Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta a cerca de 121 millones de personas en todo el mundo y es una de las principales causas de discapacidad. Menos del 25% de quienes padecen depresión tienen acceso a un tratamiento efectivo.

Nuevos hallazgos sobre los antidepresivos podrían mejorar el tratamiento de la depresión

.

Investigadores del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres (Reino Unido) financiados con fondos de la Unión Europea han logrado descubrir en un modelo humano cómo crean los antidepresivos nuevas neuronas. Este hallazgo facilitará la creación de fármacos más eficientes y mejores contra la depresión.

El estudio forma parte del proyecto MOODINFLAME, financiado mediante el área temática «Salud» del Séptimo Programa Marco (7PM).

Estudios anteriores habían demostrado que los antidepresivos producen nuevas neuronas, pero hasta ahora se desconocía cómo se producía este mecanismo.

El estudio, sobre el que se ha publicado un artículo en la revista Molecular Psychiatry, muestra cómo los antidepresivos regulan el receptor de glucocorticoides (GR), una proteína clave en la respuesta al estrés. El estudio también indica que todos los tipos de antidepresivos dependen del GR para crear nuevas neuronas, pues entre sus funciones está la de activar genes concretos que convierten células madre inmaduras en neuronas maduras.

La fluoxetina se ha popularizado con su nombre comercial más extendido: Prozac.

Christoph Anacker, autor principal del estudio, indicó que: «Hemos sido capaces de mostrar por primera vez en un modelo relevante desde el punto de vista clínico que los antidepresivos producen más células madre y también aceleran su transformación en neuronas adultas. Además, es la primera vez que se demuestra que las hormonas del estrés, que normalmente se encuentran en grandes concentraciones en los pacientes depresivos, ejercen el efecto opuesto.

Al aumentar la cantidad de células nuevas en el cerebro humano adulto, los antidepresivos contrarrestan los efectos dañinos de las hormonas del estrés y permiten sobreponerse a anomalías encefálicas que pueden ser causa del decaimiento anímico o la pérdida de memoria característicos de la depresión.»

.

Efectos de los antidepresivos en las neuronas

Esta investigación es la última de una serie de proyectos sobre la función del GR en la depresión realizados en el Laboratorio de Estrés, Psiquiatría e Inmunología (SPI-lab) del King’s College de Londres. El equipo científico utilizó en la investigación indicada células madre del hipocampo humanas (la fuente de células nuevas en el encéfalo humano) para comprobar «en una placa» qué tipo de efecto producían los antidepresivos en neuronas humanas.

Estudios recientes han demostrado que en pacientes deprimidos se observa un freno del proceso denominado «neurogénesis», lo que implica que padecen una reducción en la formación de nuevas neuronas. Una neurogénesis reducida puede contribuir a que aparezcan los síntomas psicológicos y discapacitantes de la depresión indicados antes.

Es necesario dar con nuevos tratamientos antidepresivos eficaces, máxime teniendo en cuenta que cerca de la mitad de los afectados no logra superar la depresión con los tratamientos actuales, por lo que no cabe duda de que la identificación de nuevos mecanismos pertinentes constituye un paso en la dirección adecuada.

MOODINFLAME es un proyecto científico médico a gran escala realizado por un consorcio de dieciocho socios de Bélgica, Bulgaria, Alemania, Irlanda, Francia, Italia, Países Bajos, Austria, Suecia y Reino Unido.

La existencia de trastornos depresivos en la infancia comenzó a abordarse en la literatura médica a partir de la década de los años setenta.

Sus principales metas son el desarrollo de análisis de sangre y escáneres encefálicos destinados a, por un lado, identificar inflamaciones crónicas leves en pacientes con trastornos del ánimo o en personas con riesgo de sufrir trastornos del ánimo importantes (niños) y, por otro, tratar a pacientes y personas que pueden padecer trastornos del ánimo graves con medicamentos antiinflamatorios.

En el proyecto también se estudiarán modelos animales (sobre todo ratones y ratas) de los trastornos del ánimo más importantes, como animales con inflamación de bajo grado encefálica, y estudiar a fondo todo tipo de mecanismos encefálicos anómalos antes de comprobar distintas posibilidades de corrección mediante fármacos.

Christoph Anacker indicó: «El descubrimiento de la importancia del receptor de glucocorticoide en la creación de neuronas nuevas nos permitirá utilizar este sistema nuevo de células madre para modelar enfermedades psiquiátricas en el laboratorio, probar nuevos compuestos y desarrollar fármacos antidepresivos específicos mucho más efectivos. No obstante, es importante que primero se estudien todos los efectos posibles del aumento de la neurogénesis en el comportamiento de los humanos.»


Share