Mata Hari

Su singular cabello negro y su exótica belleza favorecieron la construcción de su personaje / Wikimedia

Tal día como hoy… 7 de agosto de 1876 nacía Mata Hari

.

El 7 de agosto de 1876 nacía en Leeuwarden (Holanda) Marghareta Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari, la bailarina exótica y espía que pasó a la historia por una biografía en la que se entrecruzan el misterio, la intriga, el erotismo, el glamour, la sordidez y la lucha por la supervivencia.

.

En 1902 Marghareta se convirtió en Mata Hari, una princesa balinesa / Mata Hari en París. Wikimedia . Autor: Lucien Walery

CV / La figura de Mat Hari es un mito construido sobre el sórdido escenario de retaguardia de la I Guerra Mundial, donde la alta oficialidad y los políticos se divertían entre intrigas con champagne y prostitutas de lujo, mientras sus soldados morían a miles en las trincheras o en el campo, devorados por las ratas y los chinches o asesinados por las balas enemigas luchando por la «Patria». Los materiales para la construcción del mito fueron aportados, en parte por ella misma, y el resto por los elementos propios del escenario en que se desenvolvió, ya de por sí susceptibles de fabulaciones, debidamente adobados por la tenacidad humana hacia la mitomanía.

Era hija de un matrimonio de sombrereros holandeses que se divorciaron cuando era todavía una niña. Empezó a estudiar magisterio, pero fue expulsada de la escuela al descubrirse el affaire que mantenía con uno de los directivos del centro. A los 19 años se casó por correspondencia con un militar alcohólico 20 años mayor que ella destinado a Java. Allí se familiarizó con aspectos de la cultura oriental que luego le resultaron de suma utilidad. El matrimonio tuvo dos hijos, un niño y una niña. El niño murió por causas no aclaradas, especulándose desde la sífilis que le habrían transmitido sus padres, hasta el posible envenenamiento de un sirviente oriental en venganza por los malos tratos que recibía. Fuera como fuere, la muerte del hijo acabó con lo poco que quedaba del matrimonio.

En 1902 regresó a Holanda, tramitó su divorcio y Marghareta se convirtió en Mata Hari, una princesa balinesa que se ganaba la vida representando bailes orientales exóticos. Su singular cabello negro y su exótica belleza favorecieron la construcción de su personaje al pairo de la difusa popularización de la cultura oriental que se estaba extendiendo en Europa en aquellos tiempos. Se consolidó como bailarina exótica triunfando en la Meca del Glamour, París. Se sabe que ejerció de cortesana con altos personajes de la política y del ejército. Como curiosidad, no parece que llegara a realizar nunca un streap-tease completo, sino que se vestía con un body del color de la piel que, en la penumbra del espectáculo, producía esta sensación entre los ávidos espectadores.

.

Acusada de espionaje a favor del enemigo

Cuando estalló la I Guerra Mundial, Mata Hari tenía 38 años y estaba en plena decadencia profesional. Los bailes exóticos se habían generalizado y se había visto obligada a hacer de escort con más frecuencia para poder mantener su tren de vida. Fue entonces cuando se empezó a urdir la trama de la espía.

En una de sus estancias en Ámsterdam trabó contacto con un tal Kraemer, que la reclutó como la agente H-21 de los servicios de espionaje del Káiser

Parece ser que en una de sus estancias en Ámsterdam trabó contacto con un tal Kraemer, que la reclutó como la agente H-21 de los servicios de espionaje del Káiser, que pagarían sus cuantiosas deudas a cambio de información. Sus contactos como cortesana le llevaron hasta Georges Ladoux, del contraespionaje francés, quien más bien parece que provocó tal relación porque sospechaba previamente de ella. En 1916 se enamoró perdidamente de un oficial ruso que estaba de servicio en Francia, aunque parece también muy probable que fuera un señuelo puesto por el propio Ladoux, ya que a la postre, dicha relación fue la causa indirecta de su detención, debido a un permiso para desplazarse al frente para visitarle, en el cual recibió un mensaje alemán cifrado en una clave que los alemanes sabían perfectamente que los franceses conocían sobradamente. Entonces fue detenida y acusada de espionaje a favor del enemigo.

El juicio, como todo juicio militar y más en la I Guerra Mundial, fue una parodia grotesca. Las pruebas estaban lejos de ser concluyentes, y la información que pudo pasar, irrelevante. Pero fue acusada de haber causado la muerte de miles de soldados franceses en el frente, precisamente en unos momentos en que se estaba fusilando por insubordinación a cientos de ellos. Se había decidido que hacía falta un chivo expiatorio y le tocó a ella. Fue fusilada en Vincennes el 15 de octubre de 1917.

Todavía no se sabe qué espió realmente Mata Hari, ni siquiera si el agente H-21 fue una invención de Mata Hari como esta misma había sido una construcción de Margharetta Zelle. Tampoco si fueron los mismos alemanes quienes la hicieron caer para cubrir a alguien acaso más importante.  Lo que sí parece probado es que nunca fue consciente de los riesgos en que estaba incurriendo. Eso sí, fabricó una leyenda que todavía hoy pervive, la de una mujer fatal que no lo fue por vocación, sino por necesidad.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí