Medidas para flexibilizar la política monetaria

¿Para qué flexibiliza el BCE su política monetaria?

.

Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo (BCE), debate este lunes 23 de marzo con los eurodiputados de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios sus más recientes medidas para flexibilizar la política monetaria y así combatir la crisis. A principios de mes, el BCE comenzó a comprar deuda pública para rebajar los tipos de interés, reavivar la inflación e impulsar el crecimiento.

.

El programa de compra de activos es la última y más controvertida iniciativa, en el marco de las conocidas como medidas no convencionales de política monetaria, que el BCE ha adoptado al no poder seguir bajando sus tipos de interés.

Aunque el BCE haya bajado tipos hasta niveles próximos a cero de manera que el dinero es muy barato para los bancos, estos últimos siguen sin dar crédito

Aunque el BCE haya bajado tipos hasta niveles próximos a cero de manera que el dinero es muy barato para los bancos, estos últimos siguen sin dar crédito, las empresas continúan sin invertir, y el gasto de los ciudadanos aún no despega. La combinación de escasez de gasto e inversiones se traduce en una inflación peligrosamente reducida, y un crecimiento económico débil o inexistente.

Ante esta situación, el BCE ha buscado otras vías de inyectar dinero en la economía y comprar deuda pública y privada (el denominado quantitative easing) es una de ellas.

Un bono es una promesa del emisor de repagar la deuda con intereses al prestamista o comprador del bono. Cuando los compradores de bonos escasean, los emisores de deuda se ven obligados a ofrecer tipos de interés elevados para lograr vender sus bonos.

Con el programa de compra de activos, el BCE ha declarado su intención de comprar grandes cantidades de deuda pública y privada. Al hacer su aparición en el mercado como un gran prestamista, los tipos de interés de la deuda pública ya comienzan a bajar, lo que facilita la financiación de los gobiernos en apuros.

.

Imprimir dinero

Al comprar deuda pública y privada en los mercados secundarios, el BCE de hecho está imprimiendo dinero: el efectivo termina en las cuentas bancarias de las instituciones y las personas que han vendido al BCE estos activos. El BCE espera quienes le han vendido estos bonos aprovechen el dinero embolsado para invertir en actividades más arriesgadas, en impulsar el crecimiento, el empleo y la inflación.

La Reserva Federal de Estados Unidos y sus homólogos de Japón y Reino Unido ya llevan tiempo comprando activos de los sectores público y privado. Ahora se les une el BCE, el último gran banco central en dar este paso.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí