Los usuarios aprueban los autobuses autónomos

Empresas y centros de investigación trabajan en desarrollar las pautas y tecnologías necesarias que permitan lograr una implementación con éxito / UPM

Por su seguridad y la reducción de las emisiones

 

Investigadoras de la UPM colaboran en un proyecto para implementar el primer autobús autónomo en Málaga, abordando las barreras psicológicas de los potenciales usuarios.

 

UPM / Subir al autobús, saludar al conductor, validar la tarjeta de transporte y dirigirte a tu sitio dentro del mismo…. Es algo que quienes viajan en transporte público realizan a diario sin apenas variaciones, de manera casi mecánica… Pero, ¿y si en esa ecuación algo cambiase?

La realidad de un sistema de transporte autónomo en el que no sea necesaria la figura de un conductor es algo que está cada vez más cerca y en ello se está trabajando ya desde la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con otras instituciones. No obstante, ¿estamos preparados los usuarios para aceptar este cambio?

El estudio señala que los usuarios se muestran favorables a aceptar este tipo de transportes, aunque también les surgen algunos recelos

Un trabajo desarrollado por investigadoras del Centro de Investigación del Transporte (TRANSYt) de la UPM, señala que los usuarios se muestran favorables a aceptar este tipo de transportes, aunque también les surgen algunos recelos.

“El objetivo del proyecto es contribuir a la futura inclusión del autobús autónomo, como modo de transporte urbano colectivo eficiente, seguro y sostenible”, explica María Eugenia López Lambas, investigadora del Departamento de Ingeniería del Transporte, Territorio y Urbanismo de la ETSI Caminos, Canales y Puertos de la UPM y una de las participantes en este trabajo.

Para ello, empresas y centros de investigación trabajan en desarrollar las pautas y tecnologías necesarias que permitan lograr una implementación de este modo con éxito. Todo ello se testará mediante un prototipo real en la ciudad de Málaga, en una línea de autobús operada por AVANZA. “La colaboración de TRANSyT UPM en esta tarea, consiste en analizar la percepción de los potenciales usuarios del autobús autónomo, para conocer las posibles barreras psicológicas influyan negativamente en su aceptabilidad y actuar en consecuencia”, explica la investigadora.

 

Grupos de discusión en Málaga y Madrid

Para conseguir esos datos, los investigadores pusieron en marcha varios grupos de discusión o Focus Groups en Madrid y Málaga (ciudad en la que se implementará el servicio). Los resultados fueron claros. La posible eliminación de empleos y el riesgo de fallos del sistema, o hackeos o pérdida de control en determinadas situaciones de crisis que puedan provocar accidentes, son los principales recelos que plantean los usuarios en relación con la implementación de un autobús completamente autónomo.

La posible eliminación de empleos y el riesgo de fallos del sistema, o hackeos o pérdida de control en determinadas situaciones de crisis que puedan provocar accidentes, son los principales recelos

“Las principales preocupaciones con respecto al sistema de transporte autónomo, con independencia de cuál sea su fórmula, se refieren al hecho de que la automatización pueda reducir las oportunidades laborales, la necesidad de crear nuevas infraestructuras o mejorar el estado de las presentas y la inversión que ello pueda suponer o la aparición de nuevos riesgos como consecuencia de los fallos del sistema, los ataques terroristas u otras situaciones que requieran de la toma de decisiones humanas”, explica la investigadora de la UPM.

De modo más específico, en lo referente al sistema de autobuses autónomos, las preocupaciones aluden fundamentalmente a la incapacidad para controlar los impagos de los billetes, la desaparición de la figura del conductor como informador ante las dudas que pueden tener los usuarios o a los inconvenientes derivados de que no haya nadie a quién preguntar si se produce una incidencia.

Diseño autobus autónomo / UPM

 

Más eficiencia energética y menos accidentes

Sin embargo, la investigación también destaca aspectos positivos que pueden fomentar el uso de estos sistemas.

“Las personas confían sobre todo en las ventajas que la implementación de un sistema de transporte autónomo podría tener en la reducción del gasto energético, puesto que entienden que un sistema autónomo aportaría una conducción más eficiente. También destacan la mayor flexibilidad que podría haber de cara a la modificación de rutas y horarios”, añade Andrea Alonso, otra de las investigadoras de la UPM, en este caso del Departamento de Urbanística y Territorio de la Escuela Técnica Superior de ArquitecturaEscuela Técnica Superior de Arquitectura de la UPM que ha participado en este trabajo.

Y otro aspecto importante: “Pese a que los recelos se mueven en torno al hecho de que pueda haber riesgos de seguridad derivados de una conducción autónoma, la población también tiene una gran confianza en la capacidad de estos sistemas para reducir los accidentes cotidianos que se producen, sobre todo, como resultado de distracciones, negligencias a la hora de guardar la distancia de seguridad y otros fallos humanos”, añade.

Pero la población también tiene una gran confianza en la capacidad de estos sistemas para reducir los accidentes cotidianos que se producen, sobre todo, como resultado de distracciones

Para las investigadoras de la UPM, la principal ventaja que presenta este trabajo es su utilidad de cara a implementar con éxito los vehículos y autobuses autónomos en el futuro, ya que muestra tanto las principales barreras como los aspectos más positivos que perciben los potenciales usuarios de estos modos.

Además, “como resultado de la explotación de estos resultados por parte de las empresas participantes en el proyecto, bien para comercializar estos de forma directa como nuevos, o como productos mejorados, o para el uso propio de dichos resultados al estar vinculados a una mejora de procesos, se producirá un incremento de la competitividad que, inevitablemente, va a necesitar un incremento de las plantillas, produciéndose así una creación neta de empleo directo”, aseguran

Por último, “el crecimiento de las empresas participantes en el proyecto contribuirá al desarrollo de las empresas de su entorno más próximo, como son los proveedores, lo que supondrá un incremento de contrataciones entre ellos, es decir, la creación de empleo indirecto, si bien más difícil de estimar”, explican.

En el trabajo, que ha sido publicado en la revista Sustainability han participado también el INSIA  de la UPM, la Universidad de Vigo, y las empresas Avanza spain, Irizar, s. coop. (irizar); Datik información inteligente, Etralux; Ingeniería insitu, Novadays, Microelectrónica Maser, Tecnalia.

Referencia bibliográfica: 
Revista “Sustainability”, The Driverless Bus: An Analysis of Public Perceptions and Acceptability”, septiembre 2019

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí