Masacre de Múnich

Los ataúdes de diez atletas israelíes asesinados en la masacre se alinean a bordo de los coches de mando durante una ceremonia conmemorativa en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión antes del entierro de los difuntos en los cementerios locales de sus respectivos lugares de residencia. / Wikimedia - Fuente: https://www.flickr.com/photos/government_press_office/7710075750/

Tal día como hoy… 5 de septiembre de 1972 se producía el atentado en los Juegos Olímpicos de Múnich

 

El 5 de septiembre de 1972 los Juegos Olímpicos de Múnich se teñían de luto con el asesinato de 11 atletas y entrenadores israelíes a manos de un comando terrorista de la organización palestina Septiembre Negro, que los había secuestrado unas horas antes. Se conoció como la masacre de Múnich.

 

CV / Los juegos de Múnich se plantearon en Alemania como una reconciliación del país consigo mismo en relación a los Juegos Olímpicos. Los anteriores habían tenido lugar en Berlín en 1936, en un ambiente de propagandismo y exaltación del nazismo por parte de los jerarcas nazis. Hacía 36 años, pero los ecos seguían pendientes y eran los primeros que organizaba una ciudad alemana desde entonces. Se pretendió que fueran unos juegos de amistad, algo a la manera de la antigua tregua olímpica durante la celebración de los juegos en la antigua Grecia.

Se pretendió que fueran unos juegos de amistad. Las normas de seguridad y vigilancia policial se relajaron enormemente para dar esa imagen de libertad y convivencia

Las normas de seguridad y vigilancia policial se relajaron enormemente para dar esa imagen de libertad y convivencia. La delegación israelí había presentado una protesta desde un primer momento, y se le respondió por parte de las autoridades alemanas que se intensificaría la vigilancia en la zona donde su delegación residía en la villa olímpica. Corría la segunda semana de los juegos y una de las grandes sensaciones era el nadador Marc Spitz, norteamericano, pero judío a su vez.

En Oriente Medio el conflicto entre árabes e israelíes estaba en su punto álgido, complicado además por la guerra abierta entre Jordania y los refugiados palestinos de la OLP. Una nueva organización terrorista palestina, particularmente violenta, había surgido a raíz de estos hechos, «Septiembre Negro».

En la madrugada del día 5 de septiembre, ocho terroristas palestinos disfrazados de atletas, ataviados con indumentaria deportiva y llevando pistolas y granadas ocultas, treparon por la valla que rodeaba la villa olímpica. Eran las 4:40h y simularon ser atletas que se habían ido de juerga sin el permiso de sus entrenadores y que regresaban de incógnito. Fueron ayudados por unos atletas de la delegación norteamericana que, probablemente, sí acababan de regresar de una noche de juerga.

Eran las 4:40h y simularon ser atletas que se habían ido de juerga sin el permiso de sus entrenadores y que regresaban de incógnito

Tras acceder a la villa olímpica, los ocho terroristas se dirigieron a las dependencias de la delegación israelí, siendo sorprendidos por el entrenador del equipo de lucha, que se abalanzó sobre ellos dando el grito de alarma. En la confusión que se creó el entrenador de lucha fue abatido, junto a otro deportista israelí. Nueve consiguieron escapar y otros ocho se escondieron: nueve quedaron secuestrados en manos de los terroristas. Por la ventana tiraron octavillas con sus peticiones: Se trataba de Septiembre Negro, exigían la liberación de 236 presos palestinos que estaban en cárceles israelíes, además de la de los terroristas alemanes de la RAF, Ulrike Meinhof y Andreas Baader. Luego se supo que para la operación, Septiembre Negro recibió ayuda logística de grupos neonazis alemanes. Si no se accedía a sus peticiones, asesinarían a los rehenes. Israel se negó en redondo a negociar.

Finalmente se produjo un tiroteo. Murieron once israelíes y cinco terroristas. Los otros tres terroristas fueron detenidos y encarcelados

A las 18h los terroristas plantearon una nueva exigencia: un avión que les llevara, a ellos y a los rehenes, a El Cairo. En el trayecto de la villa olímpica hasta los helicópteros que deberían trasladarlos al aeropuerto, se dispuso el operativo de los francotiradores de élite de la policía alemana. Por un incomprensible error, pensaban que se trataba solamente de 5 terroristas, cuando en realidad eran ocho. Finalmente se produjo un tiroteo. Murieron once israelíes y cinco terroristas. Los otros tres terroristas fueron detenidos y encarcelados, pero se les liberó a los dos meses canjeándolos por los  rehenes de un avión de Lufthansa.

Los servicios secretos israelíes organizaron como revancha las operaciones «Primavera de Juventud» y «Cólera de Dios», para acabar con los tres autores y con los organizadores. La mayoría fueron abatidos en los años siguientes.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí