Manuel Ruiz Zorrilla

Retrato del político español Manuel Ruiz Zorrilla (1833-1895) / Wikimedia

Tal día como hoy… 22 de marzo de 1833 nacía Manuel Ruiz Zorrilla

 

El 22 de marzo de 1833 nacía en El Burgo de Osma (Soria), Manuel Ruiz Zorrilla, uno de los políticos de más fuste del siglo XIX y, quizás precisamente por ello, también de los más injustamente olvidados.

 

CV / Hijo de un comerciante textil, estudió Derecho y Jurisprudencia en la Universidad Central de Madrid, licenciándose en 1857. Se inició en la política durante su época de estudiante, siendo comandante de la milicia nacional y alineándose con el partido progresista. En 1858 fue elegido diputado por la provincia de Soria.

Se inició en la política durante su época de estudiante, siendo comandante de la milicia nacional y alineándose con el partido progresista

Los últimos años del reinado de Isabel II se caracterizaron por un retorno al absolutismo y la privación de libertades. Los progresistas optaron primero por el «retraimiento» -renuncia a cualquier participación y colaboración- y, poco después, por la vía insurreccional, con el objetivo de derrocar a Isabel II. Tras varias tentativas fallidas, participó con el general Prim –líder de los Progresistas- en el Pacto de Ostende (agosto 1866), por el que demócratas –entre los que había republicanos como Castelar o Pi y Margall- y progresistas, se conjuraron para derrocar a la monarquía borbónica. Al añadírseles los unionistas de Serrano en marzo de 1868, la monarquía isabelina entró definitivamente en barrena.

Ruiz Zorrilla se convirtió entonces colaborador de Prim, siguiéndole en sus exilios por Francia, Bélgica e Inglaterra. Participó directamente en la organización de la revolución «Gloriosa», llegando con Prim desde Londres a Cádiz, donde el general proclamó su famoso «¡Viva España con honra!» y declaró la revolución.

 

Sexenio Revolucionario

La carrera política de Ruiz Zorrilla tuvo lugar fundamentalmente durante el Sexenio Revolucionario. Con los gobiernos de Serrano y Prim fue, respectivamente, Ministro de Fomento, y de Gracia y Justicia. Como ministro de Fomento decretó la libertad de enseñanza, inspirada en un ideario liberal y democrático, basado en su profunda convicción de que “Un pueblo no puede ser libre si no tiene educación suficiente para conocer sus derechos y practicarlos con entera conciencia”.

Como ministro de Fomento decretó la libertad de enseñanza, inspirada en un ideario liberal y democrático

También promulgó un decreto de secularización de la riqueza científica, literaria y artística, y de creación de las bibliotecas populares, para que se convirtieran en un espacio de “Difusión del saber entre la mayoría”. Como ministro de Gracia y Justicia, impulsó el recurso de casación, el matrimonio civil y la supresión de la pena de argolla… En 1870 ingresó en la logia Gran Oriente de la masonería…

Con el primer gobierno constitucional presidido por Prim, fue nombrado presidente de las Cortes. Participó en la propuesta de aceptación de la Corona española a Fernando de Coburgo, padre del rey de Portugal Luis I, lo que hubiera supuesto la «Unión Ibérica», el viejo sueño de los liberales progresistas. Tras la oposición de Inglaterra, viajó a Italia para ofrecerle la corona de España al segundo hijo del rey de Italia, Amadeo de Saboya, que sí aceptó.

Tras el asesinato de Prim, fue de nuevo ministro de Fomento con el general Serrano en el primer gobierno de la nueva monarquía

Tras el asesinato de Prim, fue de nuevo ministro de Fomento con el general Serrano en el primer gobierno de la nueva monarquía, a la vez que empezaba a enemistarse de su viejo amigo Sagasta, en disputa por el liderazgo de los progresistas tras la muerte de Prim. En julio de 1871 fue nombrado presidente del gobierno por Amadeo I, pero dimitió tres meses después tras perder una votación. Mientras tanto, estallaba la tercera guerra carlista, la insurrección en Cuba y las conspiraciones borbónicas. Accedió de nuevo a la presidencia del gobierno en junio de 1872, pero en febrero de 1873, el general Serrano le impuso al rey que suspendiera las garantías constitucionales, a lo que este se negó, abdicando. Ruiz Zorrilla intentó convencerle de que siguiera, pero Amadeo I ya estaba literalmente harto…

 

Cánovas envió a Ruiz Zorrilla al exilio

Se retiró entonces de la política, dejando libertad a los suyos para negociar la República. Fue radicalizándose progresivamente, pero no se inmiscuyó en política hasta la segunda mitad de 1874, durante la llamada «dictadura republicana» del general Serrano, dándole su apoyo convencido de que, aunque nunca él mismo había sido republicano, la república era la única salvaguarda de los principios y valores de la revolución «Gloriosa» de seis años antes…

Juró no volver nunca más a España hasta que no se proclamara de nuevo la República, y trató de promover sublevaciones entre los sectores republicanos del ejército

Poco después, tras al pronunciamiento de Martínez Campos y la restauración borbónica, Cánovas envió a Ruiz Zorrilla al exilio. Juró no volver nunca más a España hasta que no se proclamara de nuevo la República, y trató de promover sublevaciones entre los sectores republicanos del ejército, que fracasaron. Enfermo del corazón, aceptó volver a España por imperativo de su médico, no sin proclamar antes que:

“Pensé siempre en morir en el extranjero o entrar en España cuando la República hubiera triunfado (…) La suerte no ha querido dejarme presenciar la victoria de nuestros ideales ni morir en la demanda. Una grave enfermedad me ha inutilizado: los médicos, unánimemente, me imponen un absoluto reposo. No tengo derecho a suicidarme; y como en mi estado de salud no puedo ser útil a la causa, me retiro al seno de mi familia y me decido a prescindir de toda lucha política”.

Regresó a España en 1895, con la intención de pasar sus últimos días en su villa natal de El Burgo de Osma; no llegó a ella. Falleció el 13 de junio de este mismo año en Burgos, en cuyo cementerio fue enterrado… En el año 2009 fue exhumado y, en cumplimiento de su última voluntad, enterrado en El Burgo de Osma.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí