Una vez finalizadas las visitas, el sistema envía su recomendación directamente al smartphone del usuario

La UPV y la UZ crean un novedoso sistema inteligente que recomienda a los usuarios el mejor lugar para residir

.

Un equipo de investigadores pertenecientes al Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras del campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (IGIC-UPV) y la Universidad de Zaragoza (UZ) ha diseñado un novedoso sistema inteligente que recomienda el mejor lugar para vivir a los usuarios que compran o alquilan una casa.

.

UPV / En concreto, se trata de una pulsera con un sensor que detecta la variabilidad de la frecuencia cardíaca y realiza medidas del estado de bienestar del usuario mientras se recorren los lugares a tener en consideración. De esta forma, el sistema es capaz de valorar el barrio en el que el usuario se siente más cómodo ayudándole a seleccionar la zona que pueda aportar mayor bienestar al usuario.

.

“Una revolución en la compraventa inmobiliaria”
El sistema emplea dos algoritmos distintos que controlan su funcionamiento y el proceso de valoración del estado de bienestar del usuario

El sistema emplea dos algoritmos distintos que controlan su funcionamiento y el proceso de valoración del estado de bienestar del usuario. Según los investigadores de la UPV y la UZ, “utiliza un sistema de puntuación para expresar las valoraciones del bienestar obtenidas tras procesar la información procedente de los sensores”.

Estos mantienen una conexión con el smartphone del usuario, permitiendo transmitir la información a un servidor que contrasta los datos obtenidos con los de la agencia inmobiliaria.

Las puntuaciones de todos los usuarios del sistema son almacenadas en la base de datos pudiendo determinar los barrios wellness-friendly de una ciudad. Esto, “supone una revolución en la compraventa inmobiliaria según se ha entendido hasta ahora”, ya que cuantifica un aspecto difícilmente medible hasta la fecha.

.

Facilidad de uso

Jaime Lloret, director del Instituto IGIC-UPV, afirma que “una de las ventajas del sistema es su facilidad de uso, ya que, una vez realizada la medición inicial de la VFC (variabilidad de la frecuencia cardíaca), el usuario no precisa introducir más datos en el sistema mientras visita los barrios y las viviendas en las que está interesado”. Una vez finalizadas las visitas, el sistema envía su recomendación directamente al smartphone del usuario.

Raquel Lacuesta, investigadora de la UZ, añade que, “en la actualidad, el estrés es el causante de un gran número de enfermedades. El ambiente en el que se habita es un factor determinante en los niveles de estrés de una persona por lo que, empleando nuestro sistema, pretendemos mejorar el bienestar de las personas en el entorno doméstico”.

Los resultados de esta investigación han sido publicados, recientemente, en la revista IEEE Access.

.

Share