Mapas de contaminación atmosférica

La publicación de unos nuevos mapas ofrece a los europeos una visión más cercana de la contaminación atmosférica procedente de fuentes difusas.  El registro europeo tiene por objeto ayudar a los ciudadanos a participar activamente en las decisiones que atañen al medio ambiente.

Mapas de la situación medioambiental en Europa

.

Los 32 nuevos mapas en línea publicados hoy por la Comisión Europea y la Agencia Europea de Medio Ambiente, en estrecha colaboración con el Centro Común de Investigación, que es el servicio científico interno de la Comisión, permiten por primera vez a los ciudadanos europeos localizar las principales fuentes difusas de contaminación atmosférica, como lo son el transporte y la aviación.

Este conjunto de mapas muestra los puntos de emisión de contaminantes tales como los óxidos de nitrógeno o las partículas y viene a complementar los datos que ya ofrece actualmente el Registro europeo de emisiones y transferencias de contaminantes (PRTR en sus siglas inglesas) sobre las emisiones que producen las distintas plantas industriales.

Según el Comisario de Medio Ambiente, Janez Potočnik, «el conocimiento es fundamental para dar credibilidad a nuestras acciones. Ofrece también importante información a nuestros ciudadanos. Estos mapas demuestran la voluntad inequívoca de que todo el mundo pueda comprender mejor de dónde procede la contaminación atmosférica».

Por su parte, la profesora Jacqueline McGlade, Directora ejecutiva de la Agencia Europea de Medio Ambiente, ha afirmado que «la contaminación atmosférica constituye una grave amenaza para la salud, particularmente en el caso de los grupos de mayor riesgo, como los niños o las personas con enfermedades respiratorias. Al informar a los ciudadanos de la contaminación atmosférica que producen en sus lugares de residencia el transporte, los hogares y otras diversas fuentes, los nuevos mapas les permiten tomar medidas y exigir a las autoridades las mejoras necesarias».

El E-PRTR, que se lanzó en 2009 para mejorar el acceso a la información medioambiental, contenía ya datos facilitados por algunas instalaciones industriales (fuentes puntuales). A ellos se añade a partir de hoy información sobre las emisiones procedentes del transporte por carretera, del transporte marítimo, de la aviación, de la calefacción de los edificios, de la agricultura y de las pequeñas empresas (fuentes difusas).

Las fuentes difusas de contaminación se encuentran muy extendidas y/o se concentran en zonas de alta densidad de población. En las ciudades, concretamente, el gran número de pequeñísimas emisiones procedentes de los hogares y de los vehículos representan juntas una enorme fuente difusa de contaminación.

El nuevo paquete de 32 mapas permite a los europeos ver a una escala de 5 km por 5 km en qué puntos se emiten los contaminantes, indicando con detalle las fuentes de óxidos de nitrógeno (NOX), de óxidos de azufre (SOX), de monóxido de carbono (CO), de amoníaco (NH3) y de partículas (PM10).

.

¿Qué muestran los mapas?

Aunque hay suministradores nacionales y europeos que ya ponen a disposición del público datos sobre la calidad del aire1, esos datos no facilitan información sobre las diversas fuentes de contaminación.Los nuevos mapas, por el contrario, hacen tomar conciencia de las emisiones locales de contaminantes atmosféricos y permiten a los ciudadanos observar de cerca la situación concreta del barrio en el que viven. Además, los datos que proporcionan estos mapas pueden ser utilizados por los expertos en el tema de la calidad del aire para sus tareas de modelización y, con ellas, para la evaluación de las consecuencias ambientales que tienen las emisiones locales.

En lo que atañe a la distribución territorial de las emisiones, los mapas ponen de manifiesto, por ejemplo, que en el valle del Po en Italia, en la Bretaña francesa y en los países del Benelux hay extensos puntos negros de emisiones de amoníaco (NH3) procedentes de la agricultura. Esto es grave porque los altos niveles de emisiones de amoníaco dañan el medio ambiente al contribuir a la acidificación y eutrofización del suelo y del agua dulce.

Los mapas muestran también el alcance que tienen en las grandes zonas urbanas y en las principales redes de carreteras las emisiones de NOX y de PM10 procedentes del transporte por carretera. Este transporte, en concreto, contribuye de forma significativa a los niveles de PM10 que contiene el aire que respiramos en las ciudades.

.

Noticia patrocinada por EducaciOnline

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí