Los programas de detección del cáncer crean falsas alarmas

Sufrir un infarto de miocardio, suicidarse durante el primer año tras el diagnóstico o morir debido a complicaciones en el tratamiento son algunas de las consecuencias

Las ventajas de las pruebas de detección del cáncer podrían ser menores a las calculadas

.

Los programas de detección están considerados a escala mundial el medio ideal para hacer frente a ciertas enfermedades con eficacia, en especial varios tipos de cáncer. No obstante, expertos de Alemania y Estados Unidos argumentan en un estudio nuevo publicado en British Medical Journal (BMJ) que los beneficios de esta práctica, además de estar sobrevalorados, podrían no contribuir en absoluto a salvar vidas en la práctica.

.

Cordis / En el análisis se concluye que, aunque pueda haber menos muertes causadas por el tipo de cáncer objeto de la prueba, este procedimiento en sí mismo no influye en gran medida sobre la tasa de mortalidad general. Los investigadores, dirigidos por el Dr. Vinay Prasad de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón, en Portland (Estados Unidos), argumentan que el éxito de las pruebas de detección debe ponderarse de acuerdo con el total de muertes por cáncer, y no sólo con las muertes provocadas por un tipo concreto de cáncer.

Los resultados positivos de las pruebas son frecuentemente falsas alarmas y provocan que los pacientes se sometan a un tratamiento innecesario

Los investigadores escogieron el cáncer de próstata como ejemplo para afirmar que los resultados positivos de las pruebas son frecuentemente falsas alarmas y provocan que los pacientes se sometan a un tratamiento innecesario con posibles consecuencias médicas y psicológicas dañinas. Aducen además que el millón de hombres diagnosticados anualmente con cáncer de próstata y que se someten a una biopsia es más propenso a sufrir un infarto de miocardio, suicidarse durante el primer año tras el diagnóstico o morir debido a complicaciones en el tratamiento.

El Dr. Prasad resumió los resultados del estudio del siguiente modo: «Queda claro que algunas de las muertes que no guardan relación con el cáncer se deben a las pruebas de detección».De cara al futuro, el Dr. Prasad y su equipo recomiendan realizar estudios que incluyan a una población aún mayor para evaluar con certeza si los programas de detección del cáncer realmente logran salvar vidas y afirman que un estudio de este tipo debería contar con millones de individuos para dar con los resultados más precisos posibles. Un estudio de estas características sería más adecuado para medir todas las muertes en lugar de limitarlas a las relacionadas con tipos específicos de cáncer.

© Shutterstock
© Shutterstock

El equipo científico admitió no obstante que la percepción que existe sobre la detección del cáncer, el débil apoyo político con el que cuenta y su alto coste son obstáculos importantes al desarrollo del marco necesario para poner en marcha un estudio de estas características.El Dr. Prasad y sus colegas plantean que los pacientes han de contar con información de mayor calidad sobre los riesgos potenciales de la prueba de detección y que deberían poder adoptar decisiones fundamentadas sobre si los beneficios de la prueba superan a las posibles consecuencias negativas.

No todas las recomendaciones del Dr. Prasad han gozado de buena aceptación. Gerd Gigerenzer, del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, situado en Berlín (Alemania), escribió lo siguiente en un editorial asociado al artículo publicado en BMJ: «En lugar de verter recursos en “megaensayos” con pocas probabilidades de detectar una reducción mínima de la mortalidad total y con la posibilidad de perjudicar a una gran cantidad de pacientes, deberíamos invertir en difundir información de forma transparente. Es hora de cambiar el estilo con el que se comunica la información sobre el cáncer, basado en una persuasión dudosa, y de optar por otro método más directo».

.

Fuente:
Basado en noticias aparecidas en medios.
.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí