Marco Aurelio

Busto de Marco Aurelio. Gliptoteca de Múnich. / Wikimedia

Tal día como hoy… 17 de marzo del año 180 fallecía Marco Aurelio

 

El 17 de marzo del año 180, o el día de su equivalente en el antiguo calendario romano, fallecía en Vindebona, actual Viena (Austria), a los 59 años de edad, el emperador romano Marco Aurelio. Fue el último de los grandes emperadores y se le conoció como el emperador «filósofo». Tras él, empezó la decadencia.

 

CV / Había nacido en Roma el año 121, en el seno de una familia patricia hispana relacionada con el emperador Adriano, también del mismo origen. Ya de niño llamó la atención de Adriano –emperador también de amplísima cultura- por su extraordinaria inteligencia. Durante el reinado de Antonino Pío empezó a desempeñar cargos públicos en Roma y, a su muerte, en el 161, fue nombrado emperador junto con su amigo Lucio Vero. A la muerte de éste, ocho años después, siguió gobernando en solitario, aunque asociando en sus últimos años al gobierno a su hijo Cómodo.

Ya de niño llamó la atención de Adriano –emperador también de amplísima cultura- por su extraordinaria inteligencia

Marco Aurelio era un hombre instruido, que conocía la lengua griega y había leído a los clásicos. Filosóficamente se enmarca dentro de la corriente de los estoicos y una de sus mayores preocupaciones era precisamente la organización y gestión de un buen gobierno, algo que tuvo la oportunidad de poner en práctica durante los casi 19 años en que fue emperador. Su obra más conocida es ‘Meditaciones’, que escribió durante sus campañas militares. Se trata de un conjunto de reflexiones escritas como notas para su propia guía personal, en las cuales tiene especial significación su concepción del gobierno como un servicio y un deber.  La obra fue publicada en 1558 en Zúrich, transcrita de un manuscrito hoy en día perdido, una copia del cual se encuentra en los Museos Vaticano. Fue sin duda el más intelectual de los emperadores, y probablemente también el más honesto.

A su pesar, una buena parte de los 19 años de su reinado los tuvo que pasar en largas campañas militares, en Oriente contra los partos, y en Germania contra las primeras invasiones. Bajo la dinastía de los Antoninos Roma había conocido un periodo de paz interior y prosperidad bastante dilatado. Con Trajano el Imperio había llegado a su máxima extensión geográfica, incorporando Dacia (Rumanía) y Mesopotamia. Estas expediciones militares dejaron una situación muy económica muy maltrecha, a la vez que Roma no se vio en condiciones de controlar efectivamente algunas de las nuevas conquistas. Su sucesor, Adriano, se retiró de la mayor parte de Mesopotamia. Renunció también seguir avanzando en Britania, retirándose más o menos hasta la frontera actual con Escocia y construyendo un muro defensivo.

La mayoría de historiadores han considerado a Marco Aurelio el último emperador de la época dorada del Imperio romano

Fue precisamente el abandono de Mesopotamia el origen de la primera guerra larga que tuvo que sostener Marco Aurelio. Al abandonarla los romanos, fue retomada por un reconstruido y poderoso Imperio parto, que en tiempos de Marco Aurelio amenazó directamente las provincias orientales romanas en Asia. Marco Aurelio consiguió vencer a los partos y Roma pudo mantener más o menos seguras sus fronteras orientales. Pero pronto surgió un nuevo problema, esta vez en las fronteras del norte, en Germania, donde los pueblos germanos amenazaban directamente las posesiones romanas al norte de los Alpes. También consiguió vencerlos, retrasando casi un siglo el comienzo de las invasiones bárbaras.

La mayoría de historiadores han considerado a Marco Aurelio el último emperador de la época dorada del Imperio romano. A su muerte, Roma empezó a experimentar un lento declive que se agudizó en el siglo III con las primeras invasiones y saqueos, y aunque experimentó un leve momento de recuperación con Diocleciano, ya nunca volvió a ser lo que había sido.

Quizás su mayor error fue nombrar heredero a su hijo Cómodo, un individuo psíquicamente desequilibrado que sumió a Roma en una fuerte crisis

Quizás su mayor error fue nombrar heredero a su hijo Cómodo, un individuo psíquicamente desequilibrado que sumió a Roma en una fuerte crisis. Se ha especulado mucho sobre el porqué de esta decisión, ya que entre los romanos los hijos naturales no solía suceder a sus padres, sino que la sucesión se llevaba a cabo mediante el procedimiento formal de la adopción. Y tampoco parece que tuviera en mente establecer una monarquía hereditaria. Más bien parece que no tenía a nadie más a mano.

En la famosa película ‘Gladiator’ (2000), el director Ridley Scott hace morir a Marco Aurelio asesinado por su hijo Cómodo, un extremo que no parece que se sustente en ninguna base histórica, aunque si transmite la idea de que después de Marco Aurelio se inició la decadencia de Roma.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí