A partir de septiembre, Closca Fuga estará a la venta en las tiendas del MoMA de Nueva York y del Museo del Diseño de Londres

Closca Fuga, el casco plegable de bicicleta creado por una start-up de la UPV, galardonado con el Red Dot Award 2015

 

La trayectoria de la start-up valenciana Closca Design es imparable. Fundada en 2013 con el respaldo de la Universitat Politècnica de València y de la consultora creativa CuldeSac, la empresa emergente Closca Design ha conseguido que su producto se codee con la elite mundial del diseño. Esta noche, recibe el premio Red Dot en la ciudad de Essen, en la gala que tendrá lugar en the Aalto-Theater de la localidad y, a partir de mañana, el casco plegable formará parte de la exposición que el museo Red Dot organiza anualmente con los ganadores de cada edición.

.

UPV / Al certamen de 2015, se han presentado un total de 4.928 productos de más de 50 países de todo el mundo. El jurado ha premiado 81 propuestas divididas en 31 categorías de los más diversos ámbitos profesionales y domésticos, desde accesorios para el hogar, hasta muebles y automóviles. En años anteriores, fueron galardonados prototipos de Apple, Adidas, Siemens, BMW, Sony, Mercedes, Nokia, Bose… por citar tan solo unos ejemplos. La lista completa de ganadores de los Red Dot Award 2015 se dará a conocer a lo largo de la noche.

.

Closca, la apuesta valenciana por el I+D+i y el diseño

¿Y qué ha llevado a Closca a cosechar este éxito? Dos son los factores principales que han contribuido al despegue de la start-up valenciana: la constante inversión en I+D+i y la apuesta por el diseño. El producto atesora muchas horas de investigación y desarrollo en las instalaciones de la Universitat Politècnica de València. Y gracias a su estilo innovador y minimalista, el casco plegable lleva camino de convertir a Closca en una love brand, una de esas “marcas que generan lealtades más allá de la razón”.

En la actualidad, Closca se exporta a 58 países de todo el mundo

A la vuelta del verano, otro logro abonará la proyección internacional de la empresa: a partir de septiembre, el Closca Fuga se podrá comprar tanto en la tienda del emblemático Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York como en el Museo del Diseño de Londres, presencialmente y a través de su sitio on-line. Sin duda, las ciudades de Nueva York y Londres son los grandes hitos de implantación de este producto, pero hay más: San Francisco, Boston, Vancouver… en la actualidad, Closca se exporta a 58 países de todo el mundo y tiene el apoyo de grandes multinacionales como Airbus o Telefónica, que ofrecen a sus empleados el casco plegable con un porcentaje subvencionado. Y la marca ha aparecido mencionada en algunas de las publicaciones más prestigiosas del momento: el suplemento del New York Times, la revista de tendencias Wallpaper y en la británica The Week.

 .

100% de financiación en 48 horas de campaña en Indiegogo

Una de las señales inequívocas del éxito de Closca Design es el resultado que su campaña de crowfunding está obteniendo en la plataforma Indiegogo. En poco más de 48 horas expuesto en el gigante norteamericano del micromecenazgo, el casco plegable ha logrado completar el 100% de la financiación que pedía. Y quedan 26 días más, en los que empresas y particulares podrán seguir contribuyendo a cambio de una recompensa.

closca1_edited

.

“No es magia, es ingeniería” es el lema con el que Closca Fuga vende sus bondades en la página Indiegogo.

En ese sentido, Carlos Ferrando, cofundador y alma mater del proyecto, insiste en el vínculo con la Universitat Politècnica de València: “dos años de trabajo intenso e inversión en I+D+i han dado lugar a un producto altamente competitivo. Una experiencia como esta puede ser muy significativa para otras empresas. Algunas start-ups no confían en sus posibilidades, o creen que tienen menos talento… por eso me gustaría que se fijaran en campañas como la nuestra, y que comprendieran que no hace falta estar en un país determinado para hacer un producto bueno capaz de llegar al mercado global”.

.