Nino Bravo

Nino Bravo / Wikimedia

Tal día como hoy… 16 de abril de 1973 fallecía Nino Bravo

 

El 16 de abril de 1973 fallecía en un accidente de automóvil Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido por su nombre artístico, Nino Bravo, uno de los cantantes de balada romántica más populares de su época, cuya prematura muerte, a los 28 años, convirtió retrospectivamente en el más genuino representante de una época muy concreta de España, la del tránsito entre los años sesenta y setenta del siglo XX.

 

CV / Había nacido el 3 de agosto de 1944 en Ayeló de Malferit, una pequeña población de la provincia de Valencia. Cuando contaba con dos años de edad, su familia se trasladó a Valencia, ciudad en la que creció y vivió. De familia humilde, no pudo concluir sus estudios y empezó a trabajar en varios oficios –bodeguero, administrativo, ayudante de joyería…-, que desde muy pronto empezó a compaginar con su afición al canto.

Con unos amigos, creó su primer grupo, «Los Hispánicos», interpretando temas de Col Porter, Platters y Doménico Modugno

Con unos amigos, creó su primer grupo, «Los Hispánicos», interpretando temas de Col Porter, Platters y Doménico Modugno. El grupo tuvo una vida efímera, disolviéndose al poco tiempo. En 1962 fundó un quinteto, «Los Superson’s», del cual fue el cantante solista y empezó a caracterizarse por su poderosa voz atenorada. Tras regresar del servicio militar en 1966, adoptó el nombre artístico de Nino Bravo. Poco después grabó su primer single con canciones de Manuel Alejandro, en la línea de la canción melódica que hacía furor en la época.

Su primer gran éxito llegó en verano de 1969 con la canción ‘Te quiero, te quiero’, una canción de Augusto Algueró creada para una película argentina, que había interpretado con letra distinta Lola Flores, y que habían grabado también, sin éxito, «grandes» del momento como Carmen Sevilla y Raphael. Pero con Nino Bravo fue distinto, y la canción lo catapultó a la fama. Luego fueron llegando Esa será mi casa, Noelia, Mi gran amor, Un beso y una flor, Libre… Y las giras por Sudamérica.

En realidad alcanzó el éxito, pero nunca fue en vida una superestrella. Le faltaba todavía un escalón para consagrarse. Fue su muerte lo que le convirtió en el mito que, probablemente, hubiera sido también de seguir con vida. Aunque en 1973 estaban a punto de pasar muchas cosas en España, y nunca se sabe qué estela hubiera seguido Nino Bravo. Dejó una canción póstuma ‘América, América’.

El 16 de abril de 1973 salió de Valencia en dirección a Madrid para acudir al estudio de grabación, acompañado de los miembros de un grupo al que el mismo estaba patrocinando

El 16 de abril de 1973 salió de Valencia en dirección a Madrid para acudir al estudio de grabación, acompañado de los miembros de un grupo al que el mismo estaba patrocinando. Conducía un flamante BMW-2800 matrícula de Gran Canaria que había adquirido pocos meses antes. A la altura del kilómetro 95 de la carretera Valencia-Madrid, en el término municipal de Villarrubio (Cuenca), el automóvil derrapó en una curva y dio varias vueltas de campana. Sus dos acompañantes no sufrieron heridas graves y se recuperaron completamente, pero Nino Bravo sufrió un golpe en la cabeza como consecuencia del cual falleció a las pocas horas, mientras estaba en la ambulancia camino del hospital.

Se ha dicho que su prematura muerte malogró una prometedora carrera, y seguramente es cierto, pero también lo es que en el momento de su muerte no era el ídolo en que se acabó convirtiendo, sino un artista popular en fase ascendente. Tenía por entonces cuatro álbumes grabados y un repertorio de apenas medio  centenar de canciones. Fue su muerte lo que le convirtió en un mito; eso sí, con todo merecimiento.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí