Nellie Bly, la mujer que venció a Julio Verne

Nellie Bly (seudónimo de Elizabeth Cochrane Seaman), (1867-1922) / Wikimedia

Tal día como hoy… 25 de enero de 1890 Nellie Bly regresaba de dar la vuelta al mundo en 72 días, 6 horas y 11 minutos

 

El 25 de enero de 1890, a las 15:51h, la periodista, escritora y empresaria estadounidense Nellie Bly llegaba a Nueva York (EEUU), tras haber dado la vuelta al mundo en 72 días, 6 horas y 11 minutos. El récord virtual de Phileas Fogg quedaba pulverizado por la realidad y el ánimo de esta mujer, que fue, además, admirable en muchos otros aspectos.

 

CV / Cuando Julio Verne publicó en 1872 ‘La vuelta al mundo en ochenta días’, la mayor parte de la opinión pública consideró que el relato era una ficción literaria, ciertamente muy pormenorizada en lo referente a la verosimilitud de los itinerarios descritos, pero imposible de llevar a cabo en la práctica: lo menos, decían, cien o ciento veinte días… El propio Julio Verne admitía que el viaje solo podía realizarse en tiempo tan «breve» sobre el papel.

Hija de una familia pobre de solemnidad, se abrió paso estudiando –cuando se lo podía costear trabajando- y leyendo en sus ratos libres

Elizabeth Jane Cochrane era una joven periodista de 26 años, originaria de Pittsburg (Pennsylvania, EEUU), conocida familiarmente como «Pinky» por su afición a vestir de color rosa desde niña. Hija de una familia pobre de solemnidad, se abrió paso estudiando –cuando se lo podía costear trabajando- y leyendo en sus ratos libres. Con solo 20 años, escribió una carta al director del Pittsburg Dispatch refutando, con argumentos y solvencia, un artículo sexista contra el voto femenino publicado en dicho periódico.

La calidad del escrito indujo al director a contratarla, además de animarla a adoptar el seudónimo «Nellie Bly» -con el que se hizo famosa-, en alusión al título de una de Stephen Foster –autor también de la celebérrima ‘Oh Susanna’-. Al verse relegada en poco tiempo a la sección de mujeres, abandonó Pittsburg para trasladarse a Nueva York, empezando a trabajar para el New York World, cuyo director era el famoso Joseph Pulitzer. Su trabajo sobre los asilos psiquiátricos femeninos, introduciéndose de incógnito en uno de ellos y describiendo de primera mano las penosas condiciones de vida de las internadas, causó sensación…

Nellie Bly, finales de la década de 1880. / Wikimedia

En 1889, el periódico le propuso la realización del viaje alrededor del mundo, un trayecto de 24.889 millas –algo más de 40.000km, el teórico perímetro de un meridiano o del Ecuador-. Sin pensárselo dos veces, aceptó el reto y se embarcó en Nueva York el 14 de noviembre de 1889, en dirección este, rumbo a Gran Bretaña. El mismo día, otra periodista, Elizabeth Bisland, patrocinada por el Cosmopolitan, partía hacia el oeste con el mismo objetivo: batir el récord de Julio Verne. Pero Pinky no se enteró de que tenía una competidora hasta que estuvo en Hong-Kong, cuando se enteró de que Bisland había «pasado por allí» tres días antes.

En seis días llegó a Southampton, tomando un tren hacia Londres y, de allí, por el Canal de la Mancha hasta Calais, tomando allí un tren hacia París. Eso sí, con parada en Amiens para saludar a Julio Verne, quien le dijo: “Señorita, si lo consigue en 79 días, la felicitaré públicamente”. De París se desplazó hasta Brindissi (Italia), tomando un barco hasta Port Said, Canal de Suez, Adén y Colombo (isla de Ceilán, al sur de la India). Prosiguió luego por Malasia en barco haciendo escalas en Singapur y Hong Kong, hasta Yokohama (Japón). De Yokohama zarpó hacia San Francisco, cruzando el Pacífico, donde tomó un tren hasta Nueva York. Había rebajado en casi ocho días el «record» de Phileas Fogg. El viaje lo realizó en todo momento sin acompañante alguno, valiéndose solo de sus propios medios. Julio Verne la felicitó públicamente.

Elizabeth Bisland, su competidora, llegó a Nueva York el 30 de enero, contabilizando 76 días y medio, «venciendo» también a Phileas Fogg, pero por detrás de Pinky. Que una y otra siguieran recorridos opuestos no tiene nada que ver con la confusión de Phileas Fogg en la novela de Julio Verne, en la que se «adelantó» un día –que pasó detenido en comisaría- con respecto a sus propios cálculos, por haber viajado en dirección este, exactamente igual que se hubiera «retrasado» otro, de haberse dirigido hacia el oeste.

Tras su viaje, se casó en 1895 con un millonario. Al enviudar en 1904, tomó la dirección de las empresas y tras arruinarse, volvió al periodismo como una abanderada del sufragio femenino

Tras su viaje, se casó en 1895 con un millonario. Al enviudar en 1904, tomó la dirección de las empresas y, de acuerdo con sus ideas avanzadas, introdujo numerosos cambios en las condiciones de trabajo de sus empleados, en materia de horarios, condiciones sanitarias y salariales… Tras arruinarse, volvió al periodismo, convirtiéndose en una abanderada del sufragio femenino. Durante la I Guerra Mundial, se desplazó a Europa, convirtiéndose en una de las primeras mujeres reporteras de guerra.

Nelly «Pinky» Bly murió en Nueva York a los 57 años, el 27 de enero de 1922, víctima de una neumonía. Fue enterrada en el cementerio de Woodlawn, el mismo en el cual siete años después recibió sepultura Elizabeth Bisland, su antigua competidora.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí