En este trabajo, los dos autores analizan los elementos comunes y las discrepancias entre los participantes de la encuesta Euromed / UPF

La crisis de movilidad se ha convertido en una característica estructural en el Mediterráneo

.

Lorenzo Gabrielli, profesor del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales e investigador de GRITIM-UPF, es uno de los autores del informe “Perceptions of the Migartion and Refugee Situation in the Mediterranean”, en el marco de la 7a. edición de la encuesta Euromed del Instituto Europeo del Mediterráneo.

.

UPF / Un estudio del Instituto Europeo del Mediterráneo (IEMed) en el que ha participado Lorenzo Gabrielli, investigador del GRITIM-UPF  y profesor asociado del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF, analiza las percepciones sobre la movilidad en la región del mediterráneo entre los participantes en la encuesta Euromed Survey 2017, tanto en cuanto a los flujos migratorios como los refugiados, así como a lo que concierne a las respuestas políticas.

Lorenzo Gabrielli, que fue investigador visitante en el IEMed de septiembre a diciembre de 2016, junto con Xavier Aragall, asesor técnico de políticas euromediterráneas de esta entidad, son los autores de un artículo incluido en la parte de análisis cualitativo de la encuesta Euromed 2017, que se llevó a cabo bajo el título “Management of Human Movements and Migrations in the Euro-Mediterranean Region”.

En este trabajo, los dos autores analizan los elementos comunes y las discrepancias entre los participantes en esta encuesta, y que parecen tener una influencia profunda pero que pueden ser pasados ​​por alto. A partir de este análisis, a modo de conclusión, hacen una serie de recomendaciones para mejorar las políticas de gestión en este ámbito en la región mediterránea.

.

Algunas medidas para mejorar la gestión de la movilidad en el Mediterráneo

En primer lugar, los autores remarcan la necesidad de un propiciar un cambio político innovador y de aplicar políticas de movilidad más pragmáticas, que vayan más allá de la retórica y los discursos. Hay que poner en marcha medidas que resuelvan los diversos problemas existentes relacionados con la seguridad humana de los pueblos en movimiento, así como los derechos humanos y de asilo.

Algunas de estas medidas irían en la línea de establecer corredores humanitarios para los refugiados y canales formales de movilidad laboral

Algunas de estas medidas irían en la línea de establecer corredores humanitarios para los refugiados y canales formales de movilidad laboral, que reducirían el número de personas que mueren en el intento de entrar en la Unión Europea, y serían vez una herramienta para luchar contra los traficantes, que verían restringidos sus mercados.

En segundo lugar, hay que considerar la necesidad de un marco político genuino equilibrado para cada región, teniendo en cuenta las necesidades y propuestas de los países no europeos del Mediterráneo. También hay que velar por la sostenibilidad de los patrones de desarrollo en cada una de estas áreas, tanto a nivel general como del medio ambiente, a fin de evitar más fuentes de desplazamientos a medio plazo.

En tercer lugar, tiene que haber una coherencia entre las diferentes políticas europeas para el Mediterráneo, si realmente la movilidad es una prioridad entre los países europeos.

.

La percepción de la movilidad en el Mediterráneo entre los encuestados

El estudio pone en evidencia que los flujos migratorios estructurales persisten más allá de la crisis de los refugiados. Muchos de los encuestados hacen hincapié en la importancia de la falta de medios de vida sostenibles en los países de origen como una de las causas de los flujos. Democracia, respeto de los derechos humanos y civiles, y de las minorías extranjeras y nacionales, deben ser considerados como elementos clave de los medios de vida sostenibles en los países de origen.

Por otra parte, el estudio muestra como el país de residencia es fundamental en la percepción de los encuestados sobre los flujos de migración y de los refugiados. Las percepciones sobre la situación actual varían en función de la posición geográfica de cada país, en el marco del movimiento humano dentro de la región mediterránea.

El estudio muestra como el país de residencia es fundamental en la percepción de los encuestados sobre los flujos de migración y de los refugiados

Entre los factores clave de los movimientos migratorios en los próximos diez años, los encuestados destacan sobre todo los conflictos armados desestabilizadores de la región y la situación socioeconómica de los países de origen, y en menor medida, el cambio climático, la situación socio-política los países de origen y la transición demográfica. Y entre estos indicadores, hay diferencias relevantes, según si se trata del corredor del este, el central o del oeste de la región mediterránea.

El estudio se hace eco de que cada país sigue su propio calendario y agenda política, y en algunos países incluso se niegan a ponerlo en práctica, y que en el debate actual se está haciendo un uso confuso y desconcertante de la terminología (se mezclan nos conceptos de migrante y refugiado, los contingentes de migrantes y los flujos migratorios). Además, la gestión de sociedades culturalmente diversas se confunde con la política necesaria para gestionar la llegada de refugiados de manera eficaz.

Finalmente, el creciente solapamiento en el Mediterráneo de las diferentes tipologías de movilidad, como los refugiados y los diversos flujos migratorios, es un fenómeno que se refleja en las respuestas de la encuesta. Este hecho refuerza la necesidad de tenerlo en cuenta en el plano político, para abordar cada uno de estos fenómenos de manera diferenciada.

.

La Euromed Survey, una muestra de la comunidad de expertos

La edición 2017 de esta encuesta, de carácter anual, se realizó entre 5.900 expertos y actores de los 43 países que son miembros de la Unión por el Mediterráneo, y recibió 807 respuestas, que son una muestra representativa de esta comunidad de expertos.

La Euromed Survey llevó a cabo en verano de 2016, después de que el Mediterráneo fuera testigo del desplazamiento más importante de personas desde la Segunda Guerra Mundial, una situación que se debió principalmente al estallido de la Guerra de Siria y a la desestabilización posterior de la región, especialmente en países como Libia.

Los diferentes flujos de personas en movimiento, tanto los solicitantes de asilo como de los que escapaban de guerras irregulares siguiendo las mismas rutas, desafió el marco regional existente, así como los programas, las políticas y los mecanismos de cooperación.

.

Referencia bibliográfica: 
Perceptions of the Migration and Refugee Situation in the Mediterranean“, Lorenzo Gabrielli, Xavier Aragall, 07 Euromed Survey.