Manuel Vázquez Montalbán

Manuel Vázquez Montalbán / Wikimedia - Autor: Arxiu Aisa

Tal día como hoy… 18 de octubre de 2003 fallecía Manuel Vázquez Montalbán

 

El 18 de octubre de 2003 fallecía en Bangkok (Tailandia), a los 64 años de edad como consecuencia de un como consecuencia de un infarto mientras estaba de tránsito en el aeropuerto de esta ciudad, Manuel Vázquez Montalbán. Ensayista, novelista, poeta, periodista, gastrónomo y militante del PSUC, es uno de los personajes más emblemáticos de la transición y del último cuarto del siglo XX.

 

CV / Nació en Barcelona el 14 de junio de 1939, recién concluida la guerra civil, y se crió y creció en esta misma ciudad durante toda la posguerra, estando toda su obra posterior profundamente marcada por esta etapa. Era hijo de inmigrantes gallegos, siendo su padre un militante comunista que estaba encarcelado cuando nació y al cual no conoció hasta los 5 años de edad.

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona, iniciando allí su actividad política en el PSUC, denominación del partido comunista en Cataluña. Fue detenido en 1962 por apoyar una huelga de los mineros asturianos, y condenado por un consejo de guerra a tres años de prisión, de los cuales cumplió dieciocho meses en la cárcel de Lleida, siendo indultado en 1963. En la cárcel empezó a escribir poesía y proyectos de novelas.

Tras ser excarcelado, se ganó la vida escribiendo artículos para distintas editoriales y medios, entrando en 1965 a participar en la redacción del semanario antifranquista ‘Siglo XX’

Tras ser excarcelado, se ganó la vida escribiendo artículos para distintas editoriales y medios, entrando en 1965 a participar en la redacción del semanario antifranquista ‘Siglo XX’. Poco después empezó a adquirir notoriedad por sus artículos en la revista ‘Triunfo’, con el seudónimo «Sixto Cámara» -un socialista utópico español del siglo XIX- en la sección ‘Crónica Sentimental de España’. Participó también en otros semanarios y periódicos, como ‘Por Favor’, ‘Interviu’ o ‘Telexprés’.

Como novelista escribió varias obras, todas ellas con contenido de crítica social y política, destacando ‘Galíndez’ (1990), ‘Los alegres muchachos de Atzavara’ (2000), o el reportaje periodístico de entrevistas a personajes políticos de la Transición ‘Mis almuerzos con gente inquietante’ (1984). Su mayor éxito de público lo alcanzó con la serie de novelas del detective Carvalho, cuya primera novela fue ‘Tatuaje’ (1974), aunque en realidad es un personaje rescatado de una novela anterior, ‘Yo maté a Kennedy. Impresiones, observaciones y memorias de un guardaespaldas’ (1972).

Vázquez Montalbán nos presenta a Carvalho desde el modelo de la novela negra, pero con continuas alusiones de crítica social, desde el propio personaje y desde la sociedad en que vive, e irá viviendo, desde el tardofranquismo hasta el cambio de siglo. Carvalho es un detective rayano en la cuarentena –que va envejeciendo en las sucesivas novelas- de oscuro pasado y que ha regresado a Barcelona desde los EEUU. Sabemos de él por el presente que es aficionado a la gastronomía y un desengañado política e intelectualmente, que se dedica a quemar libros antes de cenar para ir liquidando su extensa biblioteca de antaño. Y que se gana la vida como detective privado, con una clientela procedente de la alta burguesía catalana de Barcelona.

Vázquez Montalbán nos presenta a Carvalho desde el modelo de la novela negra, pero con continuas alusiones de crítica social

De su pasado se nos va relatando en pequeña dosis que es de origen gallego y que se crió en Barcelona. Fue militante comunista en la universidad y encarcelado por la dictadura franquista. Tras pasar un tiempo en la cárcel, y sin que se sepa muy bien cómo, se traslada a los Estados Unidos y empieza a trabajar como agente de la CIA. Se alude a su participación en la represión anticomunista en Centroamérica y se nos da a entender que era un asesino profesional. A principios de los setenta abandona la CIA y regresa a Barcelona, instalándose como detective.

De los perfiles biográficos de Pepe Carvalho son claramente distinguibles los novelescos de los autobiográficos. En cierto modo, Pepe Carvalho es el alter ego del propio Vázquez Montalbán. Sin duda, y sin desmerecer en absoluto el resto de su obra, se trata de una serie de novelas muy amenas e interesantes de leer.

Manuel Vázquez Montalbán recibió distintos premios a lo largo de su trayectoria, entre ellos Premio Planeta (1979) y el Premio Nacional de las Letras Españolas (1995).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí