Consumir mantequilla es seguro. Al contrario, la margarina tiene efectos negativos / Fotos: Nutrición sin más

¿En qué se diferencian la mantequilla y la margarina?

.

En la actualidad muchas personas creen que la margarina y la mantequilla son productos muy parecidos y que incluso la margarina es mejor que la mantequilla para el consumo. Pero la verdad es otra bien distinta. Las creencias populares no deben ser escuchadas, y gracias a la ciencia se ha descubierto y comprobado qué grasa es realmente sana: ¿mantequilla o margarina?

.

Por Nutrición Sin Más

La mantequilla y la margarina son dos grasas utilizadas en el mundo gastronómico: como grasas para cocinar, aperitivo para untar y como ingredientes de repostería. Por una parte, la mantequilla es una grasa natural obtenida al batir la parte grasienta de la vaca, es decir, la nata. Por otra parte, la margarina es el resultado del proceso de hidrogenación al que es sometido un aceite vegetal para cambiar su estado líquido a sólido y aumentar su caducidad.

En el año 2010, una revisión de 27 estudios llegó a la conclusión que las grasas saturadas no incrementan el riesgo de enfermedades del corazón

En el año 2010, una revisión de 27 estudios llegó a la conclusión que las grasas saturadas no incrementan el riesgo de enfermedades del corazón

Pros y contras del consumo de mantequilla
La margarina contiene grandes cantidades de omega 6, ácido graso que en excesivas cantidades puede aumentar el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares

Los argumentos principales que han sido utilizados y siguen siendo usados para desaconsejar el consumo de mantequilla, es su elevado contenido de grasas saturadas y de colesterol.

Desde que fueron descubiertas, el colesterol y las grasas saturadas han sido demonizados por sus supuestos efectos negativos en la salud, pero las investigaciones y estudios más recientes han desmentido cualquier relación con el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiacas.

En el año 2010, una revisión de 27 estudios llegó a la conclusión que las grasas saturadas no incrementan el riesgo de enfermedades del corazón, sino más bien que su consumo incrementa el colesterol HDL (colesterol bueno) y transforma el colesterol LDL denso y pequeño (colesterol malo) en LDL ligero y grande (colesterol benigno).

Por lo tanto, las justificaciones esgrimidas en contra de la mantequilla carecen de fundamentos científicos hoy en día.

De hecho, la ciencia ha revelado que el consumo de mantequilla es muy beneficiosos para la salud.

Las justificaciones esgrimidas en contra de la mantequilla carecen de fundamentos científicos hoy en día

Las justificaciones esgrimidas en contra de la mantequilla carecen de fundamentos científicos hoy en día

Diversas investigaciones han comprobado que los productos lácteos ricos en grasas pueden disminuir el riesgo de obesidad, aunque los efectos benéficos de la mantequilla variarán dependiendo de la leche de vaca con que haya sido elaborada.

La leche que produce una vaca alimentada solo con pasto no tendrá las mismas propiedades que la leche de vaca que haya sido alimentada con pienso.

Para comprenderse más fácilmente, la leche de vaca alimentada con pasto tiene nutrientes y sustancias que sobresalen por sus beneficios sobre la salud: contienen butirato, vitamina K2, omega 3 y CLA.

El CLA es un ácido graso que previene el cáncer y ayuda a eliminar la grasa del cuerpo, y la vitamina K2 es esencial para la salud de los huesos.

Pros y contras del consumo de margarina

La margarina se consigue de aceites vegetales como el aceite de soja o el de girasol.

Estos aceites son líquidos a temperatura ambiente, por lo que para elaborar la margarina, una grasa sólida, los aceites deben ser sometidos a un proceso artificial denominado hidrogenación.

Durante el proceso, se utilizan niveles muy altos de temperatura e igualmente altas presiones, hidrógeno y catalizadores de metal que transforman el aceite líquido en aceite sólido (margarina) aumentando así el período de expiración de la grasa.

Pero aún hay más, las grasas insaturadas del aceite son convertidas en grasas trans, una clase de grasas tóxica que ha demostrado incrementar los niveles de colesterol LDL y triglicéridos, disminuye el colesterol HDL y favorece la inflamación y la resistencia a la insulina.

Igualmente, la margarina contiene grandes cantidades de omega 6, ácido graso que en excesivas cantidades puede aumentar el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Después de conocer todos los detalles que nos ha otorgado la ciencia, ¿tiene la margarina alguna propiedad beneficiosa para el organismo?

Las virtudes de la mantequilla son evidentes y han sido confirmadas por la ciencia en gran cantidad de ocasiones

Según diversas investigaciones, el consumo de margarina en el corto plazo se encuentra vinculado con menores niveles de colesterol LDL y colesterol total, pero igualmente reduce los niveles de colesterol HDL.

Sin embargo, los datos siguen siendo confusos, ya que otra buena cantidad de investigaciones han afirmado que disminuir el consumo de grasas saturadas (mantequilla) e incrementar el consumo de grasas vegetales poliinsaturadas (margarina) incrementa el riesgo de muerte en 62 % y el riesgo de muerte por enfermedades cardiacas en 70 %.

¿Conclusión?

Las virtudes de la mantequilla son evidentes y han sido confirmadas por la ciencia en gran cantidad de ocasiones.

Consumir mantequilla es seguro y la mantequilla que proviene de leche de vacas alimentadas a pasto aumenta mucho más sus saludables beneficios.

Al contrario, la margarina tiene efectos negativos que superan con creces la única evidencia positiva de ella: que en el corto plazo disminuye el colesterol LDL y el colesterol total.

La elección es fácil.

.