La cosa requirió la intervención de la Corte de Justicia, que falló a favor de la Universidad / Imagen: Oxford Pageant Official Postcard

Tal día como hoy… 10 de febrero de 1355, estallaba el motín de Santa Escolástica

.

El 10 de febrero de 1355, estallaba en Oxford (Inglaterra) el motín de Santa Escolástica, uno de los acontecimientos más pintorescos y peculiares de la historia de dicha ciudad y de su reputada Universidad.

.

Al conseguir dos estudiantes poner los pies en polvorosa sin haber abonado sus consumiciones, la cosa pasó a mayores y se convirtió en una guerra abierta entre la villa y la Universidad

CV / No se trata de ninguna disputa filosófica entre doctos profesores de escolástica de la Universidad que, en el calor de alguna disputa teológica, pasaran del argumentum logicum al argumentum baculinum, o lo que sería lo mismo: de las palabras las manos. Tampoco ninguna santa con tal nombre se amotinó contra nadie. En realidad, la buena de Santa Escolástica (480-547) nunca pisó la Universidad Oxford ni ninguna otra. Hasta donde se sabe, vivió toda su vida en Italia. Era hermana de San Benito –el introductor de la vida monástica en Occidente-, y cuando éste fundó el monasterio de Montecassino, ella fundó cerca el de Piumarola, para mojas, del que fue abadesa hasta su muerte. No, el nombre de Santa Escolástica proviene del día que estalló el motín, que coincidía con el de su onomástica. Aunque sí parece que, según la tradición, las oraciones de Escolástica provocaron en cierta ocasión una tormenta, aunque es dudoso que tenga algo que ver con la que se desencadenó en Oxford casi mil años después.

La noche del día antes, los estudiantes Walter Spryngeheuse y Roger de Chesterfield, estaban tomándose unas birras -o lo que fuera- en su tiempo de asueto después de un largo día de estudio. Y se enzarzaron en una discusión con el tabernero por la mala calidad de las bebidas. Las crónicas no consignan si las quejas se produjeron en el momento de pagar la cuenta o antes, pero todo hace suponer, a la vista del cariz que tomaron las cosas, que se trataba de una factura de cuantía considerable.

El tabernero, un tal John Croidon, debió pensar que se trataba de dos «calaveras» que querían que la fiesta les saliera de gorra y, tras una acalorada discusión, los agredió sin más miramientos. No debía ser la primera vez, ni fue desde luego la última, que algo así ocurría, pero en esa ocasión, al conseguir los estudiantes poner los pies en polvorosa sin haber abonado sus consumiciones, la cosa pasó a mayores y se convirtió en una guerra abierta entre la villa y la Universidad.

Durante dos días, estalló una auténtica guerra entre la Universidad y la villa, que se saldó con unos cien muertos entre los dos bandos

El alcalde de Oxford, John Bereford, envió a los alguaciles a detener a los dos estudiantes, pero tuvieron que regresar con las manos vacías porque se encontraron con grupos de estudiantes armados defendiendo a sus compañeros. Durante dos días, estalló una auténtica guerra entre la Universidad y la villa, que se saldó con unos cien muertos entre los dos bandos.

La cosa requirió la intervención de la Corte de Justicia, que falló a favor de la Universidad. Desde entonces, cada 10 de febrero el alcalde y los concejales de Oxford desfilaban por la calle hasta la Universidad y pagaban una moneda por cada estudiante muerto. En 1825, 470 años después, el alcalde se negó a seguir con la pantomima y el tributo de Santa Escolástica dejó de pagarse.

No sabemos si al final los dos estudiantes pagaron la cuenta, lo que sí parece, según acreditan algunas voces, es que desde entonces en los pubs ingleses se pagan las consumiciones en el mismo momento en que se sirven. De esto último podemos dar fe.

.

También un 10 de febrero… se cumplen estas otras efemérides

.