Más de 1.800 kilómetros para encontrar alimento

Petrel de Bulwer. Foto: Javier Gómez Aoiz.

El petrel de Bulwer, una pequeña ave marina amenazada y con colonias de cría en el archipiélago canario, llega a recorrer más de 1.800 kilómetros hasta las islas Azores en su ruta de alimentación. Así se desprende de los datos de la monografía Migración y ecología espacial de la población española de petrel de Bulwer, basada en las investigaciones desarrolladas de 2010 a 2018 bajo la dirección del catedrático Jacob González-Solís por el Grupo de Ecología de Aves Marinas de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la UB. 

 

UB / El nuevo trabajo desvela las rutas migratorias y las zonas de invernada del petrel de Bulwer y se ha desarrollado en la colonia de cría del islote canario de Montaña Clara, al norte de Lanzarote.

El nuevo trabajo se ha desarrollado en la colonia de cría del islote canario de Montaña Clara, al norte de Lanzarote

Con los datos obtenidos de 105 aves equipadas con geolocalizadores (GPS y GLS), 59 rutas completas de alimentación y 48.597 posiciones geográficas, es el estudio científico más completo publicado hasta la fecha sobre la ecología espacial, la dieta y el patrón diario y anual de desplazamientos del petrel de Bulwer.

El nuevo volumen es la cuarta monografía del programa Migra, impulsado por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola España. En la monografía, que  tiene como primera autora a Marta Cruz Flores, investigadora de la UB-IRBio y coordinadora del Grupo Ibérico de Aves Marinas (GIAM) de SEO/BirdLife, también participan Raül Ramos, Mariona Sardà-Serra, Sofía López y Teresa Militão (UB-IRBio).

 

En la lista roja de las aves amenazadas en el país

La mayor parte de la población global del petrel de Bulwer (Bulweria bulwerii) habita en el océano Pacífico. En el Atlántico, esta ave marina se reproduce de forma regular en los archipiélagos de las Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde. Esta especie, que pasa la mayor parte del año en alta mar, se acerca a tierra —sobre todo a acantilados y pedreras— durante el período reproductor.

Esta especie, que pasa la mayor parte del año en alta mar, se acerca a tierra —sobre todo a acantilados y pedreras— durante el período reproductor

Actualmente, la depredación por mamíferos introducidos (ratas y gatos), la pérdida del hábitat natural por la urbanización costera y la contaminación marina y también lumínica —que desorienta a las aves en el vuelo— son las amenazas principales para esta especie, catalogada en peligro según el Libro rojo de las aves de España y con cerca de 1.000 parejas reproductoras en territorio nacional.

 

¿Dónde están los petreles a lo largo del año?

El nuevo estudio confirma las dos grandes estrategias migratorias descritas para las poblaciones de petrel de Bulwer durante la época de invernada: una dirigida al Atlántico central y otra al Atlántico sur, y siempre en aguas estrictamente oceánicas y alejadas de las plataformas continentales.

De noviembre a febrero, los petreles se encuentran exclusivamente en estas zonas de invernada a las que regresan cada año. En general, las aves que invernan en el Atlántico central muestran un desplazamiento migratorio de ida y vuelta hacia una única área de invernada (entre 20° N y 10° S de latitud). En el caso de la población que inverna en el Atlántico sur, las aves intercalan periodos migratorios con hasta cinco paradas (superando los 15° S y ocasionalmente los 30° S).

 

Machos y hembras incuban por turnos el único huevo de la puesta

Durante la época de cría —entre mayo y agosto—, el petrel se desplaza para buscar alimento en torno a las islas Canarias —frente a la plataforma continental de Marruecos y el Sáhara Occidental— y llega a alcanzar las Azores. Suelen ser desplazamientos sobre aguas oceánicas —donde habitan las presas— y son viajes de ida y vuelta a la colonia de cría. Machos y hembras se alternan en turnos de hasta quince días para poder incubar el único huevo de la puesta, una estrategia que les permite cubrir grandes distancias de hasta 2.000 kilómetros para alimentarse.

El petrel está en vuelo un período similar de tiempo de día y de noche, y no se encuentran diferencias entre sexos respecto al tiempo, las áreas de distribución y las distancias recorridas

Después de la eclosión del huevo —tras unos 45 días de incubación—, el polluelo debe ser alimentado con cierta frecuencia y las rutas de alimentación se reducen a la mitad de su extensión habitual. En ambas fases (incubación y cría), el petrel está en vuelo un período similar de tiempo de día y de noche, y no se encuentran diferencias entre sexos respecto al tiempo, las áreas de distribución y las distancias recorridas.

El desarrollo de las técnicas de geolocalización también permite conocer la actividad diaria de las aves a lo largo del año. Así pues, los petreles de Bulwer suelen descansar en la superficie del mar durante el día y tienen hábitos nocturnos de alimentación. En concreto, se alimentan de presas —peces, pequeños cefalópodos y algunos crustáceos— que se desplazan a la superficie marina para alimentarse durante el crepúsculo o la noche.

 

El desafío de mejorar la gestión medioambiental en los ecosistemas marinos

Las amenazas para los petreles de Bulwer en alta mar son todavía inciertas, pero no cabe duda de que el efecto del cambio climático en los océanos es una de ellas. Para poder modelizar la influencia futura del calentamiento global en esta especie —sus poblaciones tropicales serán las primeras en verse afectadas—, es imprescindible conocer con detalle la distribución actual de las poblaciones de petrel de Bulwer. Así pues, propiciar la buena gestión medioambiental de las aguas oceánicas donde habitan dichos petreles a lo largo del año será un elemento decisivo para mejorar la conservación futura de esta especie en peligro.

Las amenazas para los petreles de Bulwer en alta mar son todavía inciertas, pero no cabe duda de que el efecto del cambio climático en los océanos es una de ellas

La monografía Migración y ecología espacial de la población española de petrel de Bulwer se presenta este viernes, 15 de noviembre, en el marco del XXIV Congreso Español y VII Ibérico de Ornitología que acoge la ciudad de Cádiz del 13 al 17 de noviembre. En la presentación participarán Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife; el catedrático Jacob González-Solís, y la experta Marta Cruz Flores, miembros del Grupo de Ecología de Aves Marinas (UB-IRBio).

Como se recordará, este equipo de investigación del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales (UB-IRBio) también participó en la monografía Migración y ecología espacial de las poblaciones españolas de pardela cenicienta, publicada en 2018 y elaborada en colaboración con el IMEDEA y SEO/BirdLife.

Referencia bibliográfica: 
Cruz-Flores, M.; Ramos, R.; Sardá-Serra, M.; López-Souto, S.; Militão, T. y González-Solís, J. 2019. Migración y ecología espacial de la población española de petrel de Bulwer. Monografía n.º 4 del programa Migra. SEO/BirdLife. Madrid. https://doi.org/10.31170/0070

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí