Frederik Schumann define los sesgos cognitivos como “distorsiones psicológicas producidas por la aplicación de suposiciones básicas”

Investigadores europeos presentan estrategias para mejorar el análisis en los servicios de inteligencia

.

El congreso de clausura del proyecto RECOBIA, celebrado la semana pasada, sirvió al equipo al cargo del mismo para presentar estrategias que mitiguen los sesgos cognitivos en los análisis de inteligencia.

.

En cualquier película policíaca sobre agentes infiltrados se muestran profesionales que representan un modelo de objetividad, pragmatismo y razonamiento claro y sin sesgos. No obstante, la realidad es que incluso el intelecto más formado y agudo no deja de ser humano y vulnerable a influencias que podrían orientarlo hacia decisiones mal razonadas, esto es, sesgos cognitivos.

El proyecto RECOBIA, que celebró su congreso de clausura la semana pasada en Bruselas, pretendía estudiar y evaluar estos sesgos cognitivos, investigar sus repercusiones en la práctica del análisis de información de inteligencia y desarrollar estrategias para mitigar dichos sesgos.

Un ejemplo de sesgo cognitivo sería la tendencia a confiar en la información aportada por un «científico mayor y blanco»

Frederik Schumann, del CEIS, coordinador de RECOBIA, definió en el congreso los sesgos cognitivos como «distorsiones psicológicas producidas por la aplicación de suposiciones básicas que constriñen nuestro procesamiento cognitivo de la información».

Un ejemplo de sesgo cognitivo sería la tendencia a confiar en la información aportada por un «científico mayor y blanco» con independencia de si su capacidad es pertinente para la resolución del problema planteado. Otro es el sesgo de familiaridad, esto es, la tendencia a confiar en mayor medida en información de una persona que ya conocemos que en la proveniente un desconocido.

Schumann explicó el método colaborativo aplicado en los últimos tres años por los socios de RECOBIA para desarrollar estrategias que contribuirán a mitigar los efectos de los sesgos cognitivos en el análisis de información de inteligencia y mejorar la calidad en este ámbito.

.

Veintiocho sesgos cognitivos

Una fase fundamental del proceso de RECOBIA consistió en la identificación de siete «Tareas clave de los servicios de inteligencia» (Key Intelligence Tasks, KIT) ejecutadas por aquellos que trabajan a diario en este sector. Estas KIT se analizaron al detalle para identificar y documentar veintiocho sesgos cognitivos a los que pueden estar expuestos los agentes de inteligencia en su trabajo. El equipo de RECOBIA ejemplificó sus conclusiones con cuarenta situaciones concretas que ilustran el impacto y los efectos de los sesgos cognitivos.

Foto: RECOBIA

Foto: RECOBIA

Las KIT, los sesgos cognitivos y las situaciones específicas proporcionaron la base sobre la que se generó el escenario de RECOBIA presentado en el congreso. Dicho escenario o caso hipotético, que trataba sobre un agente ficticio denominado Peter y un incidente fronterizo imaginario entre los lugares también ficticios Syldavia y Borduria, permitió mostrar cómo pueden surgir los sesgos cognitivos durante una situación.

También se mostró el modo en el que las estrategias de mitigación de RECOBIA pueden utilizarse para mejorar la eficacia de los analistas de inteligencia. Tal y como señaló Schumann: «Para cualquier agente de los servicios de inteligencia será provechoso ser consciente de las situaciones en las que se pueden producir sesgos cognitivos y aplicar estrategias de mitigación».

El equipo de RECOBIA incidió en el hecho de que todos los resultados del proyecto se generaron en cooperación con usuarios finales durante seis talleres. Más de cien usuarios de veintiuna agencias nacionales y cinco instituciones europeas se dieron cita en uno o varios de los talleres, en los que se interesaron por la investigación de RECOBIA, contribuyeron a la misma y finalmente la validaron.

El proyecto finalizará el 31 de enero, pero el equipo considera que aún hay mucho por indagar en este campo. Confía en seguir trabajando con los hallazgos del proyecto para diseñar herramientas y sesiones de formación que aporten soluciones adaptadas a las necesidades concretas de cada organización de inteligencia. El equipo de RECOBIA reconoció además las enormes posibilidades de investigación que aún ofrece el tema de los sesgos cognitivos sociales.

Share