Fletcher Christian y los amotinados dejan al teniente William Bligh y a otros marineros a la deriva en el mar. Pintura de Robert Dodd en 1790, en el Museo Marítimo Nacional.

Tal día como hoy… 14 de junio de 1789 el capitán La Bounty llegaba a Timor

.

El 14 de junio de 1789, después de un viaje en bote de 3.638 millas náuticas –unos 6.701km-, llegaban a la isla de Timor el capitán William Bligh y 18 marineros, después de 47 días remando en un bote por el Pacífico, tras haber sido abandonados en alta mar como consecuencia del motín más famoso de la historia, el de La Bounty.

.

CV / El HMS Bounty era un barco de la Royal Navy, con un solo mástil, 44 tripulantes y un solo oficial, William Bligh. Había zarpado el 23 de diciembre de 1787 de Londres con la misión de dirigirse a Thaití, hacerse con muestras del Árbol del pan y trasladarlas a Jamaica, con la intención de establecer plantaciones para alimentar a los esclavos. Las descripciones que había dejado el capitán Cook hacían suponer que dicha planta sería trasplantable al Caribe.

Retrato de William Bligh

Bligh tomó inicialmente la ruta del oeste, navegando hacia el cabo de Hornos para acceder desde allí al océano Pacífico y poner rumo a Thaití, pero los temporales que se encontró llegó al cono sur le disuadieron de intentar cruzar este peligroso cabo y optó por virar hacia el de Buena Esperanza, alargando con ello el viaje, no solo por tratarse de una ruta más larga, sino también por el tiempo perdido en balde. Cuando finalmente arribó a Thaití, se recogieron las plantas y partió con rumbo Jamaica, pero nunca llegó a su destino. A los pocos días de haber zarpado, estalló un motín de la tripulación, dirigido por el contramaestre Flechter Christian. Bligh y los 18 marineros que se negaron a participar fueron abandonados en un bote, con agua dulce y un sextante. A pesar de que el bote iba sobrecargado, Bligh consiguió la proeza de llegar hasta Timor habiendo tenido una sola baja durante un trayecto. Desde allí, se embarcó hacia Inglaterra.

La Bounty regresó a Thaití, donde se quedaron por voluntad propia 14 de los marineros amotinados. El resto, dirigidos por Flechter Christian, zarpó con el objetivo de encontrar un escondite más seguro. Localizaron la isla de Pitcorn, comprobando que su ubicación en las cartas de navegación era errónea, de modo que sus perseguidores lo tendrían más difícil para dar con fugados. Se instalaron allí y se deshicieron del barco para que no fuera visible. Viajaban con ellos algunas mujeres thaitianas. Parece ser que la mayoría de ingleses fueron muriendo a causa de sus propias rencillas. Constan actualmente varios descendientes de uno de ellos, que fueron hallados muchos años más tarde.

Los 14 marineros que se quedaron en Thaití fueron apresados al poco tiempo por el HMS Pandora, enviado en persecución de la Bounty. De ellos, cuatro murieron presos durante el viaje de vuelta a Inglaterra para ser juzgados, y de los otros diez, cuatro fueron absueltos gracias al testimonio del propio Bligh, tres fueron condenados pero recibieron el indulto real, y los restantes tres fueron ahorcados.

Las causas del amotinamiento nunca han quedado del todo claras. Contra las versiones cinematográficas que se han producido, no parece que Bligh fuera el sádico capitán que nos han pintado, o como mínimo, estaba muy por debajo de la media de la época. Luego circularon leyendas, como que Flechter Christian regresó de incógnito a Inglaterra. Ah, y del árbol del pan, nada de nada, fue una quimera.

.

También un 14 de junio se cumplen estas otras efemérides

.

.