Margarita Salas: una vida dedicada a la ciencia

“La mujer ocupará, en un futuro no muy lejano, el puesto que le corresponde según su trabajo y capacidad”, aseguraba / UPM

Margarita Salas, referente de la ciencia española, pionera en biología molecular y bioquímica y doctora honoris causa por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), falleció ayer a los 80 años.

 

UPM / Era, sin duda, uno de los referentes de la investigación en España. Discípula de Severo Ochoa, pionera en el ámbito de la biología molecular y la bioquímica, ámbitos en los que sus estudios sobre la replicación del ADN marcaron un antes y un después, y doctora honoris causa por la UPM, Margarita Salas ha fallecido a los 80 años tras una vida dedicada a la ciencia y la investigación.

Era, sin duda, uno de los referentes de la investigación en España. Discípula de Severo Ochoa, pionera en el ámbito de la biología molecular y la bioquímica

Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid se doctoró en Bioquímica por la misma universidad, una decisión en la que influyó el Nobel español Severo Ochoa, amigo de su padre y del que fue discípula desde que lo conociese cuando cursaba el tercer año de carrera. Gracias a él, Margarita Salas decidió ampliar sus estudios en la Universidad de Nueva York, donde fue alumna del científico español durante tres años (entre 1964 y 1967).

A lo largo de su carrera, la investigadora a española, doctora honoris causa por la Universidad Politécnica de Madrid, obtuvo diversas patentes, una de ellas, la de su método con phi29 DNA polimerasa sigue siendo a día de hoy la más rentable que jamás haya presentado el CSIC. Entre 2003 y 2009, representó más de la mitad de los derechos de autor de la organización, devolviendo millones de dólares en inversión a la investigación financiada con fondos públicos, y permitiendo a Salas y a su equipo hacer nuevos avances en genética.

Investigadora de gran visibilidad pública, Margarita Salas siempre mostró un gran compromiso con la promoción de la ciencia y el papel en ella de las mujeres

Investigadora de gran visibilidad pública, Margarita Salas siempre mostró un gran compromiso con la promoción de la ciencia y el papel en ella de las mujeres. “La mujer ocupará, en un futuro no muy lejano, el puesto que le corresponde según su trabajo y capacidad”, aseguraba en la jornada “Las Mujeres en la Universidad. Un siglo de vida”, que inauguró en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Y también en este campo, ella fue un ejemplo. “Cuando empecé mi doctorado en 1961 casi no había mujeres investigando en España. Se pensaba que no estábamos capacitadas para hacer investigación. Ahora superan a los hombres que empiezan un doctorado en nuestros laboratorios”, declaraba al recoger los dos premios que en junio de este año recibía de manos de la Oficina Europea de Patentes: al Inventor Europeo 2019 en la categoría de ‘Logro de toda una vida’ por haber puesto la secuenciación de ADN al alcance de muchos más investigadores y científicos; y el premio en la categoría de ‘Premio Popular’, concedida por el público.

 

Gran trayectoria investigadora

Entre sus premios y distinciones se encuentran el Severo Ochoa de Investigación de la Fundación Ferrer (1986), Carlos J. Finlay de UNESCO (1991), Rey Jaime I de Investigación (1994), Medalla Principado de Asturias (1997), Premio a los Valores Humanos del Grupo Correo (1998), Premio de Investigación de la Comunidad de Madrid (1998), Premio México de Ciencia y Tecnología (1998), Medalla de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (1999), Premio Helena Rubinstein-UNESCO “Women in Science”, (1999), Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal (1999), Española Universal por la Fundación Independiente (2000) y Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid (2002).

Fue la primera española en ser nombrada miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (año 2007), un reconocimiento del que decía estar muy orgullosa

Es además Doctora Honoris Causa por las Universidades de Oviedo (1996), Politécnica de Madrid (2000), Extremadura (2002), Murcia (2003) y Cádiz (2004). Tiene la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (2003), el Premio Internacional de Ciencia e Investigación de la Fundación Cristóbal Gabarrón (2004), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2005), Medalla de Honor de la Universidad Complutense de Madrid (2005).

Salas fue, además, la primera española en ser nombrada miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (año 2007), un reconocimiento del que decía estar muy orgullosa. Fue también miembro de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO, desde 1983), Academia Europaea (desde 1988), Academia Americana de Microbiología (desde 1996), Academia Europea de Ciencias y Artes (desde 1997) y Presidenta del Instituto de España (1995-2003).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí