Móviles con usos educativos

Por ejemplo, nos permiten a través de aplicaciones de Realidad Aumentada visualizar mediante la cámara la realidad que nos rodea complementada con información digital”, revela el profesor Delgado Kloos.

Los móviles también sirven para aprender

.

Dentro de muy poco tiempo los teléfonos móviles dejarán de ser vistos como elementos de interrupción en las aulas. Experiencias pioneras lo han incluido ya como una herramienta didáctica más en los planes de estudio.

El avance del denominado Mobile Learning (aprendizaje móvil) es ya una realidad, si bien las múltiples vías de investigación abiertas muestran un horizonte con posibilidades en áreas tan diversas como la fusión de aprendizaje y videojuegos o el uso en la educación de técnicas holográficas o de contacto (hápticas), entre otras.

A los móviles ya se les quedó corta hace años la mera acepción semántica de teléfonos. Cualquier persona les da en su vida cotidiana utilidades que van desde lo más sencillo, como agenda o despertador, a lo más avanzado, como tarjeta bancaria o de embarque para los viajes en avión, pasando por tareas tan cotidianas como consultar internet.

Su uso y sus formatos se han diversificado y los soportes han sido renombrados como PDA, smartphone, iPod, etc. Un mercado enorme: según Gartner en 2010 se vendieron 300 millones de smartphones, un quinto del número de móviles despachado ese año y espera que en 2012 se vendan más de 500 millones de smartphones, que según Morgan Stanley superará la predicción del número de ordenadores comprados en ese año.

“A estos números habría que añadir las ventas de otros dispositivos móviles, como las tabletas de diversos tamaños. Debemos prepararnos para un futuro inminente de predominio de dispositivos móviles, que además ofrecen nuevas y potentes formas de interacción que podemos explotar para fines educativos”, comenta el coordinador de la red eMadrid, Carlos Delgado Kloos, catedrático del departamento de Ingeniería Telemática de la UC3M.

.

Permanentes acompañantes

Dentro de las posibilidades de uso de estos dispositivos ha adquirido particular pujanza el educativo, donde conceptos como movilidad e interconectividad crean un nuevo paradigma que redefine el aprendizaje al alterar los conceptos de lugar y tiempo dedicados al proceso educativo, así como su adaptabilidad creciente al nivel y necesidades del alumno.

Hay que tener en cuenta que estos dispositivos móviles, además de tener capacidad de cálculo y comunicación, disponen de numerosos sensores, como acelerómetros, brújulas, micrófonos, cámaras, GPS e incluso en un futuro próximo comunicaciones NFC (Near Field Communications) que permiten realizar transacciones económicas.

“Esto y el hecho de su tamaño y peso reducido, nos permite llevarlos siempre con nosotros y convierten a estos dispositivos en acompañantes permanentes con propiedades sorprendentes. Por ejemplo, nos permiten a través de aplicaciones de Realidad Aumentada visualizar mediante la cámara la realidad que nos rodea complementada con información digital”, revela el profesor Delgado Kloos.

Esto nos permitiría hacer excursiones educativas por el campo y conocer los nombres y propiedades de setas u hojas para aprender de una forma más lúdica, por ejemplo, o hacer paseos en una ciudad y obtener información sobre sus monumentos o sobre la historia.

El proyecto eMadrid es un programa de actividades de I+D entre grupos de investigación subvencionado por la Comunidad de Madrid que fomenta la investigación y el desarrollo de tecnologías de apoyo al aprendizaje.

Este año ha celebrado sus II Jornadas bajo el título “Oportunidades del Mobile Learning para la Universidad y la empresa”, de asistencia abierta y gratuita. Para ello, reconocidos expertos internacionales como Fabrizio Cardinali, de la empresa Exact Learning Solutions, o Marcus Specht, de la Universidad Abierta de los Países Bajos, han presentado la situación actual del m-Learning y las tendencias futuras tanto en el ámbito corporativo como en el académico.

Si damos un paso más allá hacia el futuro, también se tratarán posibilidades aún por explorar en su aplicación educativa, como son las técnicas holográficas y de contacto o hápticas.

En un futuro no muy lejano es posible que exista la opción de que los alumnos no sólo memoricen, por ejemplo, la teoría de la Gravitación Universal de Newton, sino que la vean en tres dimensiones o experimenten su fuerza a través de dispositivos tecnológicos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí