Niels Bohr

The American Institute of Physics credits the photo [1] to AB Lagrelius & Westphal, which is the Swedish company used by the Nobel Foundation for most photos of its book series Les Prix Nobel.

Tal día como hoy… 7 de octubre de 1885 nacía en Copenhague Niels Bohr

 

El 7 de octubre de 1885 nacía en Copenhague Niels Bohr, uno de los físicos más importantes de todos los tiempos, cuyas aportaciones fueron fundamentales para el estudio y el conocimiento del átomo y de la mecánica cuántica. Obtuvo el Premio Nobel de Física en 1922.

 

CV / Bohr era hijo de un catedrático de fisiología, y por parte de madre miembro de una acaudalada familia judía danesa. Se doctoró en 1911 en la Universidad de Copenhague y se trasladó a ampliar sus estudios en Cambridge. Allí intentó trabajar con el Premio Nobel Joseph J. Thomson, descubridor del electrón, pero no lo consiguió al no despertar el interés de Thomson. Bohr se trasladó entonces a Manchester, poniéndose bajo la tutela de Ernest Rutherford, otro premio nobel, con quien estableció una duradera relación profesional y de amistad. En 1916 regresó a Copenhague y comenzó a ejercer de profesor de física teórica en la universidad de dicha ciudad.

En 1922, Bohr fue galardonado con el Premio Nobel de Física por sus trabajos sobre la estructura del átomo y la radiación

En 1922, Bohr fue galardonado con el Premio Nobel de Física por sus trabajos sobre la estructura del átomo y la radiación. Hizo amistad con Albert Einstein, sin que ello fuera óbice como para que discutieran largo y tendido de sus opuestas concepciones físico-filosóficas. Einstein estaba más próximo a un modelo racional de la mecánica clásica y, en este sentido, de negaba a la mecánica cuántica la entidad que Bohr de daba. Bohr, por su parte, sería por decirlo así más indeterminista. Para la mecánica cuántica, la materia ordenada deriva de un estado previo subyacente que se rige por el azar, y a esta escala solo podemos guiarnos por leyes de la probabilidad, siendo el azar el fundamento del universo en su nivel  subatómico.

También protagonizó con Einstein la polémica sobre los pares predeterminados y los indeterminables, que vendría a resumirse a grandes trazos de la siguiente manera. Un hombre toma un par de guantes y los empaqueta por separado, siendo la única persona que sabe cuál es cada guante –derecho o izquierdo-. Luego entrega los dos paquetes a otra persona, con el encargo de que envíe uno de ellos –cualquiera- al Polo Norte. Hecho esto les entrega el paquete que quedaba a los dos observadores, digamos Bohr y Einstein.

También protagonizó con Einstein la polémica sobre los pares predeterminados y los indeterminables

Einstein afirma entonces que el guante enviado al Polo Norte es el derecho, y era y ha sido siempre el derecho, porque esto estaba predeterminado desde el momento en que el empaquetador lo puso en la caja.

Bohr, en cambio, entiende que el guante está en un estado indeterminable hasta que hayamos abierto el paquete, y hasta este instante había un 50% de probabilidades de que fuera el guante derecho y otro 50% de que fuera el izquierdo. Hasta que no hemos abierto el paquete estaba en un estado de probabilidad equivalente. Lo que Bohr quería decir es que hasta que no abramos la caja, debemos considerar la probabilidad del 50% de que sea el derecho o el izquierdo, para cualquier cálculo importante. Y esto es especialmente relevante si resulta, por ejemplo, que nunca podremos abrir la caja. La paradoja del gato de Schrödinger sería algo parecido.

A la famosa frase de Einstein “Dios no juega a los dados”, le replicó Bohr: “Einstein, deje de decirle a Dios qué ha de hacer con sus dados”

Bohr y Einstein también debatieron sobre la validez de la teoría de la relatividad en el mundo subatómico. A la famosa frase de Einstein “Dios no juega a los dados”, le replicó Bohr: “Einstein, deje de decirle a Dios qué ha de hacer con sus dados”.

Debido a su ascendencia judía por parte de madre, Bohr tuvo que huir de Dinamarca al poco tiempo de la invasión nazi, refugiándose en los EEUU y participando en la investigación que llevó a las primeras bombas atómicas, trabajando en el Proyecto Manhattan en los Álamos. Como tantos otros científicos que participaron en este proyecto, Bohr se manifestó contra la bomba atómica después de la guerra.

Fueron continuadores de la obra de Bohr su alumno más aventajado, Werner Heisenberg, formulador del principio de incertidumbre y Premio Nobel de Física en 1932, y su hijo su hijo, Aage Niels Bohr, también Premio Nobel de Física, en 1975.

Niels Bohr regresó a Dinamarca después de la guerra, reincorporándose a su puesto de profesor en la Universidad. Murió en Copenhage, el 18 de diciembre de 1962, como consecuencia de una insuficiencia cardíaca.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí