Los resultados muestran la importancia de los metadatos telefónicos para extraer información muy precisa sobre la vida de la gente

Investigadores de EEUU descubren que incluso los registros telefónicos más básicos revelan información muy personal

.

Un estudio a gran escala realizado por la Universidad de Stanford ha demostrado que los metadatos telefónicos recabados por la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA) vulneran la privacidad de los ciudadanos.

.

Cordis / La idea de los metadatos no formó parte del acervo común hasta que Edward Snowden desveló en 2013 que la NSA se dedicaba a recopilar enormes cantidades de metadatos relacionados con llamadas telefónicas personales. Estas revelaciones desataron un escándalo político sobre la privacidad a ambos lados del Atlántico. La administración de los Estados Unidos declaró en 2013, tras las revelaciones, que la recopilación de metadatos «no permite a la administración realizar escuchas telefónicas».

© Shutterstock

© Shutterstock

Un equipo de científicos informáticos de la Universidad de Stanford decidió comprobar la veracidad de esta afirmación recopilando sus propios metadatos y logró desvelar información muy importante sobre algunos de los voluntarios del estudio. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

A diferencia de la NSA, el equipo al cargo de la investigación obtuvo los datos tras lograr el consentimiento de más de ochocientas personas que se instalaron una aplicación para Android llamada MetaData. Una vez instalada en un smartphone, esta aplicación obtiene los números de teléfono de cada llamada y mensaje de texto tanto entrantes como salientes y la hora a la que se realizaron. La aplicación también recopiló datos de las cuentas de Facebook de los participantes, información empleada por el equipo para verificar la precisión de los resultados. Los investigadores partieron de la presuposición de que si los datos de los participantes estaban realmente a salvo y su privacidad protegida, los registros de sus 1,2 millones de mensajes de texto y 250 000 llamadas desvelarían muy poca información.

Mediante información pública y bases de datos comerciales de bajo coste con las que relacionar los números de teléfono con empresas, organizaciones y perfiles de redes sociales, lograron adivinar el nombre del 82 % de los usuarios, su domicilio y el nombre de su pareja. Pero además lograron obtener información mucho más personal. Descubrieron llamadas realizadas a y desde una lista de centros entre los que se incluyen hospitales, farmacias, grupos religiosos, servicios jurídicos, vendedores de armas y comercios relacionados con el sexo. De este modo lograron componer una idea extraordinariamente detallada de la vida cotidiana de los participantes en el estudio, hasta el punto que se descubrió que uno de ellos poseía un rifle, a otro se le había diagnosticado una arritmia, una mujer acababa de quedarse embarazada y otro estaba preparándose para plantar cannabis.

Lograron componer una idea extraordinariamente detallada de la vida cotidiana de los participantes en el estudio

Los resultados muestran la importancia de los metadatos telefónicos para extraer información muy precisa sobre la vida de la gente, sobre todo cuando los datos no están sometidos a las mismas salvaguardas jurídicas que protegen las comunicaciones entre personas. Por esta razón los servicios de seguridad consideran desde hace tiempo que los metadatos son un medio eficaz para recabar información.

Patrick Mutchler, investigador sobre seguridad informática en Stanford, declaró que si bien no existen dudas sobre la importancia de los metadatos para aquellos que los recopilan, la ciudadanía no es plenamente consciente de las implicaciones de este hecho debido a que existen pocos estudios al respecto, lo cual dificulta una reacción de la gente para proteger su privacidad. «Ahora tenemos pruebas fehacientes que antes no poseíamos», comentó.

El equipo científico entiende que sus resultados tienen importantes implicaciones para las políticas futuras en materia de privacidad. «Los programas de vigilancia de los metadatos a gran escala como los de la NSA por fuerza extraen información confidencial de ciudadanos —indicaron los investigadores en su estudio—. Para lograr un equilibrio adecuado entre la seguridad nacional y las libertades civiles, las políticas deberán basarse en resultados científicos relevantes».

.

Fuente:

Basado en noticias aparecidas en medios

.