vilma y Betty, respectivamente, se corresponden también con los parámetros sociales de la época. Pedro y Vilma tienen un niño pequeño propio: el de Pablo y Betty es, en cambio, adoptado. Pedro y Vilma tienen una mascota, «Dino», un dinosaurio repelente que le hace la vida imposible a Pedro Picapiedra.

Y con estos ingredientes y las distintas situaciones cotidianas que podrían haber aparecido en cualquier otra sit com, ‘Los Picapiedra’ pasaron a la historia con letras mayúsculas. Sus índices de audiencia solo fueron superados muchos años después, en los noventa, por otra serie que, en cierto modo, le debía parte de su inspiración: ‘Los Simpson’.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí